bad fake rolex are rolex watches on poshmark fake authentic rolex pen verses fake replica quality panerai watches copy hublot best replika
porno

Los asesinos de Brigitte Acuña

Los asesinos de Brigitte Acuña

Por Wilfredo Ardito

El comisario de Salamanca y los seis policías que participaron en la muerte de Brigitte Acuña han sido destituidos y en pocas semanas el Ministerio Público presentará la acusación fiscal en su contra. Sin embargo, ¿qué hubiera sucedido si los policías hubieran disparado a la camioneta en la que efectivamente huía un grupo de delincuentes y hubieran matado a uno o dos de ellos?

Probablemente, los mismos medios de comunicación que ahora condenan la muerte de Brigitte y piden que sus asesinos sean sancionados hubieran elogiado la "impecable" y "eficiente" acción policial. Habrían señalado que los "sujetos" fueron "abatidos". Y si es que a los delincuentes malheridos, no se les hubiera dado atención médica y se les hubiera dejado morir, sería un detalle que no recibiría mayor atención.

Señalo todo esto porque a comienzos de diciembre ocurrió esto con Ruiz Ninasqui, el joven esquizofrénico que secuestró a 35 personas en un banco en Gamarra. Después que un francotirador le disparó en la cabeza, quedó tendido en el banco por más de dos horas, antes de ser llevado a un hospital, donde falleció media hora después.

Al día siguiente, los medios de comunicación estaban eufóricos, hablando de la proeza policial... y muchas personas pensaban como ellos. La forma como los medios manejan las noticias sobre crímenes y delincuencia generan que muchos ciudadanos se sientan aterrados frente a personas malvadas que atentan contra inocentes por pura perversidad. Las noticias sobre inseguridad generan más inseguridad que los hechos concretos. El mensaje que los medios dan es que la única forma de enfrentar estos hechos es "eliminando" a los malvados. "Seré muy mala con los delincuentes", declara Keiko Fujimori, basándose en la sensación de que no se puede tener más contemplaciones.

La policía recibe día a día el mensaje de que no puede tener mano blanda frente a tanta maldad. El Viernes Santo del 2006 el empresario Guillermo Li fue víctima de esta situación. Había sido secuestrado por un grupo de malhechores en Monterrico y los policías de la comisaría local salieron en persecución del vehículo, disparando al chofer... que era el propio Li, a quien los secuestradores habían obligado a conducir. Al parecer, sus rasgos orientales hicieron que los policías no creyeran que era el empresario.

En Puno, en Ica o La Oroya la norma de "dispara primero" han generado muchos muertos, inclusive niños pequeños. Un gobierno como el actual da indicaciones de mano dura todos los días y por eso se producen tantas muertes.

A Brigitte Acuña no sólo la mataron los policías de Salamanca. La mataron todos los funcionarios, periodistas y ciudadanos que aprobaron y celebraron la muerte de Ruiz Ninasqui. Los que dijeron que "no había otra manera". Los que felicitaron a los policías por matar a una persona con alteraciones mentales. Los que ridiculizaron a la familia de Ninasqui que buscaba sanción para quienes omitieron brindarle la ayuda necesaria durante las dos horas que agonizó. Los que convierten cada noticiero o cada titular en una sucesión de morbo y malignidad. Y la absurda muerte de Brigitte puede repetirse, si no somos conscientes que el miedo, cuando es manipulado, nos genera tolerancia frente a la violencia aparentemente empleada "para protegernos".

Comments  

 
#1 Gustavo 2011-01-12 17:18
La violencia que víve el pais, necesita mano dura¡¡¡¡. El estado tiene que poner orden. Hay excesos que nadie celebra, pero pedir mano blanda??? Por favor...Sin ir muy lejos ya existen lugares determinados en Lima que es tierra de nadie. Hay que poner mano dura y corregir los excesos.
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.