porno

La interculturalidad y el derecho del ser rural

Revista - N° 17 Educación

La interculturalidad y el derecho del ser rural: reflexiones sobre la ciudadanía rural

La próxima vez que sufra un apagón, aprovéchelo para gozar del cielo estrellado. Nassim Taleb. El cisne negro

Escribe: Huber Santisteban Matto

17-13-images01

El contexto rural en sus diversos matices contrariamente a lo que se piensa, es siempre motivo de innovadoras propuestas culturales y es que el espacio socio-rural ha sido hasta ahora, la franja que ha atravesado y acompañado la historia adaptándose a las maniobras humanas de las épocas, no así el espacio urbano, cuyas dimensiones colosales son de reciente data. Pero es en estos tiempos que lo rural atraviesa su más grande crisis a contracorriente del crecimiento exponencial de la ciudad y si bien es cierto que hay una estrecha relación entre ambas, la relación se ha tornado sumamente asimétrica y esencialmente inarmónica. El crecimiento de la ciudad ahoga el desarrollo de lo rural como otro espacio diferente y legítimo de desarrollo humano.

El desarrollo de ambos espacios pudo haberse efectuado en el marco de la correspondencia intercultural, pero no fue así, porque no se supo comprender la lógica de desarrollo que emana del ethos y espíritu rural cuyo horizonte socio-cultural y económico lleva el imprinting de la naturaleza, configurando corpus culturales específicos, mientras que la mentalidad citadina se construye y reconstruye a partir de resultados de experimentaciones que toman distancia deliberadamente de la naturaleza y que desemboca en una cultura laboratorista de gabinete; no hay nada más alejado de la naturaleza que la ciudad de Dubai o la película de la guerra de las galaxias en la que gigantescas naves nodrizas albergan en su vientre a humanos y otros seres que prescinden del contacto con la naturaleza.

De hecho un auténtico desarrollo rural, requiere de más naturaleza y de "la gente humanizando y recreando armoniosamente el paisaje" (Carmen; 2004). En contraste el desarrollo con mentalidad citadina en tiempos neoliberales se 'desarrolla' más, cuanto más se separa de ella. "La naturaleza es un punto de partida para el capital, pero no suele ser un punto de regreso. La naturaleza es un grifo económico y también un sumidero, pero un grifo que puede secarse y un sumidero que puede taparse. La naturaleza, como grifo, ha sido más o menos capitalizada; la naturaleza como sumidero está más o menos no capitalizada. El grifo es casi siempre propiedad privada; el sumidero suele ser propiedad común" y el resultado está a la vista, los cambios climáticos contemporáneos en el escenario del calentamiento global se han constituido en una seria amenaza para la pervivencia de la humanidad y no es la ciencia per se la responsable, es su reificación sobre las otras dimensiones de la realidad humana y su asociación con un modelo de desarrollo monocultural centrado en el consumismo, ajeno a la mentalidad de resguardo de la naturaleza que constituye la esencia y fuerza de la ruralidad, como dice Feyerabend(1981) "Cuán a menudo es mejorada y corregida la ciencia y orientada en direcciones nuevas, por influencias no científicas"

Es por lo dicho, que la interculturalidad propone que se atienda la diversidad epistémica es decir la apertura a las diversas formas y mediaciones en la construcción de los conocimientos; transposiciones e intercambios dialógicos entre esas formas y mediaciones. En ese sentido un tópico básico a tomar en cuenta en la ruralidad peruana es la presencia física de habitantes indígenas en el territorio rural y no es esta presencia, de por sí valiosa lo más relevante, sino los espacios de construcción social, de conocimientos y saberes de las poblaciones indígenas y que constituyen un importante acumulado de capital cognitivo que puesto en el escenario del diálogo intercultural son insumos para acometer con pertinencia el desafío del desarrollo rural. Por ejemplo en los territorios indígenas los niños y las niñas aprenden sobre las plantas, los animales, sus interrelaciones y los diferentes pisos ecológicos, además de las relaciones económicas y sociales que en esos territorios se desarrollan, comprenden los rasgos culturales y ecológicos característicos de la agricultura tradicional, tales como la capacidad de evitar riesgos, las taxonomías biológicas populares, las eficiencias de producción de las mezclas de cultivos simbióticos y el uso de plantas locales para el control de las plagas.

En este sentido, el territorio rural además de ser un espacio de construcción social, es también un espacio de conocimiento y de memoria socialpara las comunidades indígenas por tanto, "la investigación y el desarrollo agrícola deben operar sobre la base de un enfoque desde abajo, comenzando con lo que ya está ahí: la gente del lugar, sus necesidades y aspiraciones, sus conocimientos de agricultura y sus recursos naturales autóctonos (...) De esta manera, el conocimiento y las percepciones ambientales de los agricultores están integrados a esquemas de innovación agrícola que intentan vincular la conservación de recursos y el desarrollo rural." (Altieri y Nicholls; 2000)

En consecuencia, frente a las concepciones y prácticas de desarrollo rural que se desprenden de concepciones homogeneizantes --que enfatizan la asistencia externa, sin considerar las condiciones de ocupación territorial, física, simbólica y cognitiva existentes, insistiendo en la práctica de un modelo de intervención sociopolítica, económica y educativa de arquetipo urbanizante- -urge repensar el mundo rural desde su núcleo duro 'la relación ser humano- naturaleza', revisar críticamente las categorías y valores de la urbe, retomando los principios de la intraculturalidad rural, que se definen también como creativas y productoras de riqueza.

  • Altieri, M. y Nicholls, C. (2000): Agroecología. Teoría y práctica para una agricultura sustentable. Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Oficina regional para América Latina
  • Carmen R. (2004) Desarrollo Autónomo. EUNA. Costa Rica.Feyerabend, P. (1981) Contra el método. Barcelona: Orbis, 1984.
  • Nassim Taleb (2008). El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable. Paidós. España.
  • O'Connor J. (2001). Causas naturales. Ensayos de marxismo ecológico, México, Siglo XXI Editores.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords