porno

Otra escuela es posible.

Revista - N° 17 Educación

Otra escuela es posible: Hacia una efectiva reforma educativa en el Perú

Siete aspectos claves deben ser considerados para una reforma educativa, la tarea que toca ahora es hacer efectivas estas políticas referidos a calidad, acceso, igualdad de género, financiamiento, gestión, eficacia, eficiencia y competitividad, entre otros.

Escribe: Severo Cuba Marmanillo

17-14-images01Contamos hoy en el Perú, además de la Ley General de Educación que consagra la educación y su gratuidad como derecho, con un Proyecto Educativo Nacional que expresa el consenso alcanzado por una pluralidad de perspectivas políticas y pedagógicas tras varios años de diálogo respetuoso. La tarea que toca ahora es hacer efectivas estas políticas. La actual gestión gubernamental, empero, apoyándose en cierto consenso fáctico fundado en el temor de cambios en el modelo económico, va a contracorriente y sostiene una falacia: que cada gobierno implementará el PEN de acuerdo a sus prioridades, esto es, que no implementará el proyecto de consenso sino sus particulares políticas.

Es responsabilidad del gobierno nacional asumir las prioridades ya establecidas y que el PEN, como instrumento político, exige una estrategia integral porque ha identificado los nudos de la inequidad y la falta de calidad en la educación y busca con su propuesta desatar sistemáticamente esos nudos. Si esto no se entiende y asume así, permanecerán la lógica de la mala calidad y la inequidad educativa.

Siete aspectos claves deben ser considerados para una efectiva reforma educativa:

El financiamiento. ¿Cuánto cuesta producir una educación pertinente y de calidad, y asegurar el acceso equitativo a todos y todas las peruanas? Un avance de la gestión pública en este sentido es el presupuesto por resultados. Se requiere empero un enfoque nuevo, que rompa con las asignaciones por inercia y replantee la distribución espacial de la inversión educativa apuntando a la equidad para el conjunto del territorio nacional. Ello tal vez exija una cuota mayor al mítico 6% del PBI.

Planes que desplieguen integralmente las políticas del PEN. La asignación presupuestal debe responder a las políticas como un todo articulado, expresado en resultados de corto y mediano plazo. Actualmente el PESEM tiene un vínculo formal con los objetivos estratégicos del PEN, pero mayormente expresa la actuación inercial del MINEDU, cuyo centralismo conservador en la ejecución de programas se impone sobre el rol rector que debiera cumplir.

Liderazgo descentralizado y articulado de la transformación educativa. La construcción de los Proyectos Educativo Regionales ha significado un esfuerzo importante que la iniciativa del CNE ha puesto en diálogo con el marco orientador del PEN. Corresponde ahora a la política nacional garantizar esta articulación, concertando prioridades, promoviendo articulaciones de orden macro regional y nacional para orientar la distribución del gasto educativo y consolidar las capacidades regionales para su gestión.

Un paradigma civilizatorio, político y pedagógico centrado en las personas, la solidaridad social y con la naturaleza. El modelo educativo vigent tiene problemas de fondo: nuestras instituciones educativas están marcadas por un enfoque estrecho del desarrollo humano, culturas autoritarias, una noción perversa de competición y segregación y un fetichismo por las computadoras. Las escuelas no son, en consecuencia, un espacio de desarrollo y de democracia sino un campo de batalla desigual sin tiempo para la serenidad, la reflexividad crítica y el aprendizaje de lazos sociales sanos, todos ellos factores básicos para un aprendizaje profundo, pertinente y feliz.

Una perspectiva del conocimiento y de la tecnología orientada por un sentido de lo humano como realidad diversa. Nuestras escuelas no discurren sobre la validez del saber, ni sobre la diversidad de saberes existente en el país. Persiste la noción del saber como algo dado, que ha de acumularse y asimilarse. Nuestra escuela requiere una revolución epistemológica, redefinir su misión como apoyo a los/as estudiantes para construir una relación crítica con el saber, desmitificándolo de su condición de cosa dada, y construir también sus capacidades y su autoimagen como creadores de saber. Esto es vital para generar una cultura de libertad y responsabilidad con la creación del conocimiento, crucial para la democracia.

La reestructuración de los sistemas de gobierno educativo en los espacios territoriales. Los sistemas de gestión intermedia han fracasado reiteradamente. Son el espacio más conservador del sistema educativo. Renovar y mejorar la educación exige reestructurar este esquema. Las iniciativas existentes para garantizar una adecuada articulación y acompañamiento a las escuelas no tocan este punto. El PEN requiere una enérgica reorganización del sistema de gestión, particularmente para garantizar gestiones de nivel regional y principalmente local en base a resultados de equidad y calidad, libres de corrupción, eficaces y participativas.

Gobierno institucional comunitario de lo educativo. La escuela hoy está organizada como servicio de lavandería o de venta de productos, se dice de ella como empresa o como fábrica, funciona con ritos más propios de cuartel militar que de una institución cuya responsabilidad es desarrollar la libertad de pensar. Los sujetos y la ínter subjetividad no tienen lugar en ella, está marcada por la norma burocrática y no embebida en el mundo de la vida. Los horarios, la organización del personal, las disposiciones de espacio están pensados para el dictado y la homogenización de los estudiantes, no para fomentar pensamiento y aprendizaje de lazos sociales. Prima la optimización del gasto sobre el gasto necesario para garantizar su misión. No está configurada para el desarrollo integral de nuestros hijos e hijas. Debemos recuperar lo aprendido de la efectiva participación comunitaria y estudiantil en la gestión de las escuelas, experiencias que han fortalecido la pertinencia de los aprendizajes, el control social sobre las decisiones de recursos y personal. Existen experiencias de escuelas que son espacios de diálogo cultural y de saberes, de democracia y desarrollo profesional de los docentes, de amplitud epistemológica.

Es posible otra escuela, la que efectivamente requerimos. Hacerla realidad exige decisión para reorganizar el sistema y las prioridades de gasto educativo.

17-14-images02

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords