bad fake rolex are rolex watches on poshmark fake authentic rolex pen verses fake replica quality panerai watches copy hublot best replika
porno

¡Asiento reservado!

Opinión - Wilfredo Ardito Vega

op-vejezMe ha pasado ya dos veces, subiendo a una combi, que el cobrador dice en voz alta:

-¡A ver!  ¡Asiento reservado para el señor!

En ambas ocasiones he pensado: “¿Ya llegó el momento?”, y la reacción de algún pasajero fue la misma, levantarse y darle al asiento a un amable anciano… que no era yo.

-Pensé que hablaba por mí –le dije al cobrador, la última vez.

-¡Usted todavía está joven! –exclamó él, sonriendo.

¿Joven, yo?  La mayoría de mis alumnos de este ciclo ni habían nacido cuando salí de la Universidad.  A ellos les suenan Velasco y Belaúnde como a mí Odría o Sánchez Cerro.

La  semana pasada, cuando los llevé a la tradicional excursión por el centro de Lima, me parecía que yo era quien tenía mejor resistencia física (al menos, era quien caminaba más rápido) y seguramente superaría a la mayoría si compitiéramos en natación.   Sin embargo, los signos de la edad se hacen inequívocos: la panza crece, los cabellos desaparecen y los pocos que quedan, se vuelven canosos.  A comienzos de este año pretendí dejarme la barba, pero corté el experimento porque temía parecerme a Papa Noel.    En ocasiones, me acomete un fuerte dolor a la rodilla, por lo que ya no hago genuflexiones en la iglesia ni pretendo agacharme mientras bailo.

Precisamente, siento que la manifestación más visible de la edad es mi poca resistencia para la vida nocturna.  Con el paso de los años, la una de la mañana se está volviendo la hora límite de mi reloj biológico y las pocas veces que por presión social me quedo un poco más, estoy totalmente agotado.

Cuando mis papás tenían mi edad actual,  era normal para ellos y los papás de mis amigos vestirse, lucir y actuar como adultos. Ahora, la aspiración generalizada es parecer joven todo el tiempo que sea posible.   Recuerdo cómo me sentí aquel sábado por la mañana, cuando salía de una biblioteca y escuché una voz:

-Señor, ¿me puede decir la hora?

Yo seguí mi camino y, sólo cuando la voz insistió, me di cuenta que se dirigía a mí.  Me costó aceptar que ya podía ser llamado “señor” y no, chocheamigo oe.  Ahora, en cambio, es la palabra joven va adquiriendo mayor valor.

-Joven –me preguntaron el sábado dos turistas limeños, mientras yo descansaba en la plazuela de las Nazarenas -.  ¿Dónde queda la Piedra de los Doce Angulos?

Naturalmente, les mostré el camino con la mayor cortesía.

Quizás en ningún espacio se comprueba la preocupación por la apariencia juvenil como en los rituales de comparación mutua de los almuerzos de exalumnos, desde un contundente: “¡No lo reconocí!  ¡Está viejisimo!” hasta un boquiabierto“¡Ella está mejor que cuando salimos del colegio!” (Por favor, que nadie del colegio me pida detalles).

Como saben ustedes, pertenezco a una familia con tendencia a la longevidad: mi abuelita, a los 97 años, sigue cocinando todo tipo de maravillas y en noviembre pasado, la muerte de una tía de 83 años, nos pareció prematura.  Me debo, por lo tanto, preparar para una vida larga, de la cual quizás recién estoy rozando la mitad.

Recuerdo que de niño calculé que para el año 2000 tendría 35 años.  Entonces me parecía muchísimo.  Ahora, pienso que para el Bicentenario de la Independencia tendré 56 y no me parecen tantos… y tampoco los setenta que tendré cuando Lima cumpla 500 años de su fundación.  Supongo que disfrutaré los descuentos en el cine y el teatro, la atención preferencial y el asiento reservado.

Sin embargo, si pienso que me quedan tantos años por delante, creo que uno no sólo debe cuidarse frente al desgaste físico, sino sobre todo al desgaste moral.  He conocido varios casos de personas que “a cierta edad” dijeron que habían hecho suficiente bien y se pasaron “al otro lado”.

Más de sesenta años tenía un prominente filósofo del Derecho cuando fue nombrado canciller por Fujimori y terminó denostando los derechos humanos y defendiendo el relativismo cultural.   A una edad similar un comprometido ecologista se dedicó a hacer publicidad a la empresa Majaz, presentándola como ejemplo de minería responsable y luego se volvió ministro de un régimen que ha hecho poquísimo por el medio ambiente.

¿Puede llevar la edad a la claudicación de los ideales?   ¿Se vuelve uno pragmático o cínico con los años?  A veces pienso que, si Haya de la Torre hubiera muerto a los cuarenta años, habría dejado para la historia una imagen de coherencia, como la que tiene Mariátegui para sus admiradores… Y si Mariátegui hubiera llegado a los ochenta, ¿habría claudicado?

Afortunadamente, conozco muchas personas mayores que se han mantenido firmes a sus principios…, pero quizás otro signo de la edad es que los antiguos referentes van desapareciendo y uno puede quedar cada vez más solo, frente a su consciencia.

-ADEMÁS…

  • Decenas de muertos generó el 26 de mayo el hundimiento de la barcaza Camila en Iquitos.   La nave circulaba con exceso de pasajeros y sin ninguna medida elemental de seguridad, como chalecos o botes salvavidas, una situación tan común en la selva como la indiferencia de las autoridades.
  • Al cumplirse un año de los trágicos sucesos del 5 de junio, se están llevando a cabo diversas actividades de solidaridad en Bagua, la Curva del Diablo y otros lugares.  Siguen en la impunidad la muerte de cinco personas en las ciudades de Bagua GrandeBagua, por parte de la policía y el crimen que en nuestra opinión fue el más execrable de todos:  el asesinato de los policías de la Estación 6por parte de algunos indígenas awajún.
  • Algunos califican de discriminación el rechazo de muchos vecinos de Miraflores hacia Lori Berenson, pero no es discriminación el rechazo a una persona por su conducta personal.  También es verdad que existen personas que han cometido crímenes peores y no reciben la misma condena social.
  • Entretanto, se mantiene la indiferencia en Lima frente los sucesos de Monobamba (Junín), donde cuatro soldados quedaron heridos por un atentado en el que los subversivos también destruyeron la posta médica.  El Ejército está entregando armas a los campesinos en previsión a nuevos ataques.
  • Hacemos llegar a la ONG Tarpurisunchis nuestra solidaridad frente a las amenazas que viene sufriendo de parte de grupos radicales que forman parte de los profesores de Apurímac.
  • Mientras la empresa suiza Nestlé ha contratado a Magaly Solier para su publicidad de Nescafé, dos empresas del grupo peruanoInterbank, Plaza Vea y Oeschle insisten en emplear mujeres rubias para anunciarse.  Vean acá la publicidad de Nescafé: http://www.youtube.com/watch?v=22fEUpvA2BU
  • El chifa Choy Tac puede ser severamente sancionado por la publicación de un aviso discriminatorio.

APORTES Y COMENTARIOS: (A la RP 305 “No Queremos Niños de Otros Distritos”)

  • Si pudieran, algunos alcaldes importarían niños de algún país nórdico para que jueguen en sus parques... y eso sería ampliamente avalado, aprobado y aplaudido por los  vecinos.  Hace unos años, en Miraflores hicieron una campaña contra el ruido con fotos solamente de blondos niños.  Otra posibilidad sería llevar niños del Markham y niñas del San Silvestre a los distritos ¨populosos¨ para que jueguen en sus parques...  Los alcaldes se tomarían fotos con ellos, marketeándose, haciendo creer a sus ciudadanos que están avanzando. Después de todo, los niños rubios significan progreso y status, pero creo que me han ganado la idea los publicistas de la gran mayoría de nidos, colegios y universidades. (Un abogado de Jesús María).
  • Yo vivo frente a un parque en la Urbanización Lucyana y los vecinos quieren enrejar las cuadras para que otras personas no transiten. Algunos rechazan que personas de otra condición social jueguen en el mismo parque que sus hijos, pero sobre todo existe temor a los constantes robos en las casas y asaltos en la vía pública. Aún en los pueblos jóvenes de Carabayllo he visto cuadras enrejadas y con tranqueras.  Frente a la inseguridad, los ciudadanos se defienden como pueden a costa de convertir los espacios públicos en privados y crece una cultura de la desconfianza y sospecha hacia lo “extraño” (Un profesor).
  • Es sorprendente el ánimo que tienen algunos distritos para pretender distinguirse del resto y ser más exclusivos.    Sin embargo, en algunos distritos el asunto es más complejo porque son muy diferenciados.  Así ocurre en Lince, que si bien es pequeño, tiene una gran diversidad de barrios (Un abogado, que no es de Lince).
  • Bueno, yo soy de esos vecinos de Surco que cuando pasaba por el Parque de la Amistad y veía la “horda” que llegaba el fin de semana me desanimaba de ingresar… Pero cambié de opinión cuando comprendí el problema: ya no pienso “¿Por qué no se regresan a su barrio?” sino “Si en San Juan y en Villa El Salvador tienen tanto dinero ¿no pueden hacerse un parque así?” Los problemas de gestión y corrupción de los distritos emergentes se hacen más visibles en este caso.  Sobre la segregación social en Bogotá puede verse : http://groups.google.com.ec/group/plan-integral-largo-plazo/msg/af805ef446803403 (Un abogado de Surco).
  • ¿43 alcaldes en Lima?  Eso es de locos.  Sería muy razonable disminuir la cantidad de distritos (Siu Lang, desde Alemania).
  • La existencia de tantos municipios distritales hace más evidentes las diferencias sociales y económicas.  Mientras en distritos como San Isidro se gasta en hacer y rehacer obras innecesarias, en localidades con mayor densidad poblacional como San Juan de Lurigancho o Comas subsisten las necesidades básicas.  Sin embargo, no creo que necesariamente tener menos distritos garantice de por sí el mejor manejo de las diferencias.  Por ejemplo, el Trébol de la Javier Prado está arborizado, con sistema de riego y  flores todo el año, mientras el Trébol de la Universitaria con la Panamericana Norte está lleno de basura.  Y ambas intersecciones son administradas por la misma Municipalidad Metropolitana de Lima (Un funcionario de la Defensoría del Pueblo).
  • Sin duda, con menos distritos en Lima el manejo de todos los recursos sería más eficiente, pero el mayor disparate ha sido dividir el departamento de Lima en las Regiones Lima Metropolitana y Lima Provincias, que tiene su propia Dirección Regional de Salud.  Ahora, si un médico de Cañete quiere poner un consultorio, tiene que hacer sus trámites en Huacho que es la sede de la Dirección Regional.  Si hay que evacuar a una persona que vive en Huarochirí a un hospital de Lima, se debe hacer múltiples coordinaciones, porque no está en la misma jurisdicción.  Sin embargo, ningún candidato quiere enfrentar este disparate (Un médico del Ministerio de Salud).
  • No estoy de acuerdo con la Frase W que señala que los limeños no son xenófobos: cada vez que me atrevo a leer los "comentarios" publicados en El Comercio o Perú 21 sobre alguna noticia que tiene que ver con Chile o Ecuador, me disgusta mucho el nivel de odio y violencia verbal de muchas personas hacia dichos países.  Esos comentarios no son censurados, pese a su carácter soez, y contrastan, por ejemplo, con el trato fraternal que los ecuatorianos nos reservan hoy en día (Francisco Villanueva, desde Canadá).

LA FRASE W: Considérate de cierta edad, cuando tus referentes comienzan a ser más jóvenes que tú

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.