porno

Migrantes: cuando pienses en volver (mejor, no)

Organización - editorial

armando01cUno de los aspectos más importantes de la globalización; a menudo ignorado; es el masivo proceso de migración del sur al norte que desde hace décadas viene cambiando; gradual pero irreversiblemente; la realidad de las sociedades humanas alrededor del mundo. Así, ya no sorprende saber que en el corazón de Estados Unidos hay localidades donde la mayoría de los habitantes son peruanos, o que sólo en Milán, en el norte de Italia, viven más de 50 mil compatriotas.

Se estima que el total de peruanos que viven en el extranjero supera los dos millones y medio; lo que equivaldría a más del 10% de la actual población del Perú. Más aún, se calcula que al menos la mitad de estos migrantes se encuentran en calidad de indocumentados. Estados Unidos, España, Japón, Italia, son los principales destinos de los peruanos en el primer mundo; una marea silenciosa que busca construirse afuera el bienestar que aquí se les niega.

La realidad es que este proceso migratorio tiene poco de romántico y si mucho de sacrificio y sufrimiento. Las historias de explotación, discriminación y persecución no son inusuales; por lo que el promover y defender los derechos humanos y laborales de estos compatriotas, incluyendo la regularización de su situación legal, así como facilidades para el movimiento temporal de trabajadores, debería ser una prioridad absoluta en la agenda del Perú en la globalización.

Resulta incomprensible como éste tema, que desde un punto de vista económico y humano es tan vital para el país, sea sistemáticamente marginalizado en las negociaciones de acuerdos de libre comercio (TLC) que hemos emprendido durante los últimos años. La discusión de las barreras comerciales y facilidades a las inversiones acapara la atención en estas negociaciones, pero poco o nada se avanza sobre los derechos de los migrantes. El desinterés de los países desarrollados por encarar este tema es correspondido por la desidia de nuestras propias autoridades, nada deseosas de poner sobre la mesa un tema que podría incomodar a sus contrapartes.

Así avanza nuestro proceso de globalización; que abre puertas a los grandes capitales, pero no a los trabajadores, a aquellos que acaso se fueron no por su gusto, sino obligados por la falta de oportunidades en un Perú que, incluso de lejos, aun los trata como ciudadanos de segunda.

Por Armando Mendoza
Director de la Revista Bajo La Lupa 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords