porno

Medios y miedos electorales


Democracia sin populismo electoral

La Ley de Radio y Televisión señala que la prestación de servicios de radiodifusión se rige, entre otros principios, por el respeto al pluralismo informativo y la libertad de información veraz e imparcial. Principios que son exigibles a los operadores porque el Estado les concede usar el espacio radioeléctrico, un recurso de todos los peruanos.

El populismo político y asistencialista sigue viviendo y creciendo en nuestro país. Constituye una gran dificultad que impide desarrollar ciudadanías de calidad, tanto a nivel individual como colectivo. Lamentablemente, la información necesaria para opinar y votar es reemplazada por confrontaciones y acusaciones sin pruebas. Es decir, se apela a votar por el beneficio individual, concreto y de primera mano, dejando de lado el pensar y apostar por el futuro del país. Así la limosna electoral está reemplazando la apuesta política pensada, justo en esta época en que las ideologías pierden fuerza y sentido.

El interés popular por la gobernanza sigue y seguirá decayendo si comunicadores y periodistas no cambiamos de ruta para colocar en agenda al desarrollo ciudadano como un reto educativo imprescindible. Es evidente que una vez elegida la presidencia, desaparecerá la oferta y volverán los desengaños. Si continúa la corrupción, la dictadura y el populismo, reiteraremos el pasado negativo.

Nos falta una comunicación de calidad que motive y ayude a identificar y valorar nuestro compromiso con el país. Que ayude a la ciudadanía a pensar la sociedad evaluando ofertas y necesidades, identificando procesos. Nos falta debatir, sin hacernos daño. Ciudadanas y ciudadanos leen, ven y oyen a diversos medios, están en redes. ¿Nos están ayudando? ¿Se comprometen a colocar una agenda significativa? No podemos seguir navegando en esa ruta que no permite aprender a ser ciudadanos de a de veras.

Ya existe una Ley democrática de Radio y Televisión

ley-calandriaEn nuestro país existe una normativa específica para la radio y la televisión, la ley de Radio y Televisión (28278) aprobada el 15 de julio de 2004, para medios privados y públicos. Cabe recordar que se presentó el 7 de diciembre de 2001 a la Presidencia del Consejo de Ministros para luego aprobarse por el Congreso de la República como Ley de Iniciativa Legislativa Ciudadana. Esa ley fue propuesta y firmada por 85.000 ciudadanos.

La demanda colectiva exigía en calles, plazas y evento públicos un mejoramiento de la oferta radial y televisiva en el país. Se buscaba una opinión positiva de cambio, pensada y debatida por oyentes y televidentes. El proceso de construcción de esta ley permitió darle un espacio al ejercicio ciudadano. La ley fue debatida en foros regionales movilizando la opinión y la participación a través de eventos públicos y caravanas ciudadanas. También se presentó y discutió con empresarios y dueños de estos medios, recogiendo sus sugerencias. Igualmente se informó a partidos políticos y periodistas. Nunca antes hubo una experiencia tan democrática en todo el continente, en cuanto a medios. Podemos decir que fue una ley democrática y participativa.

Pero existe además el anteproyecto de radio difusión estatal, cuya formulación se orienta a generar un mayor compromiso del medio estatal con la ciudadanía. Esta propuesta no ha sido aún debatida por el Congreso, a pesar que se presentó a la PCM el 31 de marzo de 2008. Los dueños de estos medios estatales somos todos los peruanos.

mapa-calandria

 

Veeduría Ciudadana de la Comunicación

Los medios aún priorizan y apuestan más a aumentar el rating, atrayendo a más públicos, garantizando una mejor ganancia. No siempre hay coincidencias entre el porcentaje de sintonía y su calidad desde la oferta en bien del desarrollo ciudadano de sus consumidores. El principio de "darle a la gente lo que le gusta" es un argumento endeble y poco comprometido con el desarrollo. Más bien se les mantiene en sus gustos y se explora poco en promover nuevas creatividades y aceptaciones. Habría que trasladarle esa responsabilidad a la misma ciudadanía.

La Veeduría se inició con el apoyo de voluntarios, estudiantes de comunicación y periodismo de diversas universidades peruanas y del país. Trabajamos en Lima y ocho ciudades. Se dedicaron a conocer a la gente para descubrir sus críticas y demandas a los medios, juzgando programas y personajes. Descubrimos qué ven, leen y oyen en lo que se oferta, muchos suelen ser muy críticos pero como no hay algo mejor se quedan con lo que hay. La consigna fue siempre conocer más a fondo a la gente, pero nunca influir en ella. Con ellos discutimos y trabajamos la propuesta de ley de radio y televisión durante dos años.

Recurrimos a distintas estrategias: recolectar opiniones, armar debates entre vecinos y amigos, recogimos sugerencias sobre la ley. Luego vinieron los buses ciudadanos y las ferias. Los Parlamentos Mediáticos que solemos desarrollar una vez al año recogen el interés y las demandas ciudadanas. La gente debate, sustenta y no sólo critica, también propone cambios, sugiere innovaciones. Piensa y configura un Perú mejor. ¿Será posible que algún día los ciudadanos consumidores de medios tengan un papel más significativo en el diseño y evaluación de sus ofertas y resultados, aportando al país? Pensémoslo.


Para mayor información:
Lizett Graham Milla
Programa "Comunicación Política"
ACS CALANDRIA

Telef. 4716473 anexo 144.
Celular: 987 -727- 150 (RPC)
RPM Calandria: #628705

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords