porno

El ejemplo del Norte

El ejemplo del Norte

bll-articulo06-27-05-2011

Por Jerónimo Centurión

Anoche vi ‘Inside Job’ o ‘El origen de la crisis’, documental que este año ganó un Óscar de la conservadora Academia de Hollywood.

A nivel de forma, la propuesta narrativa de ‘Inside Job’es poco original. Lo interesante de este trabajo, y es lo que el jurado debe haber considerado, es el fondo. Un escrupuloso trabajo de investigación y confrontación de fuentes que tiene como objetivo demostrar por qué se originó la crisis financiera más fuerte de las últimas décadas en el mundo y quiénes son sus responsables.

Las respuestas quedan claras desde el inicio: la crisis se originó por la escandalosa ausencia de regulación. Regulación que el Gobierno de Estados Unidos no efectuó a sus más importantes entidades financieras como bancos y empresas calificadoras de riesgo. Los responsables también son identificados desde el arranque: asesores abanderados del neoliberalismo que trabajaron en los gobiernos de Clinton, Bush y, lamentablemente, también de Obama.

Una de las principales críticas que ha recibido el candidato de Gana Perú, Ollanta Humala, es la de ser poco menos que el demonio por pretender revisar contratos y proponer un modelo económico que, sin alterar su dirección, sea más regulado. ¿Quiénes lo critican con más dureza? Economistas que tienen un asiento en el directorio de empresas que, desde hace varios años lo que buscan es menor control y mayores utilidades.

Humala la llamó “Economía Nacional de Mercado”, pero al margen del rimbombante nombre, lo que él y su equipo proponen es una mayor participación del Estado en actividades que merecen ser supervisadas.

En los últimos años se nos ha hecho creer a los peruanos que el Estado es de por sí corrupto y que lo privado es esencialmente eficiente. Hay que admitir que esta teoría tiene asidero histórico, pero pretender que creamos que esta es una verdad absoluta linda con lo sospechoso.

El Estado tiene como deber velar por el bien común y los empresarios buscan una mayor ganancia. Estas dos instituciones deben trabajar de la mano para el crecimiento y desarrollo del país, pero es deber del Estado vigilar y crear los mecanismos de control y supervisión para que las empresas funcionen bien.

Si en Estados Unidos, un país con un Poder Judicial relativamente sólido y con múltiples sistemas de control, los lobistas consiguieron penetrar en las más altas cúpulas del gobierno para lograr desregular actividades financieras al extremo de hacer implosionar su economía, imaginen lo que va a ocurrir en nuestro país si seguimos pensando que Estado, considerado por Hegel “la conciencia del pueblo”, es visto simplemente como un ente corrupto. No. Que hayan existido y existan funcionarios corruptos no implica que el Estado, nuestra representación, sea corrupta.

Esta forma de entender la política ha sido y es sumamente conveniente para un sector privilegiado de nuestra sociedad, la cual se nutre de nuestra inocencia o ignorancia.

El Perú pasa por un momento de desarrollo sumamente interesante y estamos ad portas de una elección donde los dos candidatos, al margen de sus estrategias de campaña y ataques interesados, se diferencian, básicamente, en la forma como conciben el Estado. Uno a favor de un Estado vigilante y que pretende la inclusión, y el otro a favor de que todo siga igual.

El ejemplo del Norte

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords