porno

“Que la prensa no te cubra los ojos”

"Que la prensa no te cubra los ojos"

op01-nover

Por Santiago Pedraglio

El título de la columna de hoy es uno de los cientos de lemas básicamente espontáneos que se leían en la marcha que ayer recorrió parte del Centro de Lima, convocada con la consigna de “Fujimori nunca más”. ¿Qué está pasando con la prensa, que hace que se enarbolen frases como esta? ¿Por qué las empresas periodísticas arriesgan el que se supone su mayor capital: la credibilidad? Porque, se quiera o no, tal parece que la pregunta en muchas redacciones es hoy “cómo hacemos para que gane nuestro favorito” o “qué petardo le lanzamos al adversario”, y no “cómo hacemos para conseguir y verificar toda la información sobre este asunto”.

Los medios, inclinados en su gran mayoría hacia la candidata fujimorista, están siendo los principales polarizadores de la campaña electoral; han polarizado incluso más que los propios candidatos. No solo está ocurriendo en la prensa escrita; también con algunos conductores de programas políticos de la televisión. Aprovechan la debilidad o inexistencia de los partidos para sustituirlos al establecer la agenda, definir las prioridades, satanizar al adversario y beatificar a su elegido.

Más aún –y este es un problema que afecta a la democracia–, están trazando un escenario informativo en el cual convierten al adversario en un personaje inaceptable como posible ganador porque, de ocurrir, colapsarían el régimen político y, sobre todo, el intocable modelo económico. Sin duda, estos sentimientos recorren la ciudadanía, pero los medios, en lugar de ayudar a desarrollar un sentido crítico basado en la más rigurosa información (desligándolo de la válida opinión editorial del medio o de sus columnistas), se convierten en prácticas agencias de propaganda.

Sin embargo, así como ganan votos, también los pierden, porque un sector muy importante del electorado pasa a percibirlos como parte del poder político-económico, como integrantes del statu quo. Lo más grave en términos periodísticos, empero, es que los medios pierden así su razón de ser fundamental: el compromiso de informar a los lectores con el mayor rigor posible, al margen de la opinión editorial.

No deja de sorprender que algunos medios que lucharon contra el autoritarismo y la corrupción en la década de 1990, diferenciándose de todos aquellos que vendieron sus líneas informativas y editoriales en la hoy famosa salita del SIN, hayan abandonado el principio de construir una prensa independiente, libre de las censuras estatales, y también de las pasiones y odios partidarios. Peor aún cuando se privilegia unilateralmente el derecho de propiedad y de libertad de empresa sobre el derecho a la información.


Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords