porno

La dulzura del error

La dulzura del error

bll-articulo09-11-06-2011

Por Carlos León Moya

Me equivoqué, y la verdad es que nunca equivocarme fue tan delicioso. A inicios de año no solo no creía que Ollanta Humala ganaría las elecciones, sino que ni siquiera lo imaginaba en segunda vuelta.Esto iba en contra de mis deseos, pero la realidad era cruda. En febrero me parecía que el acercamiento al centro de Ollanta no tenía resultados concretos. Atrapado en el tema corrupción, frisaba el 10% en las encuestas, y creía que debía nuevamente asumir una crítica frontal al modelo económico y radicalizarse un poco. Menos terno y camisa blanca, más polo rojo con jean (1): en esto coincidía gran parte de la izquierda peruana, y hasta personas no vinculadas a GANA Perú como Juan Carlos Tafur. Sin embargo, un persistente y disciplinado Ollanta mantuvo la estrategia y capitalizó de gran manera las pocas oportunidades que tuvo al frente.

A mi casi siempre errado juicio, creo que el punto de quiebre en la campaña fue la aparición de los Wikileaks. Sí, el trabajo de los asesores brasileros fue brillante, pero eso no debe hacernos olvidar no solo los errores cometidos sino también el enorme papel del azar en una campaña. A mediados de febrero, la estrategia de los medios de comunicación parecía ser “invisibilizar” a OH. Un terrible círculo vicioso: OH tenía 12% y poca cobertura en los medios,no solo porque no era de su agrado sino también porque teníasolo 12%, pero si no aparecía más en medios seguramente no levantaría su intención de voto (Breve digresión: se relativiza ahora la importancia e influencia de los medios de comunicación porque su efecto en el electorado suele ser contrario al que buscan, pero se omite que sí encuadran bastante el margen de acción de los candidatos). Una oportunidad al frente, quizá la única, genialmente aprovechada. Ollanta estuvo constantemente en los medios de comunicación durante más de tres días, y el siguiente domingo subió tres puntos en las encuestas. En adelante no dejaría de subir, y allí recién empezamos a ver claramente el potencial que tenía la estrategia de la moderación. Allí nos empezaron a tapar la boca.

Definitivamente el error más citado por mis amigos –de manera festiva, cachosa, alevosa y reivindicativa- es el de mi también amigo Carlos Meléndez. En un artículo que en su momento creí algo certero, consideraba que a Ollanta se le había pasado el tren, que el país había cambiado y que su imagen de cambio “radical” –de la cual no había podido despegarse- no pegaba en la mayoría de este nuevo Perú. Sin embargo, Ollanta (no Humala, porque llamarlo por su nombre fue una de las estrategias hacia su moderación y ya la tengo interiorizada) sí pudo mantener la imagen de cambio y quitarse en buena medida el mote de “radical”, asociándola ahora a la continuación del crecimiento más una mayor redistribución de la riqueza.

¿Esto le da la razón a la interpretación del país de Alberto Adrianzén, Nicolás Lynch y Sinesio López? No del todo.A inicios de diciembre, Rolando Ames me decía, con cara de que él sabe más por viejo que por diablo, que el clivaje en torno al modelo económico que sus amigos “zorros” intentaban construir al parecer no había funcionado. La elección del 2006 se vislumbraba distinta a la del 2011, y parecía que Ollanta Humala las iba a enfrentar de la misma manera. Y en efecto, ahora tengo esa impresión. En primera vuelta el “issue” principal no fue el modelo económico. Si a segunda pasaban Ollanta y PPK seguramente lo hubiera sido, pero no fue así. Pasó con Keiko, y quien llevó al tapete el tema fue ella en su intento por arrinconarlo, mientras él podía jugar con los temas de corrupción, democracia y redistribución… sin proponer el cambio de modelo.

No sé cómo hubiera sido una campaña llevada a cabo solamente por los nacionales, en especial por el grupo de Ciudadanos por el Cambio. Nunca lo sabremos, pero creo que Ollanta no ganaba. Sin embargo, quiero hacer un reconocimiento especial a Carlos Tapia: él la “vio” antes que todos. Cuando propuso GANA Perú en el 2008 pensaba en una suma sui generis: el Partido Nacionalista y el liderazgo de Ollanta Humala junto a la izquierda por un lado, intelectuales y profesionales independientes por otro, y como último componente a movimientos regionales y organizaciones sociales.Evitar una imagen centrada en la izquierda, incorporar al centro, mezclarse con independientes: su propuesta, lanzada cuando García se ubicaba agresivamente a la derecha, tuvo gran resistencia no solo por los aliados de izquierda –me incluyo- sino también al interior del Partido Nacionalista. ¿Y qué es el GANA Perú de segunda vuelta sino lo que Tapia propuso años antes?

Parafraseando a Steven Levitsky, quien próximamente será nombrado Embajador del Perú en Estados Unidos por su invalorable aporte a la campaña de GANA Perú, los politólogos tenemos muchas más dudas que certezas sobre cómo funciona el Perú y sus electores. Finalmente, nosotros podemos analizar la foto del momento y hasta tentar responder hacia dónde va la película, pero no nos enseñan –ni sabemos- cómo ganar una campaña electoral. Y esto incluye hasta a Julio Cotler, quienrecibió respuestas crueles de Alberto Vergara primero (diciembre 2010) y del electorado peruano después (abril 2011). Sin embargo, y como Cotler nunca pierde, pudo recuperar a tiempo su papel de Sumo Pontífice de las Ciencias Sociales en una entrevista con Rosa María Palacios en la que su voz “matapasiones” dejó frases para la memoria.

El escenario ha cambiado, y mucho, pero también hay demandas insatisfechas que se mantienen. Es bastante difícil, y por ende mucho más meritorio, compatibilizar esa demanda de cambio con la necesidad de continuidad, combinar en un mensaje las expectativas de un Perú partido en dos. El otro gran mérito de Ollanta Humala,  de todo su equipo de campaña y de todos los activistas independientes que lo apoyaron de una u otra manera -porque esta es una victoria colectiva, no solo de un candidato, de ocho asesores brasileros o de los militantes a tiempo completo- ha sido ganar, a pesar de su imagen de radical, en un escenario más a la derecha que cuando perdió el 2006.

Nota:

1.    León Moya, Carlos (2011) El reino de la incertidumbre. Elecciones y alianzas en Fuerza Social y Gana Perú. En: Meléndez, Carlos (ed.) Anti-Candidatos. Guía analítica para unas elecciones sin partidos. Lima: Mitin Editores.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords