porno

9 de agosto “Día Internacional de los Pueblos Indígenas”.

09 DE AGOSTO, DIA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDIGENAS,

op-ppiiPor Marlene Castillo, 

Son alrededor de 400 a 500 millones en el mundo, 40 millones en Latino América y Centro América. Son como diría, Alan García y su entorno de poder político y económico fáctico, "una minoría", al referirse a la población indígena del Perú. Felizmente, su versión de democracia – como la dictadura de la mayoría – no ganó a nivel mundial, cuando la Organización Internacional del Trabajo aprobó el Convenio 169-OIT, pues como constatamos la población indígena a nivel mundial resulta en un 5% del total de habitantes del planeta, o cuando se aprobó en el año 2007 la Declaración de la Organización de Naciones Unidas – ONU – sobre Pueblos Indígenas.

En el Perú, se estima entre 4 a 6 millones la población indígena, en su mayor parte residiendo en las zonas rurales, las partes medias y altas de las cuencas hidrográficas andinas y amazónicas. Algo más de 4 millones según el idioma con el que aprendió a hablar de acuerdo al Censo 2007; es decir, representan el 16% del total de los habitantes del Perú. Pero, para el Poder Ejecutivo que observó la Ley de Consulta a los Pueblos Indígenas y Originarios, el mes pasado, sólo la población indígena amazónica puede considerarse en la Ley de la Consulta, es decir, alrededor de 300 a 400 mil personas, en su mayoría organizados en más de 1,500 Comunidades Nativas. Excluyendo, porque así le dicta la soberbia del criollo gobernante, a casi 4 millones de peruanos y peruanas, en su mayoría organizados en algo de 6,000 Comunidades Campesinas.

Seguramente, no todos los que descienden de pueblos originarios (es decir, que existieron antes de que surgiera el Estado Peruano) se auto-reconocen actualmente como indígenas porque han hecho suyo una opción cultural no indígena. Pero, corresponde a ellos y ellas decidir su identidad cultural, no a gobierno alguno. Al contrario, desde que entró en vigencia la aplicación del Convenio 169-OIT al que se obligó el Estado Peruano, desde 1995, le correspondía al gobierno aplicar el derecho a la Consulta Previa Libre e Informada a los Pueblos Indígenas, es decir, ponerse a derecho. Su aplicación tiene en su fase inicial, un momento de identificación de a quiénes se les consulta, donde no sólo vale la condición de descendencia y patrones culturales diferentes sino también el auto-reconocimiento. Así es que, la observación del Ejecutivo sobre quiénes son indígenas, más que una observación es un veto, en la práctica una violación del Convenio.

No hay voluntad política no sólo del partido APRISTA en el gobierno, sino también de los partidos políticos promotores de la política neoliberal, en campaña electoral actual, tales como PPC o su extensión Unidad Nacional, el Fujimorismo, Perú Posible..., quienes se han vuelto mudos como Solidaridad Nacional ante las observaciones del Ejecutivo, han respaldado el allanamiento de la Comisión de Constitución del Congreso, es decir, el retroceder para acatar el veto del Ejecutivo. La posición política frente a este hecho – respaldar o rechazar las observaciones a la Ley de Consulta – se ha convertido en un delimitador de los campos de izquierda y derecha en el escenario político electoral. Hay que ponerlo en la agenda de la disputa política electoral no sólo nacional, sino también regional y local, porque el Convenio 169-OIT obliga a todos los niveles de gobierno, en tanto política de Estado, de un Derecho de carácter Constitucional.

¿Por qué tanta Unidad Nacional de la derecha? El asunto de fondo, no sólo es su instintiva y razonada discriminación étnica cultural, que ningunea ciudadanía, inferioriza cultural y políticamente a nuestra población indígena; es el lado de su relación colonial profundamente opresora. Es también, su apuesta - cultural, política y económica - por un desarrollo extractivista y transnacional afiebrado y aceitado. La naturaleza o los recursos naturales como la denomina la Constitución es patrimonio de la Nación, no del Gobierno de turno ni de las Transnacionales ni sus socios peruanos. Es patrimonio de todos y todas; y, en el caso que se localicen en los territorios que ocupan y utilizan las poblaciones indígenas, su uso tiene que ser Consultado conforme al Convenio 169-OIT (obligatorio), o que se localicen en territorio no indígena, podría mediante Consulta Popular (opcional) en cualquier distrito del país.

Pero, arrogándose la representación de la Nación, desde una concepción reduccionista de la democracia a la elección de los gobernantes y patrimonialista del ejercicio del poder (el bien público se gobierna como bien privado), el Poder Ejecutivo con el respaldo de la mayoría del Congreso ha batido el récord de concesiones mineras, petroleras y forestales. Durante el gobierno actual, las concesiones petroleras se han multiplicado por 4, representado actualmente casi el 80% del territorio total de la selva. Lo que constituye una amenaza para la existencia y proyección de las poblaciones indígenas a corto plazo, pero para todos y todas las peruanas a largo plazo. La reducción de los bosques y la contaminación de los ríos, nos pasarán la factura, es decir, pasarán la factura a nuestros hijos/as y nietos/as, en medio de la crisis del calentamiento global del planeta. En este contexto, la Consulta a los Pueblos Indígenas, resulta en una amenaza a los negocios transnacionales y a la red de corrupción, que tiene representantes en los poderes del Estado, capturado por los intereses privados de los poderes económicos de hecho.

Lamentablemente, estamos en una lucha contracorriente no sólo con los grupos poderosos y sus representantes, sino también con un sentido común expectante por el chorreo de ese tipo de desarrollo por parte de ciertos sectores populares principalmente de las ciudades. En contraste, a las zonas de conflicto socio-ambiental donde las poblaciones viven la imposición de los costos sociales de ese tipo de desarrollo. Zonas populares expectantes y Zonas populares en lucha, resistiendo. En las elecciones del 2006 eso se expresó en Lima Metropolitana, con el voto popular ganó el cuentista presidenciable, entre un norte cercano y un sur de oposición. Ahora emerge la amazonía con la lucha indígena cuestionando el orden social y político, en contra corriente. Tierra y Libertad se aviva respaldando su justa lucha, por eso flamean las banderas exigiendo en lo inmediato: ¡Consulta Previa, ahora¡; ¡Suspensión de las concesiones, ya¡; ¡la Amazonía no se vende, la Amazonía se defiende¡ ¡Alto a los faenones y petroaudios¡

Por eso y por mucho más, en este día es pertinente recordar y difundir nuestra apuesta programática como TIERRA Y LIBERTAD:

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords