bad fake rolex are rolex watches on poshmark fake authentic rolex pen verses fake replica quality panerai watches copy hublot best replika
porno

Limeños y antilimeños

Limeños y antilimeños

Por Wilfredo Ardito

op-antiNo solamente por haber colaborado con preservarlo, sino porque es muy hermoso, a mí me gusta mucho el Parque Castilla de Lince, con sus elevados árboles y su vasta extensión de césped. Una tarde del año pasado, pasaba en un taxi al lado del parque con dos integrantes de una ONG de la sierra a quienes debía entregar un material sobre discriminación. Súbitamente, una de las visitantes me preguntó:

-Wilfredo, ¿eres de Lima?

Yo asentí, absorto en la contemplación de la naturaleza.

-Disculpa, pero, ¡qué horrible es tu ciudad!

Su exclamación me desconcertó, porque quien así se expresaba promovía que los niños y jóvenes de su región valoraran su identidad, pero mostraba fuertes sentimientos de rabia hacia Lima y los limeños, pues se explayó sobre el cielo gris, el clima húmedo y la gente hostil, como si no hubiera nada rescatable... o yo tuviera la culpa del lugar donde había naciado.

Decenas de veces, en mis viajes por el Perú he sido testigo de actitudes de antilimeñismo, pero también he visto como éstas han sido sembradas por limeños que se comportan de manera altiva en hoteles, restaurantes o aeropuertos. Inclusive he visto estos comportamientos en ambientes que supuestamente debían ser más horizontales como encuentros de universidades u ONGs. En otros casos, también, había actitudes condescendientes o paternales. (Lo señala alguien que alguna vez ha sido confundido con un lugareño).

Hay otros limeños que no tienen que viajar para demostrar su menosprecio por los demás peruanos. Son aquellos para los cuales el país termina en Cieneguilla, Chaclacayo o las playas de Asia. Lo peor es que son políticos y autoridades a quienes les parece natural que cada año centenares de personas mueran debido al frío o las carreteras en pésimas condiciones en "el interior" del país, pero para las mencionadas playas sí han construido una autopista de cuatro carriles. Son también los medios de comunicación limeños, que se autodenominan "nacionales", pero dedican una atención desproporcionada a los asuntos de la capital y hacen pensar a lectores o televidentes que en el resto del país sólo hay llamas, ichu y pirañas.

Muchos políticos y periodistas limeños manejan un perfil del "provinciano" como ignorante, ingenuo y, últimamente, han pasado del "cholo bruto" al "poblador irracional y violentista".

Sin embargo, nada de esto justifica que quien se ha sentido maltratado por el gobierno centralista, la clase alta indiferente o los turistas racistas termine vengándose de tantos agravios seculares en cualquier limeño.

-Te hacen sentir horrible –me dice una socióloga que trabaja a dos horas del Cusco.

Aún en el ámbito turístico, a veces pareciera que hubiera empeño en que el limeño no la pase bien. Hace unos años, estaba con un colega en un restaurante cusqueño donde había un espectáculo de danzas típicas:

-¿De dónde son ustedes? -preguntó en un momento uno de los bailarines a las personas que estaban en una mesa -. ¡Ah! ¡Un aplauso para Canadá! ¿De dónde son los de allá? ¡Un aplauso para Alemania! ¿Y ustedes, de dónde son?

-De Lima –respondimos.

Y, como si fuéramos invisible, o no mereciéramos ser saludados, el susodicho continuó preguntando a otras mesas:

-¿Y ustedes de dónde son? ¡Muy bien! ¡Un aplauso para Brasil!

Fue una sensación muy desagradable... pero cuántas veces los limeños prestamos más atención a todo lo extranjero que al resto del país.

Es posible que algunas personas puedan confundir la afirmación de la propia identidad con una especie de "discriminación al revés", como la que afecta a los escolares de piel más clara cuando son minoría en un salón de clase.

En una ocasión, en un concurrido evento sobre exclusión e identidad, una estudiante preguntó al expositor que había hablado antes que yo:

-Quiero que me confirme que los genes de los Incas eran de una raza superior y, por lo tanto, quienes descendemos de ellos somos superiores a los demás seres humanos.

Hablaba con toda seguridad. Y el asunto se hace todavía más complejo si uno piensa en aquellas personas que se sienten muy discriminadas viviendo en Lima, pero cuando regresan a su lugar de origen, reproducen las mismas actitudes de rechazo que han sufrido.

Al mismo tiempo, no puedo hablar sobre estos temas sin pensar si no habré tenido alguna vez un comportamiento similar, despectivo o paternal. De hecho, a veces a uno lo presentan como si fuera muy capaz o brillante sólo porque vive en Lima. A veces, también, uno puede estar tan acostumbrado al Parque Castilla y tantos lugares bellos de la ciudad, que no se da cuenta que no es la Lima que todos pueden ver y que subsisten muchas formas de exclusión en la capital.

Para vivir en una sociedad más tolerante, todos, limeños y no limeños, tenemos muchos prejuicios y rivalidades que enfrentar. ¿Podremos hacerlo?

ADEMÁS...

-Henry Benítez, de sólo catorce años, se convirtió en la víctima 115 de la violencia policial durante el actual régimen, al morir en un hospital cusqueño debido a los disparos que la semana anterior había realizado la policía contra los manifestantes de Quillabamba.

-Hablando de Quillabamba, hacemos llegar nuestra solidaridad con la hermana María Jesús Villava, acusada por el diario Expreso de promover los conflictos de La Convención y Bagua (un lugar donde la hermana jamás ha estado).

-El gobierno decidió cancelar la concesión a una empresa brasileña para construir la hidroeléctrica Paquitzapango. La presa habría inundado catorce comunidades asháninkas para proporcionar energía al Brasil. Esperemos que ese proyecto jamás se vuelva a presentar.

-Hacemos llegar nuestras felicitaciones a la congresista Hilaria Supa, que ha asumido la Presidencia de la Comisión de Educación, pese a las fuertes críticas de numerosas personas de manera abierta o encubiertamente racista. Para que vean que estas actitudes no son nada nuevas, pueden leer a José Ragas: http://historiaglobalonline.com/2010/08/parlamento-poblacion-andina-y-racismo-en-el-peru-1810-2010/

-El tercer aniversario del terremoto del 15 de agosto del 2007, vuelve a mostrar el abandono en que se encuentran los damnificados, mientras el gobierno sigue alardeando sus cifras de crecimiento económico.

-Las empresas Saga Falabella, Ripley y Sodimac han mostrado un profundo menosprecio por la mayoría de niños peruanos al presentar solamente imágenes de niños rubios en su publicidad por el Día del Niño, una "celebración" donde nadie se molesta en ocultar el afán consumista.

-La Municipalidad de Villa El Salvador y el restaurante La Antojería pueden ser severamente sancionados por la publicación de avisos discriminatorios.

-Para algunos automovilistas limeños, los nuevos semáforos en las avenidas Petit Thouars y Arequipa son una molestia. Para los transeúntes, una medida fundamental para una mejor calidad de vida.

APORTES Y COMENTARIOS (A la RP 316 sobre la identidad indígena)

 

-Yo sí pienso que, desde el punto de vista de reconocimiento de derechos y de lucha contra la discriminación, Ecuador y Bolivia han alcanzado mayores cosas para la población que no solo es "indígena" sino desde un punto de vista intercultural diversa.
A nivel latinoamericano, existen movimientos muy importantes donde los indígenas dan propuestas como el "buen vivir", como una alternativa al desarrollo o la "Declaración de los derechos de la tierra" en la que han participado organizaciones indígenas peruanas de la selva y de la sierra.
Tengo la impresión de que en el Perú la construcción de la "identidad indígena" va avanzando y superando estigmas sociales: veía con satisfacción como los nuevos discursos de los indígenas de la selva y también en la sierra van en ese sentido. Las poblaciones "indígenas" del Sur Andino siempre han dado respuestas de resistencia y propuesta pero no necesariamente bajo la denominación de "indígena". (Ramiro Llatas, desde Italia)

 

-El gran problema no es cómo nos llaman o cómo queremos o no queremos ser llamados. Si una población de ascendencia británica asentada en la selva fuera agredida por una compañía minera o maderera de capitales peruanos, la ley debería defenderlos. No es un asunto de indígenas solamente. Los llamados indígenas o cualquiera merecen derechos sólo por el hecho de ser seres humanos. Ningún ser humano necesita llamarse indígena o no para tener derechos. (José Carlos Machicao)

-Creo que en nuestro país, a diferencia de Bolivia y Ecuador, la mayoría ha optado por asumir una identidad mestiza o chola, que debe ser la base para construir el proyecto nacional peruano (Carlo Magno Salcedo)

-El día en que medio Perú se dé cuenta de lo importante que es su origen indígena, el Estado no se va a poder dar abasto con todos los derechos que tendrá que reconocer, porque de "minorías" étnicas pasaremos a hablar de mayorías étnicas... Recuerdo que unos indígenas wayúu en el norte de Colombia me preguntaron "¿Cuál es tu clan?" Buena pregunta. Espero tener respuesta alguna vez :) (Un economista)

-En el mundo andino se han incorporado muchos elementos culturales que ya no responden a la lógica indígena tradicional. Hay mucha más mixtura cultural y a eso llamo yo cultura andina moderna, que fusiona lo andino con lo occidental de una manera única. ¿Por qué los descendientes –racialmente hablando- de las etnias prehispánicas tendrían que mantener la cultura de resistencia? Yo, por ejemplo, sin duda tengo ascendencia indígena, pero no he conocido ni vivido esa cultura sino hasta muy entrado en adultez. ¿El tener rasgos faciales andinos me hacen que automáticamente asuma que pertenezco a una etnia determinada? ¿Cuál? (Un abogado huancaíno)

 

-Hace mucho tiempo me tiré una tranca furibunda con un recién conocido. Entre copa y copa le dije que él era indígena como yo y me respondió que eso no era cierto, porque él era del Callao. Después de un rato, con el toma y el daca reconoció que en efecto era indígena y soltó el llanto: han sido las lágrimas mas liberadoras que he podido presenciar.
Relativizar lo indígena y aceptar su abandono es seguir pircando sobre unas grandes heridas coloniales que no tienen cuando acabar y que explican no solo el racismo sino la violencia, es decir, cuanto de la violencia contra la población indígena no se dio porque al victimario le molestaba profundamente verse en el espejo de la victima.
¿No funciona eso en el odio profundo a los Andes de ese escritor indígena autor de la famosa frase de la utopía arcaica? (Mario Vargas Llosa, nota de W.A.) Es importante deconstruir y relativizar esa vergüenza por lo indígena que nos hace tanto daño. Creo que los acercamientos entre las poblaciones amazónicas y andinas ayudan, pero nos hace falta el aparato crítico para decir que es liberador y profundamente humanizante reconocer y recuperar la identidad profunda. Además, es importante recordar a los indígenas norteños, porque lamentablemente se suele pensar que en la costa no hay poblaciones indígenas (Un peruano residente en los Estados Unidos).

 

 

-El discurso del Convenio 169 de la OIT va en la lógica que los pueblos indígenas son sujetos colectivos y que valen por sí mismos en cuanto tales, contraponiéndose al paradigma moderno individual. Ese discurso presupone que lo colectivo es alternativo y tiene su propia racionalidad. Pues bien, las personas quechuas no se ven reflejadas en ese espejo, pero tampoco se sienten "no indígenas", sino personas individuales, con nombres y apellidos, poseedores de una cultura y de una serie de prácticas y tradiciones ancestrales. No son un género, sino individuos. Muchos pueblos fueron antes sujetos colectivos y siguieron manteniendo luego sus tradiciones.
No me extraña que los aymaras, que hacen del comercio binacional un culto, y obtienen tanto lucro individual gracias a su espíritu emprendedor, no celebren el convenio 169. Mas bien me llamaría la atención que lo hicieran. Es lógico que les asuste la posibilidad de licuar su individualidad bien ganada en un cuerpo colectivo (Otro abogado huancaíno).

 

-Yo me sentía muy indígena, pero una representante de la Defensoría del Pueblo me dijo que no lo era, pese a mis rasgos, porque me faltaba no sé qué elemento que señalaba el Convenio 169. También unos chicos en la Universidad que habían formado una organización sobre el Tawantinsuyo no me aceptaban porque tenía apellido español. Deberías hacer un indigenómetro al respecto. (Una abogada cusqueña). (W.A. El Convenio 169 habla de pueblos indígenas, no de los individuos indígenas).

APRENDIENDO QUECHUA 1: GENTE CERCANA A MÍ

El quechua tiene muchos sufijos, palabras que se colocan al final de una palabra para cambiar su significado. El sufijo –masi se emplea para referirnos a una persona cercana a nosotros. Fíjense que la misma palabra se usa para varones o mujeres.

Wasimasi: Vecino, vecina (de wasi, casa).

Llamkamasi: Colega (de llamka, trabajo)

Llaqtamasi: Paisano, paisana. Compatriota (de llaqta, pueblo o país)

Runamasi: Prójimo (de runa, persona).

En cambio, a un conocido se le llama reqsisqa (de reqsiy, conocer). Para decir amigo se emplea la palabra en castellano o los diversos equivalentes de hermano o hermana, que conoceremos en las siguientes semanas.

LA FRASE W: Ser peruano es aprender a vivir con una extraña combinación de orgullo y vergüenza.

Comments  

 
#1 Arty 2010-08-26 09:32
Leo los comentarios y me alimentan, me nutren y los comparto, creo que muchos de nosotros mostramos enorme resistencias al respecto, se precisa por eso insistir cada vez más sobre estas cosas que no dejan nunca de estar presentes en todas nuestras relaciones sociales.
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.