porno

El flanco ético

El flanco ético

bll-articulo06-16-07-2011

Por Carlos Reyna

Quizás no llegue a ser un acto de corrupción el que ha realizado Alexis Humala ante el gobierno ruso. El problema es que se parece mucho.

En una sola gestión Alexis ha mezclado política y negocios, lo  que es típico de los actos corruptos. Y aunque no haya sido esta la figura, parte importante de la opinión pública y del periodismo ya piensan que sí.

Puede ser injusto que se trate al caso como el primer escándalo del nuevo gobierno pues este ni siquiera se ha instalado, está en proceso de formarse y no queda claro si Alexis lo representó.

El problema es que actuó como si lo representara. Los rusos lo trataron como tal y él aceptó ese trato. A eso le ayudó su condición de hermano de Ollanta y de dirigente del nacionalismo.

Es por el parentesco tan cercano que el caso tiene iguales efectos que un escándalo de gobierno. El hecho resuena así en los medios porque a la mezcla de política y negocios se añade el lazo familiar.

Otro problema adicional es que el autor de este mal suceso actúa ahora como si no tuviera mayor importancia ni gravedad. Da explicaciones enrevesadas y bromea como si fuera un juego.

Un tercer hermano, Ulises, está empeorando las cosas, pues ha ido a todos los medios a hacer la apología de Alexis y a anunciar que tendrá un cargo en el gobierno.

Para Ollanta sería suicida que subestime este asunto. Su promesa de campaña giró tanto sobre las reformas económicas como sobre la diferencia ética con el pasado. Por eso, apenas ganó la elección ya tenía opositores enconados.

Si el nuevo gobierno deja un flanco abierto en lo ético, sus adversarios no le darán tregua. Y para ellos el verdadero afán no es el moralizador, sino el de menguar todo lo posible los arrestos reformadores si es que los hay.

La mejor manera de cerrar este flanco es separar claramente las funciones de gobierno de los asuntos de negocios, de un lado, y de las relaciones familiares, por otro.

Esto no es tan sencillo en un partido en cuyo origen y mando hay visibles compromisos y protagonismos familiares. Tampoco es fácil en un contexto en el que no abundan las lealtades puramente políticas.

Y lo otro que deberá hacer Ollanta es descartar al silencio como respuesta a la gente. El retraso en comunicar también ofrece flancos para los adversarios.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords