porno

Gabinete: el realismo al mando

Gabinete: el realismo al mando

bll-articulo10-25-07-2011

 Por Santiago Pedraglio

El primer gabinete de Gana Perú expresa una particular alquimia que recoge el mensaje de los votos que le permitieron la victoria a Ollanta Humala y reconoce la alta votación de los perdedores. Esto último se manifiesta en el realismo con que se acepta el poder de las grandes inversiones y del mercado, así como la cuantía de todos aquellos que quieren la continuidad, aunque sea solo por temor al cambio.

Grosso modo, la economía estará en manos de la derecha (Luis Miguel Castilla, ministro de Economía y Finanzas, y Julio Velarde, presidente del BCR) y, de lo conocido hasta ahora, los otros ministerios los ocuparan el centro y la centroizquierda.

Al designar como premier a Salomón Lerner, el presidente electo apuesta por alguien de su entera confianza y que lo acompaña desde hace buen tiempo, cuando sus posibilidades de victoria eran remotas. Lerner ha sido, cabe recordarlo, la bisagra entre Humala y Ciudadanos por el Cambio, profesionales e intelectuales de izquierda que apoyaron públicamente la candidatura de Gana Perú desde febrero del 2010: Alberto Adrianzén, Sinesio López, Nicolás Lynch y Manuel Dammert, entre otros.

Kurt Burneo va al Ministerio de la Producción, ahora con la importante 'colita’ de Inclusión Social. Tal parece que Castilla será sobre todo el ministro de Hacienda, y que compartirá con Burneo la definición de los objetivos económicos y sociales. Carlos Herrera Descalzi conoce el sector minero y energético, y tiene visión de país. Rafael Roncagliolo posee una antigua vinculación con las relaciones internacionales y buenas conexiones en la Cancillería. Aída García Naranjo representa al Partido Socialista de Javier Diez Canseco, que se estaba deslizando hacia una precoz oposición; mientras que Daniel Mora, parlamentario electo por Perú Posible, representa la alianza con este grupo. De Ricardo Giesecke, especialista en medio ambiente, se espera que coloque la varilla más alta que el ministro actual. 

La composición del gabinete recuerda en algo al que instaló Alejandro Toledo en el 2001. Sin embargo, existen dos diferencias fundamentales entre las circunstancias políticas de hoy y las de ese entonces: la composición del voto del presidente electo tiene un ingrediente más radical, y el empoderamiento de las regiones se ha consolidado. Además, la conciencia anticorrupción se ha extendido durante la gestión de Alan García, al punto que cualquier contaminación de esta índole tendrá un efecto demoledor sobre el Gobierno. Este gabinete tiene que 'conversar’, entonces, con un país más radical y atento a la corrupción, a pesar del –o quizá por el– crecimiento de la economía (con exclusión social) de estos últimos 10 años.


Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords