porno

"García sólo entendió el Plan VRAE como un instrumento policial y militar"

bll-articulo00-27-07-2011Ricardo Soberón - Fuente Noticias SER

Ricardo Soberón, especialista en temas de narcotráfico y miembro de la Comisión de Transferencia de Gana Perú, hace un balance sobre lo que significó la intervención del período de Alan García en el VRAE y analiza las propuestas de Ollanta Humala.

¿Qué balance se puede hacer de la intervención del actual gobierno en la zona del VRAE?
Los cinco años del presidente García reflejan una ausencia de voluntad política particularmente para el VRAE. Revelan una profunda confusión sobre la problemática y una preocupante subordinación de  a las consideraciones de seguridad nacional  que propugna la embajada de Estados Unidos y el Comando Sur. Una visión belicista e interdictiva que no ha resuelto la situación del VRAE, sino que la ha empeorado.

¿Qué omisiones se han cometido?
García sólo entendió el Plan VRAE como un instrumento policial y militar. No fortaleció la acción del Estado, sino la limitó a algunas obras de infraestructura que no tienen ninguna relevancia. Lo que no ha habido es participación ciudadana, transparencia, lucha contra la corrupción y visión a largo plazo.

¿Qué hacer en el VRAE ante el aumento de la producción del cultivo de la hoja de coca y la producción del PBC?
Primero, reconocer el fracaso de las políticas basadas en la erradicación compulsiva, en el enfoque de la reducción de la oferta. Pienso que el Estado peruano debe explicarle a la comunidad internacional que al tratarse de un problema de demanda global, es poco lo que podemos hacer desde las regiones productoras.

En el VRAE se han producido más muertes a causa de la subversión y el narcotráfico. ¿Cuál es su opinión sobre esta situación?
Esto confirma el fracaso de la política elaborada por el Ministerio de Defensa. Los operativos militares y policiales no han tenido el éxito político deseado, y las cantidades de muertos hablan por sí solos. Por ello es necesario que el nuevo gobierno dé una señal de paz, sobre esa base hay una serie de instrumentos como la reinstalación de las mesas de diálogo con los productores agrarios como espacio de interlocución permanente.

¿Cuál es su evaluación respecto a la intervención militar en el VRAE?
Yo haría dos tipos de evaluación. Una de carácter policial relacionada a la actividad del narcotráfico, y la otra más de carácter estratégico militar. Lo primero  es que se evidencia el fracaso del concepto de narcoterrorismo, porque no estamos hablando de un mismo problema, sino de dos  el económico denominado narcotráfico, y el político denominado subversión, Sendero Luminoso (SL). Esta confusión debe terminar, y deben  existir dos estrategias coordinadas pero diferentes.

¿Cuáles serían esas estrategias?
Hay que aislar a la población de las columnas y del discurso de SL de los hermanos Quispe Palomino identificando - vía trabajo de inteligencia- sus estructuras rurales y urbanas. Y optar por una estrategia militar, basada en la eficacia y el uso intensivo de recursos.  En el tema de las drogas, se debería conversar con la cooperación internacional para readecuar los instrumentos con los que se cuenta para poder detectar los flujos de insumo de droga, de armas y corrupción. Pensamos en la creación de grupos  multisectoriales que puedan actuar en Machente, en Tambo, en los principales ejes desde donde hoy en día se filtran los insumos y la droga.

¿Sabe que hacer Ollanta Humala con el narcotráfico?
Yo creo que sí. Lo ha expresado tanto en el aspecto positivo de focalizar la lucha contra el crimen organizado como suspender aquellos instrumentos que no cumplan su cometido como el programa del CORAH, que en más de 20 años no ha podido tener control sobre el crecimiento de cultivos y la presencia del narcotráfico, y más bien ha  alimentado la presencia de grupos delincuenciales en las zonas cocaleras.

¿Qué debe hacer el próximo gobierno con el Plan VRAE?
A partir del 2012 podremos pensar en un consolidado de las partidas bajo un nuevo diseño del Plan, en donde haya mucha claridad, en los tres niveles, local, regional y nacional. Los encargados de ejecutarlo lo harán sobre los montos de los que se disponen y los instrumentos de monitoreo y supervisión que se hagan.

¿Cómo será la relación de Ollanta Humala con los Estados Unidos?
En las relaciones  con los Estados Unidos es necesario  apuntalar ciertos principios de autonomía, respeto en  la forma cómo percibimos y concebimos las políticas de estado en relación a las políticas de las drogas. Si eso requiere de hacer algunas modificaciones a la actual estructura de cooperación, pues tendremos que hacerlo bajo el marco de  los acuerdos que se hayan firmado entre ambos países, y por supuesto respetando los mecanismos constitucionales del Perú.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords