porno

Disfrutando tu ciudad, la haces más segura

Disfrutando tu ciudad, la haces más segura

op01-histeria

Por Wilfredo Ardito Vega

El domingo 7 de agosto, víspera del retorno a las clases en muchos colegios limeños, miles de padres de familia llevaron a sus hijos a ver el estreno de la temporada, Los Pitufos. A media tarde, en la mayoría de cines se habían agotado las entradas. De hecho, aquel día los McDonald's y los Bembos, los KFC y el Parque de las Leyendas, el Parque de la Reserva y Plaza San Miguel, el Olivar y los Parques Zonales estaban llenos de familias. Todas parecían haberse puesto de acuerdo para que Lima pareciera lo que yo creo que es: una ciudad cuyos habitantes pueden salir con sus hijos a darse una vuelta sin mayor temor.

Ese mismo día, sin embargo, seguía hospitalizada la hija del congresista Renzo Reggiardo, abaleada por los delincuentes que pretendían robar el vehículo en que viajaba y los noticieros y periódicos habían usado ese crimen para mostrar que Lima sufre una terrible ola de violencia. Como ocurrió con Romina Cornejo y Paola Vargas, la pequeña Ariana había sido víctima de delincuentes comunes, que ni la conocían ni sentían hacia ella algún odio personal. Por eso mismo, supongo, es que resulta más fácil manipular el temor de que "a cualquiera le puede pasar".

El problema es que, cuando los medios de comunicación usan casos individuales para generar una sensación colectiva de inseguridad, la población puede respaldar medidas represivas indiscriminadas y justificar abusos policiales, que pueden llegar a ser mortales, como ocurrió con frecuencia durante el gobierno anterior.

Por ejemplo, frente al asesinato del vigilante Gerson Falla, ocurrido el 24 de abril en la comisaría de San Borja, no produjeron ni marchas de solidaridad ni pronunciamientos de alcaldes, ministros o congresistas. Tampoco se produjeron cuando Wilhem Cavero fue asesinado por varios policías en San Miguel, cuando los policías de la Comisaría de Salamanca mataron a la estudiante Brigitte Acuña, o frente a las muertes de la señora Karina Rondón en el Callao o el empresario Guillermo Li en Monterrico. En todos estos casos, los medios de comunicación evitaban alimentar la inseguridad y la sensación de "también me pudo pasar a mí".

Evidentemente, la cobertura mediática puede generar que la población perciba un crimen como un hecho cercano o lejano. Inclusive logra que algunas muertes sean consideradas "necesarias": en tiempos de García, esto sucedía cuando los fallecidos eran presentados como una "amenaza para la sociedad", como las 65 personas muertas por la policía mientras participaban en diversas movilizaciones sociales o, peor aún, las 47 ejecuciones extrajudiciales cometidas por el escuadrón de la muerte de Trujillo.

Ahora bien, es perfectamente comprensible que existan problemas de delincuencia en una ciudad como Lima, con más de ocho millones de habitantes y elevados niveles de pobreza, desigualdad y frustraciones. Lo lamentable es que muchos medios de comunicación y muchos políticos prefieren no ver que la delincuencia es el síntoma y no la enfermedad. En los países latinoamericanos donde existe más equidad y la pobreza es muy reducida, la delincuencia es mínima (Costa Rica y Uruguay por ejemplo). En las antípodas se encuentran Brasil o Guatemala con sus niveles terribles de desigualdad y criminalidad.

Lamentablemente, sin percibir los problemas de fondo, las autoridades reaccionan de manera emotiva ante las informaciones sobre inseguridad y delincuencia. Tras el asalto que sufrió la familia de Renzo Reggiardo en el Congreso se formó precipitadamente una Comisión de Seguridad Ciudadana, donde los temas sociales y preventivos parecen totalmente dejados de lado. Y de forma incomprensible la preside el propio Reggiardo, quien no tiene ninguna calificación para ello, salvo su condición de víctima. Hace unos días él inclusive decía que el ejército debía salir a las calles a luchar contra la delincuencia. Más que patrullas militares, sería necesario asegurar la eficacia en la policía y el Poder Judicial y enfrentar la pobreza y la desigualdad.

Hace algunos años, en Bogotá se redujo sustancialmente la criminalidad al generar relaciones de confianza entre los ciudadanos. Son fundamentales también los espacios públicos seguros donde se alivian tensiones sociales y fluye mejor la convivencia humana. En Lima existen así excelentes ejemplos de regeneración urbana como la Alameda Chabuca Granda, el Parque de la Muralla y el Jirón Trujillo del Rímac. La reapertura del Parque de la Reserva durante las mañanas y el uso del Jirón Ica-Ucayali para actividades culturales los domingos son buenas iniciativas de la actual gestión municipal (les adjunto unas fotos). Los espacios públicos, sin embargo, siguen siendo escasos y necesarios en las zonas más pobres.

Paralelamente, una buena respuesta que los ciudadanos comunes y corrientes pueden dar frente a la delincuencia es continuar disfrutando de la ciudad sin permitir que los paralice el temor incrementado tan eficientemente por los medios de comunicación. Así la propia población convierte a su ciudad en un lugar más seguro. Afortunadamente, muchos limeños saben hacerlo todos los días.

ADEMÁS...

  • El 14 de agosto se conmemoró un nuevo aniversario de la masacre de Accomarca, pero en este caso, por primera vez en 26 años, Telmo Hurtado, el responsable de este crimen se encuentra detenido y procesado.
  • Cuatro años después del terremoto que asoló Pisco, Chincha y otras localidades iqueñas, más de cuarenta mil damnificados todavía sobreviven en lamentables condiciones.
  • La muerte del fotógrafo Ivo Dutra, atropellado por un chofer de combi, ha generado gran impacto en sus colegas de diversos medios de comunicación, que espero puedan promover campañas para evitar más accidentes de tránsito.
  • Hablando de transporte público, la Municipalidad de Lima ha modificado de manera improvisada los paraderos de la avenida Javier Prado causando serios inconvenientes a miles de pasajeros.
  • Una entidad estatal, Agrobanco, puede ser severamente sancionada por la publicación de un aviso discriminatorio por causal de edad.
  • Este 21 de agosto se realizará el 6° Paseo de Lima Antigua y visitaremos el Palacio de Torre Tagle y otros hermosos edificios. Pueden inscribirse escribiendo a Vladimir Velásquez a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o a mi correo. El paseo es gratuito y nuevamente hará de guía este amable servidor.

APORTES Y COMENTARIOS (Sobre la RP 368):

  • Hacía tiempo que pensaba entrevistar a Robinson Gonzales para una investigación sobre desarrollo del pensamiento, ya que refleja una deficiencia en su sistema lógico, además de un evidente atraso en su desarrollo moral. Por otro lado, entender que los derechos humanos, los principios éticos están por encima de las prácticas culturales no es algo sencillo de lograr y una enorme cantidad de personas, adultas, profesionales, tienen limitaciones al respecto. Me alegro que hayan expectorado a ese juez indigno del Poder Judicial, donde nunca debió estar (Una psicóloga).
  • Si los medios de comunicación difundieran más lo que ha ocurrido con Gonzales y no le dieran tanto espacio a personas como Martha Chávez seríamos otro país (Una profesora).
  • Los vocales Gonzales y Cabanillas eran bebes de pecho en comparación con otros magistrados... y ni qué decir de lo que pasa en provincias (Un abogado).
  • Gonzales siempre venía a enseñarnos en la Maestría de Derecho Penal y era muy alegre. Inclusive nos vendió tres CDs con temas de su inspiración y cantados por él mismo. Personalmente, me parecía que un vocal de la Corte Suprema no estaba para estas cosas y se debía dedicar más al tema intelectual. El sábado, cuando me enteré de su no ratificación, sentí algo de tristeza, pero ahora que leo Justicia Viva, esa pena se ha diluido. Creo que se hizo justicia (Un magistrado).
  • Yo he celebrado de muy buena gana la destitución de Robinson Gonzales. ¡Bravo por el CNM! Se hizo justicia. (Una feminista)
  • Conocí el segundo caso de violación cuando trabajaba en Flora Tristán y preparamos el libro De la Denuncia a la Sanción sobre la impunidad en este tipo de delitos (se puede descargar de http://es.scribd.com/doc/12765233/De-la-denuncia-a-la-sancionsistema-penal-peruano-y-procesamiento-de-delitos-sexuales.) Al ver el razonamiento de Gonzales nos preguntábamos en qué porcentaje había pesado el machismo y en qué porcentaje la corrupción: le preguntó al perito si había la posibilidad de que el desgarro en la niña se hubiera producido por una caída y cuando el perito, a su insistencia, respondió que existía una posibilidad aunque improbable, se basó en esa respuesta para aplicar el in dubio pro reo. El caso está en las páginas 36 y 37 del libro (Beatriz Ramírez, abogada y una de las autoras).

LA FRASE W: Una sociedad segura y feliz sería una desgracia para muchos periodistas.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords