porno

Revolución sin partido

Revolución sin partido

bll-articulo05-29-08-2011

Por Antonio Zapata

Luego de la Revolución Francesa, todas las grandes transformaciones políticas se han caracterizado por la presencia de un partido interesado en derribar el sistema. Durante los acontecimientos de 1789, faltaba esa conciencia y el movimiento originario de la sociedad moderna fue bastante espontáneo. Casi inmediatamente surgieron clubes políticos que desarrollaron un sangriento combate por imponer sus planteamientos. Los girondinos y sus rivales jacobinos expresaban la primera formación de los partidos políticos, que desde entonces han luchado por capturar el poder.

Luego, todas las revoluciones han contado con un partido dirigente explícitamente orientado a derribar el sistema. Por ejemplo, la Revolución Rusa es indesligable del bolchevismo y su esfuerzo por derribar al Estado zarista, a través de una insurrección obrera representada por el partido. La Revolución China igual, puesto que Mao Tse Tung y el Partido Comunista logran la victoria revolucionaria en 1949, después de una guerra prolongada del campo a la ciudad. Ambos procesos fueron paradigmáticos y establecieron modelos con millones de seguidores en el mundo entero.

Pero, después de la caída del Muro de Berlín y el derrumbe del socialismo real, los revolucionarios se han extinguido. Ese proceso había sido anticipado por el giro de la China comunista hacia el mercado, que melló su atractivo para los revolucionarios del Tercer Mundo. Paralelamente, la China olvidó a sus partidarios internacionales y se generó una brecha no superada hasta hoy.

Caído el prestigio revolucionario de Rusia y China, solo quedaba Cuba, pero era demasiado regional para lograr gravitación mundial y, además, su encanto estaba en declive debido a la prolongada dictadura de los hermanos Castro.

La revolución parecía haber muerto y ese era el sentido último de la frase sobre el “fin de las ideologías”. La clave de su fallecimiento se hallaría en su incapacidad para asumir el tema de la democracia. La gente aspira a la libertad y las revoluciones han sido tiranas. Por ello, se asumía que la democracia occidental era el régimen perfecto. El capitalismo generaba crecimiento económico y la democracia política regulaba las contradicciones, de aquí a la eternidad.

Pero, el capitalismo entró en crisis el 2008 y escapó a sus peores efectos de forma muy precaria, gracias a una fantástica inyección de dinero sin respaldo. Pareció que salía maltrecho, pero a poco parece estar cayendo nuevamente en falencia, quebrando uno de los enunciados claves del “fin de las ideologías”, la supuesta capacidad del sistema para crecer indefinidamente.

En forma paralela, se vienen desatando movimientos sociales de envergadura en medio planeta. El mundo árabe está en turbulencia, los Indignados ocupan plazas en España, Grecia e Israel y hasta Inglaterra viene de una explosión. Además, la crisis alcanza a Chile, que de ejemplo por excelencia del éxito del sistema ha pasado a evidenciar la amplitud de los movimientos sociales masivos en dirección a América Latina.

¿Qué capacidad tendrán estos movimientos sociales para transformar las realidades políticas contemporáneas? Una interpretación tradicional apostaría a que sus oportunidades son escasas, porque no hay partido y ni siquiera aparecen grupos revolucionarios.

Falta la voluntad consciente y organizada. Pero ella llevó a las dictaduras revolucionarias que fueron derribadas precisamente por su desprecio ante las aspiraciones democráticas. Entonces, si la historia nos dice que partido revolucionario deriva en dictadura, la recuperación del activismo espontáneo, característico de la primigenia Revolución Francesa, podría llevarnos a una transformación en libertad.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords