porno

Los intereses de Qatar en Libia

Los intereses de Qatar en Libia

bll-articulo11-30-08-2011

Por Isaac Bigio - Análisis Global

El desplome de Gadafi viene siendo presentado como la tercera victoria consecutiva de la ola de revoluciones democratizadores que sacuden al mundo árabe. No obstante, llama la atención el hecho de que en la guerra libia no hayan participado grandes contingentes de Túnez y Egipto (los dos principales y muy poblados vecinos de este país norafricano), quienes echaron a sus dictaduras con masivas protestas populares.

Una de las características de toda ola regional de revoluciones es que los movimientos que van triunfando en un país apuntan a extenderse en su vecino. Esto es lo que ha pasado desde el proceso de las independencias latinoamericanas a las revoluciones europeas.

En Libia las principales fuerzas internacionales son las de la OTAN, cuyas más de 7,500 misiones de ataques aéreos han sido el motor de la derrota de Gadafi, mientras que solo hay 3 pequeños  países árabes que han enviado aviones (todos ellos monarquías que nunca han tenido un solo jefe de estado que haya sido electo, pues todos ellos heredan el poder): Jordania, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Qatar.

Mientras el primero permite un parlamento con poco poder, los otros dos son emiratos autoritarios donde gran parte de la población que ha sido la mano de obra en el boom de la construcción que tienen carece de derechos.  Los EAU son una federación de 7 emires, donde el de de Abu Dabi tiene la presidencia y el de Dubai el premierato, ambos cargos vitalicios y hereditarios.  Qatar es un emirato independiente donde nunca ha habido elecciones generales y los partidos y sindicatos están proscritos.

Qatar es el principal país árabe y musulmán que integra la coalición contra Gadafi. Antes, cuando los rebeldes se quedaron en Bengazi sin petróleo y muchos productos, Qatar les llegó a proveer el 100% de sus combustibles además de  mucho dinero y abastecimiento.

La bandera qatarí se ganó, por ello, el derecho a ser la del mundo mahometano que más ha flameado en el bastión del Consejo Nacional Transitorio de Bengazi junto a las de la monarquía libia (que hoy ésta enarbola como su estandarte) y a las de sus aliados de la OTAN.

Mientras caía la residencia de Gadafi (donde, según algunos informes, actuaron comandos qatarís) en Qatar se reunieron los cancilleres árabes para apoyar a los rebeldes y pedir que las potencias occidentales entreguen cuentas congeladas de Libia por valor de $5,000 millones al nuevo gobierno transitorio.

Al Yazeera (el canal de Qatar) ha asistido a los rebeldes con cobertura y asistiéndoles a tener su propia estación de TV.

Paradójicamente, la invasión a Libia se dio al mismo tiempo que las petro-monarquías de la península árabe entraban a Bahréin (la isla conectada por un puente a Qatar) para sofocar las protestas pro-democracia.

La intervención de Qatar, uno de las peores autocracias del mundo, en ambos procesos muestra cuán limitada o controversial es la democracia que se pretende imponer en la Libia post-Gadafi y en el nuevo Medio Oriente.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords