bad fake rolex are rolex watches on poshmark fake authentic rolex pen verses fake replica quality panerai watches copy hublot best replika
porno

El día en que me encañonaron por ir a misa

El día en que me encañonaron por ir a misa

op01-extrema

Por Wilfredo Ardito Vega

No es nada agradable ser encañonado y peor aún si a uno lo encañonen cuando quiere escuchar misa. Me sucedió a mí un domingo de octubre en 1998, a la entrada de la iglesia de San Francisco de Paula en Ayacucho. La razón por la cual los jóvenes soldados me apuntaban era que quien celebraba misa era el arzobispo, Juan Luis Cipriani y, al parecer, nadie podía ingresar.

"Quien manda en Ayacucho no es el Jefe del Comando Político Militar, ni el Presidente del CTAR[1]. Cipriani es el verdadero representante de Fujimori por acá" me había dicho un amigo y, mientras yo mantenía mis brazos en alto frente a las tres escopetas de, pensaba que debía ser cierto.

En 1998, Cipriani llevaba ya 10 años en Ayacucho, adonde primero llegó como Obispo Auxiliar del Arzobispo Federico Richter Prada, fallecido hace pocas semanas. Richter Prada pertenecía a una poderosa familia de hacendados ayacuchanos y entre 1983 y 1985, cuando las Fuerzas Armadas cometieron sucesivas masacres indiscriminadas de campesinos y se producían centenares de desapariciones, evitó toda crítica al respecto. En mi opinión, Richter Prada fue el principal responsable por el polémico discurso de Juan Pablo II durante su breve visita a Ayacucho en 1985: si bien el Papa condenó severamente a los senderistas, no dijo una sola palabra sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas por los militares, entonces públicamente conocidas.

Años después, sin embargo, la persistente labor de la Comisión Episcopal de Acción Social logró que Richter Prada aceptara el funcionamiento en el Arzobispado de una oficina especial de ayuda social para atender a las víctimas de la violencia. La OAASA, dirigida por el sacerdote jesuita Carlos Schmidt, no duró mucho tiempo: a su llegada a Ayacucho, Cipriani logró que fuera cerrada.

Mi impresión es que Fujimori encontró en Cipriani el aliado de confianza que necesitaba para asegurar el control de la región, aunque sus intervenciones públicas tenían adrede carácter nacional: en aquellos años criticaba abiertamente a todos los opositores a Fujimori e insistía en que no se podía dudar de la integridad moral de los militares. Respaldó la ley de amnistía para los violadores de los derechos humanos y la inclusión de la pena de muerte en la Constitución de 1993. Su proximidad con Fujimori se manifestó cuando participó en 1997 en las negociaciones ante la toma de la residencia del Embajador japonés, pese a que Lima no estaba en su jurisdicción.

Ese mismo año, Cipriani también señaló que la Iglesia debía "recuperar" la Universidad Católica, según él "expropiada" por el gobierno de Velasco. Dado que la Universidad no fue expropiada desde el punto de vista material, creo que Cipriani se refería a una especie de "expropiación ideológica": la PUCP ya no representaría el pensamiento de la Iglesia, en la particular perspectiva que Cipriani tenía al respecto.

Ya establecido como Arzobispo de Lima, Cipriani continuó apoyando al régimen fujimorista hasta su colapso el año 2000. Al año siguiente, fue nombrado Cardenal y decidió asumir el cargo con una misa solemne en la Plaza de Armas. Pese a que así lo disponía el protocolo tradicional, ni el Presidente Valentín Paniagua ni ninguno de sus ministros asistieron a la ceremonia, marcando distancia con quien consideraban el único representante del fujimorismo que seguía en el poder. En cambio, sí acudieron a protestar muchas personas, incluidos catequistas y religiosos.

En los últimos diez años, muchas personas me han revelado que las posiciones políticas y el discurso intolerante de Cipriani terminaron por alejarlos definitivamente de la Iglesia. Paralelamente, en varias parroquias ha causado mucha tristeza el alejamiento de las congregaciones que allí trabajaban, por orden del Arzobispado.

Ahora, Cipriani centra su interés en controlar a la Universidad Católica, cuyas autoridades han sido claras en su defensa de la autonomía universitaria y la libertad de expresión. En cuanto al carácter católico de la Universidad, también puesto en cuestión, creo que siempre ha estado presente, no sólo por las actividades pastorales y los cursos de Teología, sino especialmente porque se fomentan valores que considero fundamentales para un católico como los derechos humanos y el compromiso de promover una sociedad más justa. No todos, claro, perciben así a una universidad católica: recuerdo que un compañero de estudios que se rehusaba a leer un texto de Bertrand Russell: su asesor espiritual, del Opus Dei, se lo había prohibido. La preocupación por un giro radical en la Universidad es, por lo tanto, bastante fundada.

Quienes actualmente admiran los hermosos retablos y querubines de San Francisco de Paula, difícilmente podrían imaginar las amenazas que antes enfrentaba quien pretendía ingresar a esa iglesia. Confiemos en que así también las amenazas que penden sobre la Universidad Católica puedan en unos años convertirse solamente en un mal recuerdo.

ADEMÁS...

  • Profunda preocupación viene generando el caso de Estinaldo Quispe, dirigente campesino de Santa Cruz (Cajamarca), condenado a 4 años de prisión por un delito inexistente y trasladado irregularmente al penal de Picsi (Chiclayo), donde habría sido agredido con un verduguillo. La esposa del señor Quispe también ha sido amenazada de muerte y ha denunciado que la condena, el traslado y las agresiones se deberían a las presiones de la empresa minera La Zanja.
  • La aprobación de la Ley de Consulta Previa a los Pueblos Indígenas marcará un hito en la prevención de los conflictos minero-ambientales y representa un paso fundamental en el reconocimiento de los derechos de los peruanos más olvidados.
  • Las Municipalidades de Lima y Callao anunciaron la creación de una Defensoría para dar apoyo legal a las víctimas de accidentes de tránsito y delincuencia común, que muchas veces permanecen indefensos. Esta oficina estará a cargo de Alejandro Silva, abogado comprometido desde hace muchos años con la defensa de los derechos humanos.
  • Robert Priday, Gerente General de Backus se retira del Perú en setiembre. Aunque muchas personas no lo conocen, su aporte ha sido importante para corregir la publicidad machista y racista de Cristal y Pilsen, permitir que se colocaran advertencias contra el exceso de consumo de alcohol y financiar el monumento a Nelson Mandela.
  • La Casa Prado, una de las construcciones más emblemáticas de Miraflores, se salvó de su proyectada demolición por una decisión de la familia Prado, que la re-adquirió en un reciente remate. La casona, donde por varios años funcionó la Presidencia del Consejo de Ministros, será un centro de convenciones.

APORTES Y COMENTARIOS (Sobre la RP 370, referida a la cultura)

  • Cuando se habla de 'cultura', generalmente viene a la mente la idea de elitismo, de algo anquilosado en el pasado (y por tanto, prescindible), de un quehacer de muy pocos, y el hecho es que todos, aún aquellos que huyen de lo que la consideran una palabreja aburrida, son protagonistas y productores diarios de cultura, pues ésta se ramifica en incontables manifestaciones de las que ellos participan (música, expresiones varias, etcétera) (Un abogado).
  • Somos una sociedad con una cultura viva, y como bien dices en constante evolución, y aún nos quedan rezagos, como las corridas taurinas o peleas de gallos, que creo terminarán exactamente a medida que vayamos madurando. Todos debemos de contribuir en mejorar las relaciones con nuestro entorno, con ese pueblo del que somos parte, siempre con respeto a las diferentes manifestaciones culturales o grupos sociales (Un promotor cultural)

Sobre la referencia al congresista Reggiardo en la RP 369 sobre la sensación de inseguridad:

  • La vida es en realidad una suma de pequeños momentos que contienen pequeñas y grandes lecciones. Dramas como el vivido por el congresista Reggiardo contienen en sí mismos las lecciones que nos toca aprender: él ha aprendido la lección y se enfoca en aquello que no se enfocó antes. Eso, para mí, lo hace digno de reconocimiento y admiración: un ser humano que convierte su drama personal en una oportunidad para ocuparse de ayudar a los demás. Esto, se llama reconocer la propia imperfección. (Un diplomático).

LA FRASE W:

Cuando te digan "Te voy a ser sincero", prepárate para lo peor.

[1] Consejo Transitorio de Administración Regional, cargo instituido por Fujimori en lugar de los Presidentes Regionales.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.