porno

Salud mental postergada ¿hasta cuando?

SALUD MENTAL POSTERGADA

¿HASTA CUANDO?

Derechos, no compasión. Apoyo, no limosna. Es lo que reclaman nuestros compatriotas con discapacidad mental. ¿Los escuchamos, los respetamos?; el Estado, ciertamente, no.

18-14-01

Escribe Elsa Bustamante

El problema de la salud mental sólo se aborda en el país cuando un medio de comunicación difunde situaciones que nos estremecen y preferiríamos no escuchar: asesinatos de personas planificados por sus propios hijos, crímenes por celos, violencia contra menores, violaciones sexuales, violencia de pandillas… Pocas veces se aborda el tema de los derechos de las personas que tienen una enfermedad mental y la accesibilidad a tratamientos en el país. Sobre ellas recae lamentablemente el peso mayor del estigma y la discriminación de parte de la población e incluso de las entidades públicas que deberían protegerlas.

Algo similar sucede con las personas víctimas de la violencia política, si bien gracias a que la Ley del Plan de Reparaciones Integrales incluyó la atención en salud mental, están siendo atendidas por Equipos de la Estrategia Sanitaria de Salud Mental, aunque con las limitaciones de no contar con un sistema  articulado y fortalecido a todo nivel en nuestro país.

18-14-02Desde hace unos años se intenta desarrollar políticas eficientes y eficaces para atender la salud mental de la población. En 2006 el Ministerio de Salud aprobó por fin el Plan Nacional de Salud Mental (RM 943- 2006). En los años previos se habían aprobado los Lineamientos para la Acción en Salud Mental (RM075- 2004) y el nuevo Reglamento de Organización y Funciones del MINSA mediante el cual se creó la Dirección de Salud Mental. El Plan fue considerado un avance significativo y alentador, pero poco se ha avanzado desde entonces. Los mayores esfuerzos se han puesto en desarrollar planes regionales a partir de la Estrategia Nacional de Salud Mental y Cultura de Paz que prioriza zonas afectadas por la violencia política, y gradualmente se ha ido extendiendo el esfuerzo a otras regiones del país. Queda por cumplir con objetivos clave como contar con Unidades Orgánicas Regionales en la materia.

El primer objetivo del Plan Nacional, reconocer y posicionar a la salud mental como un derecho fundamental, tendría que reflejarse en el presupuesto anual del sector y en el porcentaje que le destinan los Gobiernos Regionales a través de las Direcciones Regionales de Salud. Pero, según la Defensoría del Pueblo (Informe Defensorial 140), el presupuesto de salud mental para el país en el 2007 sólo fue 0.37% del total del presupuesto inicial del MINSA. También señala dicho informe que en las regiones las acciones de salud mental se sostienen principalmente con aportes del Plan Integral de Reparaciones, Plan de Impacto Rápido en Adicciones y Programa JUNTOS Respecto al rol rector de MINSA en el tema, hasta la fecha y pese a que el actual Ministro se ha comprometido públicamente a implementar la Dirección ya existente en el ROF, no se cuenta aun con un cuadro de asignación de personal ni con presupuesto para su funcionamiento.

Los objetivos tres y cuatro están estrechamente relacionados con las reformas en el sistema de atención en salud mental. Este ha sido históricamente encasillado a la atención en instituciones especializadas centralizadas en Lima y algunas ciudades del interior, lo que ha resultado en estigmas y grandes brechas para el acceso a la atención y tratamiento, dejando también a un lado la atención primaria en salud mental y la atención en la comunidad.

Avances en las regiones

En Iquitos ha incorporado la atención en salud mental en su Hospital General, tanto a nivel ambulatorio y emergencias como en hospitalización, apuntalando la tendencia a cambiar el modelo institucionalizado por un modelo de sistema articulado a la comunidad. Medidas similares
se están implementando en otras zonas, incluyendo a los Conos Norte y Este de Lima Metropolitana.

El avance más importante es la incorporación de la atención a problemas de salud mental, a través de la ley Nº 29344 Ley marco de Aseguramiento Universal en Salud (AUS), aprobada en abril del 2009. Esta ley crea un Plan Esencial de Aseguramiento en Salud (PEAS), que incluye el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de Psicosis, Ansiedad, Depresión y Alcoholismo.

Pese a la poca voluntad demostrada por las más altas autoridades gubernamentales, las iniciativas particulares y las alianzas entre sociedad civil, organismos
internacionales y autoridades regionales, están ayudando a dar los primeros pasos. Sin embargo, sin una dirección que asuma un rol rector, corremos el riesgo de que estas iniciativas se trunquen o que la desarticulación e inequidad se agudice entre las diferentes zonas, regiones y sectores sociales del país. Urge que el desafío se asuma en el nivel central, que se implemente con presupuesto a la Dirección de Salud Mental y se den lineamientos que tomen en cuenta y  fortalezcan las iniciativas regionales.

Objetivos del Plan Nacional de Salud Mental 2006

1) Posicionar la salud mental como un derecho fundamental de la persona
2) Fortalecer el rol rector del MINSA en salud mental de manera concertada en el ámbito nacional, regional y local
3) Asegurar el acceso universal a la atención integral en salud mental, en base a la reestructuración de servicios que priorice la atención en la comunidad
4) Promover la equidad en la atención de salud mental en términos de estrato social, género, ciclo de vida y diversidad cultural

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords