porno

La batalla por la PUCP

ELa batalla por la PUCP

op01-opus-dei02

Por Nelson Manrique

La ofensiva de Juan Luis Cipriani contra la PUCP es parte de una estrategia mayor de los grupos conservadores de la iglesia católica que buscan consolidar el poder que han ganado durante las últimas dos décadas. Hasta 1990 el poder del Opus Dei era reducido en el Perú. Entonces su ascenso fue favorecido por el enfrentamiento que se produjo entre Alberto Fujimori y el arzobispo de Lima, monseñor Augusto Vargas Alzamora.

En la campaña presidencial de ese año, Fujimori logró colocarse a escasos puntos de Mario Vargas Llosa en la primera vuelta. La iglesia católica estaba alarmada pues con la lista de Cambio 90 ingresaron unos 15 miembros de las iglesias evangélicas al Parlamento, incluyendo al candidato a la segunda vicepresidencia, Carlos García y García, ex presidente del Consejo de Iglesias Evangélicas del Perú. La jerarquía eclesiástica temía el avance de las otras iglesias en el Estado y tomó partido por Vargas Llosa, involucrándose en una espiral de movidas políticas que terminó tomando el cariz de una guerra religiosa (MVLl, El pez en el agua).

En el clímax de la campaña se llegó hasta sacar en procesión al Señor de los Milagros y a la Virgen de la Evangelización en Lima, y a la Virgen de Chapi en Arequipa, la última semana de mayo.

No se pudo impedir que ganara Fujimori, pero se dañaron irremediablemente las relaciones con el jefe de la iglesia católica. Durante los años siguientes los roces entre Fujimori y Vargas Alzamora fueron constantes, y a la antipatía personal entre ambos se sumó el firme enfrentamiento del cardenal al programa de esterilizaciones masivas del fujimorismo. Se crearon así las condiciones para el acercamiento entre Fujimori y los sectores más conservadores de la iglesia.

Poco después del autogolpe del 5/4/92 se creó un obispado castrense y una prelatura personal para el Opus Dei, una jurisdicción eclesiástica que no depende del obispo local sino da cuenta directamente al Vaticano, medidas que expresaban el avance de los sectores conservadores, facilitado por el repliegue de la "iglesia popular", que, luego de un importante ascenso durante los años setenta, fue golpeada por la crisis de los ochenta y por el viraje conservador del Vaticano, que cambió el curso progresista inaugurado dos décadas antes con el papa Juan XXIII y el magisterio del Concilio Vaticano II.

A lo largo de la década del noventa, el Opus Dei mantuvo una estrecha alianza con el gobierno de Fujimori, tanto al interior del aparato estatal –por ejemplo, a través de los parlamentarios que son numerarios del Opus– como desde la iglesia. Cipriani, el más conspicuo representante de la Obra dentro de la jerarquía eclesiástica, apoyó al gobierno, primero desde el obispado de Ayacucho y luego desde el arzobispado de Lima. Por su parte Fujimori cooperó con gran eficacia para su designación como arzobispo de Lima, a través del embajador del Perú en el Vaticano Augusto Antonioli Vásquez, ex ministro fujimorista y prominente miembro del SIN de Vladimiro Montesinos. Nobleza obliga: durante la reciente campaña electoral, Cipriani apeló al "coraje espiritual" de Alan García y Ollanta Humala para demandarles indultar a Fujimori.

El ascenso del Opus Dei en el Perú fue favorecido desde Roma, donde la Obra logró colocar sus cuadros en puestos estratégicos. Para inicios del nuevo siglo, de los 33 obispos que este grupo tenía ocho estaban en el Perú, lo que nos convirtió en el país con más obispos del Opus en el mundo.

La gestión de Cipriani en el obispado de Ayacucho mereció un duro juicio de la CVR: "la defensa de los derechos humanos no fue firme en el arzobispado de Ayacucho durante la mayor parte del conflicto armado... dicho arzobispado puso obstáculos a la labor de organizaciones de la Iglesia vinculadas al tema, a la vez que negaba la existencia de violaciones a los derechos humanos cometidas en su jurisdicción. La CVR deplora que algunas autoridades eclesiásticas de Ayacucho, Huancavelica y Abancay no hayan cumplido con su compromiso pastoral" (CVR 2004).

Prudentemente, Cipriani tomó distancias del régimen de Fujimori pocos meses antes de su caída.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords