porno

¿Problema del Apra o del Perú?

Opinión - Javier Diez Canseco

op-rata

Los dos secretarios generales del APRA, altos funcionarios del Estado, son arrastrados –con otros del círculo íntimo de García– en un indetenible aluvión de denuncias de corrupción y abuso del poder. La torrentera que remece al partido político que lidera el presidente lo pone en su momento más crítico  desde la muerte de Haya de la Torre. Apenas terminado un tormentoso Congreso aprista que nombró su nueva dirección, frescas aún la condecoración presidencial a Omar Quezada  por su “excelencia” en Cofopri y el reconocimiento de García a la candidatura presidencial de su ex primer ministro Del Castillo, la crisis ha cambiado abruptamente el discurso presidencial. Los ayer condecorados y reconocidos parecen hoy más “ratas” o “basuras”. García los conmina a la renuncia y amenaza sacrificar su cuna política, si así encuentra la fórmula de  “diferenciarse” de la corruptela que asoma por todos los poros de su gestión.

Una situación delicada para el APRA y su futuro. Pero, ¿es un asunto del APRA o uno que debe encarar el país? ¿El espionaje telefónico, las labores de inteligencia privatizadas a cargo de los mismos operadores fujimontecinistas (que evidencia el caso BTR, Ponce Feijoó-Giampietri), las licitaciones amañadas, la ilegal venta y titulación de terrenos, los beneficios tributarios indebidos pactados para petroleras o mineras, los negocios acordados en las lujosas suites de hoteles cinco estrellas, son problema del APRA o del Estado y la sociedad? ¿Se resuelve con la licencia o renuncia de los secretarios generales y su “expulsión” (al estilo Mantilla o Rómulo León, “expulsados” pero activos, con enlaces gubernamentales y poder) de los involucrados? ¿No siguen los negociados como lo revela ENAPU? Esto nos implica y compromete a todos.
 
Ninguna pantomima entre García y sus secretarios generales resuelve. La corrupción generalizada requiere de cambios profundos en un régimen de gestión y representación política podrido hasta el tuétano en el que la gente no cree más. Urgen cambios constitucionales y legales que permitan transparencia en la gestión pública y del presupuesto, información oportuna y anticipada, efectiva capacidad de control ciudadano sobre las autoridades y capacidad de sancionar política y legalmente a los responsables de estas trapacerías. ¿Por qué no rige el derecho ciudadano a revocar el mandato a toda autoridad elegida por voto, incluyendo parlamentarios y al Presidente y plancha cuando (como García) hagan una mala gestión, falten a sus compromisos electorales, abusen del poder o cometan graves irregularidades? ¿Por qué se puede revocar alcaldes y presidentes regionales pero no parlamentarios y Presidente? ¿Por qué no se cumple con pre-publicar todos los procesos de compras, licitaciones, obras y concesiones antes de efectivizarlos, durante su ejecución y luego para permitir efectivo control? ¿Por qué no intervienen delegados ciudadanos en los espacios de definición y ejecución presupuestal para evitar pillerías? ¿Por  qué los delitos de corrupción no se han declarado imprescriptibles y pueden ser perseguidos de por vida (lo que permitió a García evadir los juicios)? ¿Por qué no se establece que quien ha sido condenado por corrupción no puede ejercer función pública ni postular a cargo electivo de por vida?
  
Urge también un cambio de actitud de la población: una actitud vigilante y participativa, un rol de las universidades, los colegios profesionales e instituciones especializadas de la sociedad civil en el control de la gestión gubernamental en todos los niveles, una labor más activa de investigación periodística independiente, una red de organismos de vigilancia ciudadana con presencia en los directorios de entidades públicas. Y ciertamente, un cambio de partidos y líderes para contar con gobernantes que ejerzan el poder obedeciendo a los electores, rindiendo cuentas y sometidos a su control. Una nueva forma de hacer política, un cambio de régimen político constitucional es indispensable.
Por Javier Diez Canseco

Comments  

 
0 #1 bernardo alayza 2010-05-16 07:40
La crisis ultima del gobierno aprista es como siempre la consecuencia del modelo neo liberal que impide que la bonanza económica se distribuya a la población y la ley de partidos que impide que los verdaderos movimientos sociales de la población se conviertan en Movimientos politicos: poniendo por encima los movimientos caudillistas sobre los sociales.Los escandalos de corrupción han salido a la luz por la propia fuerza de estos como el inicio de la nueva carrera electoral municipal y regional, lo que hace que los proto candidatos y candidatos oficiales se interesen por ellos.Para que la actividad politica que trascienda las urnas: formando: cuadros, opinión ciudadana y vigilancia ciudadana; debemos formar vías de expresión y de vigilancia ciudadana participativa. Muchos son los Movimientos politicos que asumen responsabilidad es de gobierno si los:cuadros, las ideas y las bases sociales necesarios; para enfrentar crisis como la actual del gobierno aprista.
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords