porno

MIMDES ¿Ser o no Ser?

MIMDES ¿Ser o no Ser?

op03-mimdes

Por David Montoya

Con la creación del Ministerio de Inclusión Social y la juramentación de la nueva ministra Carolina Trivelli, una buena elección, ya se abrió una nueva discusión, respecto a que si tiene sentido continuar con el Ministerio de la Mujer, cuando el 84% de sun presupuesto ha pasado al MIDIS, y su condición de portafolio o pliego habría sido erosionada neuralgicamente.

Las voces a favor y en contra han aparecido. Ex ministras del MIMDES como Ana Marìa Romero, Miriam Schenone y Nidia Vílchez han sintentizado su posición en que: "No puede haber un ministerio que solo se dedique al tema de género por sería irrelevante tener un ministerio con ese encargo".

Incluso, Ana María Romero ha señalado que el siglo 21 es innecesario un Ministerio de la Mujer, y que el MIMDES tiene que ingresar en una etapa de "profilaxis ideológica" para evaluar el cumplimiento de los objetivos trazados durante sus 15 años de funciones.

A favor de la continuidad del MIMDES se han pronunciado otro grupo de ex ministras como Anel Townsend y Carmen Vildoso. Su posición puede sintetizarse en: " es una oportunidad para que el aparato administrativo y la ministra pueda concentrarse de manera exclusiva en todo lo concerniente a velar por los derechos de las mujeres y los niños". Hasta ex ministras de educación como Mercedes Cabanillas se ha mostrado a favor de la continuidad del MIMDES como órgano rector.

La experiencia comparada nos puede dar una respuesta. En primer lugar en honor de la verdad, luego de la conferencia mundial de Beijing de la década del 90, en América Latina, lo países no crearon Ministerios de la Mujer. Sólo algunos Estados como el peruano respondieron a esos compromisos internacionales. Si damos un vistazo a la región andina, nos encontraremos que además del Perú y Venezuela, no existe el rango ministerial para el cumplimiento de la igualdad de oportunidades de género.

A pesar de esta realidad, pienso que el MIM (Ministerio de la Mujer ) en el Perú debería continuar pero estableciendo condiciones de gestión por resultados en un Estado unitario pero descentralizado. Chile, con todos los avances en cuanto a política económica y sus objetivos de incorporarse en el terreno de los países desarrollados en la próxima década, tiene el Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), que es una entidad creada desde 1991, como un organismo con rango ministerial, con asiento en el Consejo de Ministros de Chile y pliego presupuestal propio, pero que tiene una característica fundamental, sus funciones de políticas se encuentra descentralizadas por todo Chile, aunque como sabemos es una descentralización que se parece más una desconcentración de funciones.

Este organismo con rango ministerial, tiene casi los mismos programas con los que se ha quedado Aida García Naranjo, e incluso tiene algunos subprogramas como Programa Mujer Trabajadora y Jefa de Hogar; Programa de Buenas Prácticas Laborales; Programa de emprendimiento, además de los de violencia familiar, entre otros.

El número de personas que trabajan en este ministerio de chileno con presencia y rectoría nacional es muy parecido al que hoy se encuentran alojados en el Ministerio de la Mujer del Perú en la cuadra 6 del jirón Camaná, en el centro de Lima. Entre 300 y 400 personas, entre personas de planta y contratados. Claro, para la rectoría nacional en cuanto a políticas de género no requieren mucho más, porque todos los servicios están descentralizados.

Lo que falta mirar es el cumplimiento de metas en cuanto a igualdad de oportunidades de género, para mirar si esta estructura establecida en Chile o en otras partes de América Lationa ha sido eficaz para alcanzar resultados.

Tomando este ejemplo habría que señalar que tres son las condiciones para la continuidad del Ministerio de la Mujer. No basta decir que las mujeres son el 50% del país, si bien ese es un dato de la realidad necesita tener un mayor contenido. Por eso una primera condición, es que se debe tener pronto que significa para un ministerio tener el rol rector en un Estado descentralizado.

Algunos avances en esta materia existen, pero es necesario especificarlo para el caso del Ministerio de la Mujer. Una consultoría de PAR Salud sobre el rol rector nacional del Ministerio de Salud, señala que: " el nivel nacional de gobierno debe enfocar su accionar en el establecimiento de prioridades de políticas públicas, la provisión de normativa general, la implementación de estándares mínimos que aseguren equidad y la supervisión de su cumplimiento a nivel nacional... la función rectora en la formulación de políticas nacionales y sectoriales es el ejercicio del Gobierno a través del Sector correspondiente, de las responsabilidades y competencias sustantivas de la política pública que le son propias e indelegables. Su propósito es definir e implementar las decisiones y acciones públicas para satisfacer y garantizar, en el marco del modelo de desarrollo nacional adoptado, las necesidades y legítimas aspiraciones del conjunto de los actores sociales...Para lograr tal objetivo, se debe ejercer una dirección política y una dirección estratégica basada en el liderazgo técnico...el proceso de formulación de políticas públicas comprende en términos generales tres etapas el diseño, su ejecución y la supervisión de las mismas".

Una segunda condición tiene que ver con la profesionalización del personal del sector del Ministerio de la Mujer, tal cual están las condiciones de recursos humanos desde su creación, en cuanto a formación, incentivos-promoción, pero también sanciones reales, poco se podrá alcanzar. Y En tercer lugar, establecer un sistema de indicadores que puedan hacer el seguimiento de avances reales y de obtención de resultados.

En conclusión, estando de acuerdo con la continuidad del Ministerio de la Mujer, los argumentos a favor requieren de mayor profundidad, y no restringirse a datos generales o ideológicos, sino establecer la especificidad del sector, junto con los propósitos de modernidad y de descentralización.

Comments  

 
0 #3 francisco 2011-11-30 23:18
Quote
 
 
0 #2 Diana Villanueva . 2011-10-31 03:07
Estoy de acuerdo El que hacer es importante, pero mucho mas es como hacerlo y me refiero a la gestión. Es fundamental un cambio cultural institucional, que indicadores se van a tener y como evaluarán los resultados.
Quote
 
 
0 #1 Cecilia Serrano Alemán 2011-10-30 15:17
Me parece muy bien la opinión. Las metas deben ser especificadas, junto con las condiciones que ellas requieren. Las políticas públicas en torno al tema de la mujer, cruzan diversos temas, algunas de estas políticas datan de años, los medios para su efectivización, pasan por consideraciones además de políticas, culturales, que a veces no se han tomado en cuenta, y buscar soluciones diversas en nuestro pais diverso.
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords