porno

¿Vaso Medio LLeno?

armando02d

El cambio del gabinete ministerial de la semana pasada; previsiblemente el último que tendrá lugar hasta julio del 2011; ha sido el canto del cisne de este segundo periodo de Alan García. Sí alguien hubiera dicho 5 años atrás que la economía se encontraría en la situación que se encuentra ahora; aquellos de nosotros que vivimos el primer gobierno de García, probablemente hubiéramos suspirado aliviados y firmado el empate. Y es que, definitivamente no somos los campeones mundiales de la lucha contra la pobreza (huachaferias aparte) pero; felizmente; tampoco nos hemos convertido nuevamente en los campeones mundiales de la hiperinflación, el desempleo, la caída del producto, etc.

Justo es reconocerlo, las cosas pudieron salir peor. Ahora bien, ¿pudieron ser mejores? Absolutamente. Las cuentas fiscales se han mantenido estables, cierto; pero en 5 años se ha avanzado cero en reforma tributaria. No ha habido la voluntad para aumentar la recaudación, como si con un estado raquítico y desfinanciado podremos desarrollarnos sostenidamente. Hay que agregar que tampoco hubo reforma del estado, del poder judicial, de la educación, etc. El empleo ha crecido, pero el estancamiento de las condiciones laborales se mantiene, con un salario mínimo inmovilizado, como bandera del "aquí no pasa nada".

¿Y sobre la pobreza, qué?. Asumiendo como validas las cifras oficiales, habría disminuido. Pero las brechas y disparidades siguen siendo considerables. Igualmente, mucho se ha destacado el auge económico y el crecimiento del PBI; pero no se menciona que la concentración de la riqueza sigue viento en popa, la desigualdad en la distribución del ingreso y del gasto no ha disminuido, y, en algunos ámbitos, se ha incrementado. Crecimiento con desigualdad parece ser el nuevo paradigma.

Se celebra la llegada de grandes inversiones. Pero no se menciona que muchas de esas inversiones apuntalan el viejo esquema primario-exportador, bajo condiciones que no garantizan al país sus derechos sobre el uso y aprovechamiento de recursos naturales que, en la realidad, dejaron de ser nuestros. ¿Cuántos futuros Camiseas se habrán suscrito en los últimos tiempos?. Y mejor ni hablemos del crecimiento de la corrupción y el avance de los sectores políticamente más retrógrados, esos agrupados alrededor de la nueva inquisición ciprianesca.

Pero quizás lo más importante que nos legará García II será su autocomplacencia: la sensación de que aquí no pasa nada ni hay que cambiar nada, pues el modelo funciona: sólo el gran capital salvará al Perú y nuestro destino está trazado: ser una economía dependiente basada en exportar materias primas, con bajo valor agregado y mano de obra barata, subordinada a las grandes economías, y punto, que con eso basta y sobra para hacernos de un lugarcito bajo el sol. Que importa; pese a todo, nos las arreglamos para seguir creciendo. Somos el aprendiz feliz de bicicleta que hasta ahora no se ha caído y sigue avanzando, confiado en que no se le cruce ningún bache.

Por ello, cuando se hable de lo que fue y no fue García II, habrá que decir que no fue el futuro diferente que tanto nos prometió, sino más de lo mismo. Las reformas prometidas no se dieron, pero tampoco ocurrió un nuevo apracalipsis. Así, que consolemonos: al menos nos dejó el vaso medio lleno.

Por Armando Mendoza
Director de la revista Bajo La Lupa
Grupo Bajo La Lupa 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords