porno

EDITORIAL

Elegir a la mejor ¿Cómo sabremos cual es?

marfil-editorial

Entramos la recta final de la campaña electoral para renovar a autoridades regionales y municipales, y merece la pena detenernos a reflexionar sobre algunos temas.

Primero, el triste papel que están jugando –con honrosas excepciones- los medios. Aterrados con el ascenso vertiginoso de Susana Villarán en las preferencias de los electores limeños, algunos columnistas y comentarista se han dedicado a hurgar en su vida personal, levantar rumores, buscarle cinco pies al gato. Otros hacen lo mismo con Lourdes. También están participando de esta especia de carnavales a la antigua, con pintura y con talco, los ya anunciados candidatos presidenciales, y los diarios- por cierto- les dan amplia cobertura. PPK, por ejemplo, con sus comentarios tendenciosos amparados en el supuesto dominio que tiene sobre temas claves, como el comportamiento de los inversionistas extranjeros. Y el alcalde saliente, Castañeda, también pretendiente al sillón presidencial, al implicar que "sus" obras peligran y ocultar la verdadera naturaleza de sus famosos hospitales solidarios, que ni son realmente hospitales, ni son solidarios ni atienden realmente a los más pobres, y por el contrario, son franquicias privadas que gozan de privilegios tributarios , en otras palabras no pagan impuestos, por ser un OPD (Organismo Público Descentralizado) de la Municipalidad Metropolitana de Lima, como bien se ha encargado de aclarar el Dr. Vinces Rentería.

Lo cierto es que los diarios de circulación nacional se ha dedicado a hacer ruido, a causar escándalo, lo mismo que algunos programas de televisión. Pero llegan a tal punto que nos damos cuenta, los ciudadanos y ciudadanas, que están tratando de hacer los diarios y emisoras de televisión, exactamente lo contrario de lo que se supone deben hacer: no dejar que nos informemos, más bien, contribuir a confundirnos. Porque mucho ruido impide escuchar, dialogar, pensar. Y con tanto escándalo, acusaciones y dudas, poca atención se presta a las propuestas de las candidatas, que deben ser técnicamente bien fundadas pero no sólo eso: porque hay modos de hacer las cosas, y mientras Villarán menciona con frecuencia palabras como concertar, convocar a los representantes de las organizaciones, dialogar con los interesados, pocas veces hemos oído a Lourdes emplear estos términos, Entonces hay que fijarse en las propuestas, en los equipos técnicos, y también en las trayectorias, en las experiencias previas de los candidatos, en sus modos de hacer y relacionarse... El lunes será el último gran debate en televisión, el primero más bien: porque en los anteriores el tiempo fue tan corto y tantos los participantes que poco pudieron debatir. Esperemos que los diarios escandalosos y sus columnistas desesperados dejen de hacer ruido por un rato, y permitan a la población escuchar a las dos candidatas punteras y reflexionar con calma, para que el voto de la ciudadanía este 3 de Octubre sea como debe ser: informado, reflexivo y responsable.

Y esto nos remite a una nota alegre: por que la contienda se ha decidido esta vez entre dos mujeres. Ya son 100 años desde que voces valientes de mujeres como María Jesús Alvarado, Miguelina Acosta y Dora Mayer se alzaron para reclamar el derecho al voto y a la participación política para las mujeres peruanas, y más de 50 años que el dictador Odría lo concedió en un vano intento de ganar las elecciones para continuar en el sillón presidencial. Pero hasta ahora siguen siendo contadas con lo dedos de la mano las alcaldesas, al igual que lo son las ministras, las parlamentarias, las rectoras. Y en muchas organizaciones, aun cuando las que chambean más duro sean las mujeres, llegado el momento de elegir representantes, no hay candidatas ni siquiera para cumplir con el 30% que la ley establece como mínimo: porque los esposaos no les dan permiso (si, aun sucede!), o porque el trabajo doméstico no les da respiro (las mujeres en el Perú trabajan 3 a 4 diarias más que los varones, como lo mostrará pronto la nueva encuesta de uso de tiempo que está implementando el INEI), o porque ellas no se sienten preparadas, capaces. Por eso nos alegra que la disputa sea entre dos mujeres. Confiamos que con su ejemplo en esta campaña, con su buen desempeño en el sillón edil, nos den valor y confianza a las demás mujeres que nosotras podemos hacerlos tan bien o mejor que ellos!

Pero eso si, y con esto la nota final, que no olvidemos también que nadie, ningún gobernante o gobernanta, por más honesta, bien preparada y trabajadora que sea puede cambiar el mundo sola, y que si lo que queremos es que se destierre la corrupción, tener calles más limpias y seguras, que el agua alcance para todos, mejorar nuestra calidad de vida: depende de todos y todas nosotras también. Quien quiera sea elegida el próximo domingo como Alcaldesa de Lima merece y necesita nuestra participación: con ideas y palabras, compromiso y acción, con respeto y vigilancia. Y eso también es "hacer política", hacerla como debe ser: poniendo por delante el bien común.

 

Por Marfil Francke
Equipo Editorial
Grupo Bajo La Lupa 
Para leer más sobre el verdadero carácter de los hospitales solidarios: www.generaccion.com/usuarios/33797/mitos-hospitales-solidaridad

 

 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords