porno

¿La violencia, una herramienta legítima para la paz?

¿La violencia, una herramienta legítima para la paz?

op-colombia01Por Oscar Vidarte Arévalo1

Como parte de cualquier conflicto armado, es motivo de festejo por una de las partes dar un fuerte golpe militar a su oponente, más aun cuando dicha acción conlleva la muerte de uno de sus principales líderes. Sin embargo, esta victoria no puede llevarnos a aceptar como legitimo la utilización de bombardeos como principal medio para vencer al enemigo.

Israel es experto en desarrollar esta forma de asesinato selectivo en su lucha contra los grupos terroristas que cuestionan su política en Medio Oriente. A inicios del 2009, Israel no tuvo ningún problema en bombardear la casa de un importante líder de Hamas, Nizar Rayyan, ubicada en la franja de Gaza, conjuntamente con 11 civiles, incluidos sus esposas e hijos. Este es solo un ejemplo de una práctica lamentable y claramente ilegal, aunque para muchos, necesaria en todo conflicto bélico.

Si bien es cierto que el caso colombiano es diferente ya que los bombardeos que ha utilizado el gobierno de dicho país como estrategia militar contra las FARC, básicamente los últimos 3 años, han sido contra campamentos de este grupo terrorista en la selva colombiana, y no contra objetivos civiles, es imprescindible permanecer alertas ante una posible violación al ordenamiento jurídico. Esto es aún más importante luego de que el 2008 el ejército colombiano bombardeara territorio ecuatoriano para acabar con la vida de otro importante líder de las FARC violando el derecho internacional o luego de conocida la práctica de los "falsos positivos" por parte del ejército colombiano, por medio del cual se asesinaron a cientos de civiles con la finalidad de inflar las cifras de la lucha contra los grupos armados ilegales en Colombia.

La legitimidad que pueden llegar a tener este tipo de acciones dentro de una sociedad, mas aun frente a la algarabía que causa acabar con el enemigo, puede brindar los incentivos necesarios a cualquier gobierno para utilizar este tipo de estrategia frente a otras amenazas. ¿Porque no utilizarlo en la lucha contra el narcotráfico, cuando es evidente que es el real sustento de las actividades de las principales organizaciones armadas ilegales en Colombia? De ahí a utilizar bombardeos o matanzas selectivas contra amenazas reales a la seguridad de un país que incluyan civiles en su ámbito de acción, nos encontramos a un paso. Es más, ya existen algunas acusaciones en relación a la presencia de civiles afectados a partir de los bombardeos contra campamentos de las FARC. En todo caso, no se puede olvidar la terrible masacre de Santo Domingo (Arauca – Colombia) en 1998, en la cual murieron 17 civiles bajo el poder destructor de las hoy prohibidas bombas de racimo.

A pesar de todo lo avanzado en materia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, seguimos considerando a la violencia como una forma legítima de lograr la paz, muchas veces violando la misma normativa internacional. No hay mayor contradicción en lo señalado. Mientras tanto, el recientemente electo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, acaba de señalar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en relación al conflicto interno existente en su país: "queremos alcanzar la paz, bien sea por la razón o por la fuerza".

De que nos ha servido todo la regulación tendiente a prohibir el uso de la fuerza, frente al clásico ius ad bellum que permitía a los Estados utilizar la guerra como medio para solucionar sus controversias o alcanzar sus intereses. ¿Acaso no es un retroceso permitir el uso de la fuerza por consideraciones internas de los Estados? ¿Acaso esta prohibición no buscaba evitar el sufrimiento básicamente de civiles que pudo apreciarse tanto en la 1era como en la 2da Guerra Mundial? ¿Acaso no hemos aprendido nada y ahora estamos celebrando violaciones al derecho en aras de intereses mayores que parecen brindar legitimidad a la acción cometida? El presidente Santos tiene razón al expresar, ante el mismo foro mundial, que el bombardeo de hace unos días ha significado el golpe más importante y contundente que se le ha dado a las FARC en toda su historia, pero se equivoca completamente al esperar que este tipo de acciones los acerque a la paz.

Comments  

 
#2 online pay per view 2014-10-20 07:00
violencia como una forma legítima de lograr la paz, muchas veces violando la misma normativa internacional. No hay mayor contradicción en lo señalado. Mientras tanto, el recientemente electo presidente de Colomb
 
 
+1 #1 Luz Helena Echeverri 2010-09-30 21:44
Soy colombiana y he vivido todo lo negativo que le ha traído estos grupos terroristas a mi país, y estoy segura, como bien lo dice este artículo, que la manera de acabar con los grupos guerrilleros y paramilitares no es la violencia sino convocar al diálogo y llegar a acuerdos que permitan la convivencia y la tolerancia. Lo único que se logra con este tipo de bombardeos es alborotar a estos grupos y comenzar olas de violencia en la que los civiles van a ser los más afectados...se justificará sacrificar tantas vidas inocentes para lograr la paz?
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords