porno

Omar Chehade, autoinmune

Omar Chehade, autoinmune

op03-chehadeautoin

Por Nelson Manrique

Luego de las declaraciones del presidente Humala que sugirieron que su vicepresidente debiera dar un paso al costado y ver al aludido mirar a otro lado y silbar hay que concluir que Omar Chehade pertenece a esa estirpe de personajes que cuando les dicen "¡lárgate!" contestan: "¡a mí con indirectas!".

Unas semanas después de destapado el escándalo de su reunión con tres generales de la policía, su hermano y un amigo "que pasaba por ahí" en el restaurante Las Brujas de Cachiche, lo sucedido parece bastante claro. Chehade afirmó en el programa de Jaime de Althaus que en esa reunión nunca se habló del tema de la hacienda azucarera Andahuasi, pero se vio obligado a desdecirse luego de que fuera desmentido por los generales asistentes. Afirma que la cena fue una "reunión informal", pero él la convocó en su condición de vicepresidente de la República en ejercicio.

Investigaciones posteriores mostraron oscuras movidas judiciales del grupo Wong para conseguir que una jueza de Chiclayo les entregara el control de la empresa azucarera emplazada en el departamento de Lima, allanando así el terreno para la intervención policial contra los trabajadores que según Chehade no fue el tema de la reunión en el conocido restaurante criollo.

Negó luego Omar Chehade que su hermano y el amigo que "pasaba por ahí" hubieran ido después a buscar al general Arteta al cuartel El Potao llevando de una orden judicial irregular, que disponía la intervención policial en Andahuasi. Pero hay seis testigos que lo contradicen. Las peores mentiras son aquellas que involucran a demasiadas personas. A esto se ha añadido la denuncia de que, a pocos días de ser elegido vicepresidente, intentó hacer lobbie a favor de una empresa brasileña para la concesión del siguiente tramo de las obras del tren eléctrico.

En resumen, existen evidencias suficientes para justificar una investigación judicial. Pero Omar Chehade, que clama su inocencia, no parece dispuesto a renunciar a la inmunidad parlamentaria que lo sustrae de la justicia e impide deslindar, en la instancia que corresponde, su inocencia o su culpabilidad. Si Chehade está verdaderamente convencido de su inocencia el camino más simple para demostrarla es renunciar a su inmunidad permitiendo ahorrar los 75 días que va a demorar la investigación de la Comisión del Congreso que debe proponer que se la levanten y pasar directamente a la investigación judicial, que debe exculparlo o condenarlo. Pero un pálpito de clarividencia me dice que no va a seguir este camino.

La inmunidad es una institución cuya función original es proteger a los parlamentarios elegidos de las presiones judiciales que pudieran mellar su independencia, resguardándolos de las persecuciones políticas. Desgraciadamente hemos visto en los últimos años cómo este objetivo legítimo ha sido bastardeado, al convertirse en un escudo para proteger a los corruptos. Hemos sido testigos de la desesperación de personajes que tienen deudas con la justicia (y en algunos casos mucho dinero) para incorporarse a alguna lista parlamentaria, con el objetivo de obtener la codiciada impunidad.

Casos como los de los ex congresistas Carlos Raffo y Jorge del Castillo, que durante años pudieron sustraerse a las investigaciones judiciales (el primero por recibir dinero de Montesinos y el segundo por el escándalo de las suites de Canaán) amparándose en su condición de parlamentarios, y que luego hicieron lo imposible para ser reelegidos para prolongar su condición de intocables. La magnética atracción que ejerce la inmunidad queda graficada en la forma como Del Castillo destruyó virtualmente al Apra como alternativa electoral, al liquidar su candidatura presidencial, en su afán de ser incorporado en la lista parlamentaria aprista. Chehade no está solo.

La denuncia de "Hildebrandt en sus trece" acerca de la entrega de 11 de las 33 señales de TV abierta al holding mexicano norteamericano Ángel González amerita una investigación. No puede haber libertad de expresión cuando los medios se concentran en pocas manos, y los peruanos hemos podido comprobarlo en carne propia durante la reciente campaña electoral.

Comments  

 
#1 Humberto 2011-11-12 14:49
Da pena ver a este izquierdista ingenuo sumarse a la campaña de la derecha para inflar el tema Chehade. Parece quererse ganar amigos en la derecha. Existe en tramite tres procesos que decidiran la culpa de Chehade. Que quiere el Sr. Manrique? Por que se une a una grita encabezada por los medios de la SIP? Parece que con los años se ablandó radicalmente!!!
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords