porno
EDITORIAL

tito-editorialNO UNA SINO MUCHAS MUERTES

Sobre la epidemia del VIH y la ausencia de respuestas del Estado

Por Jorge Bracamonte Allaín - Grupo Bajo La Lupa (*)
 
Mientras gigantescas movilizaciones ciudadanas en la sierra norte del Perú vuelven a colocar sobre la mesa el asunto de las grandes injusticias con las que convivimos, el MINSA conmemora el "Día Mundial de Lucha contra el Sida" y hace de conocimiento público sus logros en la lucha contra el VIH/Sida. Sin duda el Estado peruano pierde una nueva oportunidad para sincerar su responsabilidad frente a lo que ocurre con la epidemia del VIH.
   
Desde la notificación del primer caso de VIH a la actualidad, el impacto de la epidemia en el Perú se ha concentrado básicamente en las comunidades de travestis, gays, bisexuales (TGB) y hombres que tienen sexo con hombres (HSH). Y desde hace poco más de una década la relación por sexos se mantiene estable, notificándose 03 casos en hombres por 01 en mujeres, siendo entre las personas con sexo masculino las y los TGB/HSH los más afectados. En 28 años de epidemia hemos transitado de la Peste Rosa a la epidemia de perfil concentrado. Es decir, frente a la posibilidad de transitar hacia una diseminación generalizada del VIH –como en gran parte de los países pobres del continente africano- hemos llegado a un punto donde la epidemia se ha estabilizado en su perfil concentrado,(1) afectando en forma particular a los grupos y comunidades expuestos a diversas formas de discriminación, inequidad y/o exclusión.
  
Frente a esta situación ¿Cuál ha sido la respuesta del Estado? Desde el MINSA se han desarrollado diversas iniciativas y estrategias con el objetivo de revertir el impacto de la epidemia en las comunidades de TGB y HSH. De éstas la más consistente y sostenida en el tiempo ha sido la estrategia de Atención Médica Periódica (AMP), dirigida a TGB y HSH y trabajadoras sexuales. Esta estrategia se propone cubrir las necesidades de atención existentes a través de los servicios ofertados por las unidades de CERITS y UAMPs,(2) y complementariamente, por la estrategia de Promotores Educadores de Pares (PEPs), que asegura un flujo permanente de usuarios hacia los establecimientos de salud.
   
A pesar de la necesidad y pertinencia de esta estrategia de intervención, en la práctica ha devenido en un gesto que oculta la incapacidad del Estado para enfrentar la epidemia. Siguiendo las recomendaciones de los organismos técnicos especializados, como ONUSIDA por ejm., los países podrían calcular a las poblaciones de TGB/HSH considerando 3 escenarios: del 3%, del 6% o del 10% de la población total con sexo masculino entre 15 y 49 años. Asumiendo un cálculo conservador el Perú cuenta con aproximadamente 450,000 personas TGB y HSH, a las que el Estado debe priorizar para su atención en prevención y diagnóstico oportuno del VIH. Sin embargo el país en los años que alcanzó su mayor record de atenciones (3) sólo ha logrado coberturar mediante AMP a no más del 10%, y mediante tamizaje con prueba rápida a no más del 5% de las necesidades existentes en TGB/HSH.
  
Lo más desconcertante de esta situación es que tanto los técnicos como decisores del MINSA están plenamente informados que para revertir una situación epidémica en una población específica, se debe garantizar coberturas que alcancen por lo menos al 80% de la población afectada o expuesta. En el caso de las comunidades TGB/HSH -donde además se concentra la epidemia- solo se estaría cubriendo el 10% de las necesidades de atención cada año. Por esta razón, los limitados esfuerzos del Estado sólo constituyen un gesto que oculta la incapacidad y falta de voluntad política del estado para revertir el impacto de la epidemia en las poblaciones de TGB y HSH.
  
Ciertamente el país debe felicitar que el MINSA brinde tratamiento gratuito a 16 mil personas que viven con el VIH, y que la mortalidad de las personas afectadas en el Perú haya disminuido en un 40% gracias a los Tratamientos Antirretrovirales de Gran Actividad (TARGA).(4) Sin embargo no debemos olvidar que el propio MINSA estima en por lo menos 70,000 mil a las personas que viven con VIH en el Perú. En este sentido resulta pertinente saber cuántas de estas 70,000 mil personas realmente acceden al TARGA, incluyendo a las 16,000 mil que son atendidas por el MINSA. Debemos preguntarnos por qué en el Perú las personas afectadas deben contar con un conteo igual o menor a 200 CD4 para acceder al TARGA (mientras que en otros países de América Latina acceden con un conteo mayor que asegura mejores condiciones de salud).(5) Por qué si la relación de la epidemia entre los sexos es de 3 hombres por cada mujer, en el acceso al TARGA la relación se equilibra a un hombre por cada mujer ¿Cuáles son los afectados que no acceden al TARGA? ¿Por qué razón no acceden al TARGA? ¿Cuál es la responsabilidad del Estado?
  
Sin duda hay muchos eventos que demuestran la incapacidad y falta de voluntad política del estado peruano para enfrentar el impacto de la epidemia. Recordemos que hemos tenido el triste privilegio de contar con un Ministro de Salud responsable de torpedear la única estrategia conocida y comprobada de prevención del VIH, el uso del preservativo. Durante todo el año 2010 hemos tenido establecimientos de salud en una situación de desabastecimiento generalizado de preservativos, que afectó sin duda a las y los usuarios más pobres y con menos posibilidades para acceder al cóndon. En la actualidad todavía muchos establecimientos que brindan el TARGA (6) se encuentran parcialmente desabastecidos de sus insumos, afectando los esquemas de tratamiento de muchas personas que viven con el VIH/Sida y colocando en riesgo sus vidas. Y por si fuera poco, la Oficina de Comunicaciones del MINSA -con profunda vocación confesional- pretende que el Perú es África y que debemos ocultar la realidad de la epidemia bajo la alfombra.
   
Hoy 1° de Diciembre, es inevitable pensar en las miles de personas muertas producto de una epidemia que hasta la actualidad no tiene cura, y también en el hecho de la responsabilidad del Estado ante tanta injusticia para quienes no acceden a la ciudadanía plena. El Dr. Alberto Tejada, actual Ministro de Salud, al igual que sus antecesores ha perdido una nueva oportunidad para sincerar esta situación que configura a
todas luces un HomoSidio de Estado.
(*) Ex Presidente del Movimiento Homosexual de Lima (Mhol)
Notas
  1. Organismos internacionales como el Banco Mundial y ONUSIDA clasifican la epidemia del VIH en tres tipos: a) epidemia incipiente, cuando los grupos de TGB/HSH, trabajadoras sexuales (TS) y población privada de su libertada (PPL) alcanzan prevalencias menores al 5%, y cuando la prevalencia en población general es menor al 1%, b) epidemia concentrada, cuando en alguno de los grupos de TGB/HSH, TS y PPL se alcanza prevalencias igual o mayores al 5%, y c) epidemia generalizada, cuando en población general se alcanza prevalencias mayores al 1%.
  2. El MINSA oferta la AMP para TGB/HSH y TS a través de los Centros de Referencia de Infecciones de Transmisión Sexual (CERITS) y de las Unidades de Atención Médica Periódica (UAMPs).
  3. Los años de mayor cobertura alcanzada por el MINSA han sido los de 2008 y 2009. Estas coberturas que han llegado a cubrir un promedio anual del 10% de las necesidades de atención existentes, se dieron gracias al soporte de la Sexta Ronda del Fondo Mundial que permitió incrementar en casi dos veces el total de educadores de pares existentes en el sistema del MINSA. Es importante anotar que a lo largo de los últimos 10 años de epidemia, la inversión del estado en la estrategia de educadores de pares se ha mantenido congelada mientras que en el mismo periodo, la epidemia se ha expandido a la totalidad de ciudades intermedias existentes del país.
  4. Estos logros han sido particularmente destacados por la Nota de Prensa del MINSA producida con ocasión del Día Mundial de Lucha Contra el Sida. Véase: http://www.rpp.com.pe/2011-12-01-mundo-conmemora-el-dia-mundial-de-la-lucha-contra-el-sida-noticia_427425.html
  5. Los CD4 (linfocitos T) son un grupo de células que tienen un papel muy importante en establecer y maximizar las capacidades de defensa del sistema inmunológico de las personas. Los organismos técnicos recomiendan a los países que las personas afectadas por el VIH ingresen oportunamente al tratamiento, por lo cual recomiendan el ingreso al TARGA antes de contar con igual o menos de 350 CD4.
  6. Esta situación de desabastecimiento parcial de los insumos del TARGA en el país ha sido denunciada por las organizaciones y redes de personas afectadas o viviendo con el VIH, y corroborada en varios momentos por la propia Defensoría del Pueblo. Véase: http://www.larepublica.pe/20-05-2009/defensoria-detecta-desabastecimiento-del-targa

Análisis y propuestas para el país
Grupo Bajo La Lupa

Comments  

 
0 #1 edu 2011-12-03 03:56
Saludos desde Piura. Creo que si bien es cierto es responsabilidad del estado garantizar el acceso, también es responsabilidad de la sociedad civil exigir que esta brecha se acorte implementando con justicia y "criterio técnico" estrategias a corto,mediano y largo plazo. De hecho las estrategias que han demostrado ser efectivas en reducir la prevelencia no abordan el problema de manera integral, pues nada se hace en lo formativo. El tema es complejo.
Un abrazo en la distancia
Eduardo
Quote
 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords