porno

Nada esta a salvo de los depredadores

Organización - editorial

armando02d

El modelo económico impuesto en el Perú desde los años 90, se ha caracterizado –entre otras cosas- por apostar por la concentración de la riqueza, así como la apropiación de bienes públicos (como son los recursos naturales) en favor de grandes agentes privados. Este proceso de enajenación de nuestro patrimonio común, se ha exacerbado en los últimos años de la mano de la doctrina del “Perro del Hortelano”, hasta el punto que hoy pareciera que ninguna parte de nuestro territorio, ningún recurso, estuviera a salvo de ser privatizado y desnacionalizado, todo en nombre del “desarrollo” y de la “globalización”. 

¿Pero de que desarrollo” estamos hablando? ¿Acaso la desaparición del patrimonio común califica como desarrollo? ¿Qué tiene que ver el progreso con la apropiación de recursos de todos, para beneficio de unos pocos? El discurso edulcorado, que nos promete a los peruanos el cielo y la tierra, esconde la realidad de la privatización de tierras y yacimientos, bosques y aguas bajo condiciones que no garantizan al país una participación justa en los beneficios generados por la explotación de dichos recursos, y le niegan la capacidad para decidir sobre su mejor uso. 

Así, bajo esa lógica perversa, desarrollo y globalización implican la perdida de soberanía y control sobre nuestros recursos naturales. Recordemos el caso de Camisea, y como el gas –que, sobre el papel, es de todos los peruanos- en la práctica pertenece a un consorcio extranjero, que puede exportarlo a donde quiera, mientras el Perú ni siquiera puede asegurar su abastecimiento interno. De igual manera el resurgimiento de los latifundios agrícolas; a costa de los pequeños y medianos productores; los repetidos intentos por privatizar los bosques de la amazonía, y el acaparamiento de recursos escasos, como el agua; son otras tantas manifestaciones de la pugna global por controlar los recursos naturales.

Ciertamente, nadie en su sano juicio podría oponerse al aprovechamiento de los recursos naturales, los cuales proveen medios indispensables para el bienestar humano. Pero también es cierto, que este aprovechamiento debe hacerse de manera racional, legítima, sostenible, y -por sobre todo- equitativa, pues pertenecen a todos los peruanos, y, por ello, justo es que todos nos beneficiemos. El proceso de crecimiento y globalización de la economía peruana no puede ser más de lo mismo, sino que tiene que ir responder a una visión de transformación del Perú para mejor, que asegure desarrollo sostenible, inclusión y equidad.

Por Armando Mendoza
Director de la Revista Bajo La Lupa

 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords