porno

Etiquetado de alimentos que contienen

componentes transgénicos y respeto a los consumidores

bll-articuloav-28-12-2011

Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios ASPEC

Frente al comunicado difundido esta semana por la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), es conveniente manifestar a la ciudadanía lo siguiente:

1. Uno de los principales derechos del consumidor reconocido por el Código de Protección y Defensa del Consumidor es el derecho a la información consignado en su art. 1° b).

2. En armonía con ese derecho, el art. 37° de dicho Código señala que: “Los alimentos que incorporen componentes genéticamente modificados deben indicarlo en sus etiquetas”. Así de simple, así de claro. Concurrentemente su Cuarta Disposición Complementaria Final determina que esta obligación debió empezarse a cumplir a los 180 días calendario contados a partir de la vigencia del Código, esto es, el 02 de abril de 2011.

3. Sin embargo, han transcurrido casi nueve meses adicionales y la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) aún no ha cumplido con publicar el Reglamento sobre etiquetado de OGM, comúnmente conocidos como transgénicos.

4. Ante nuestra solicitud, la PCM nos informó hace unos meses que el borrador del Reglamento había sido sometido a consulta internacional a fin de prevenir posibles sanciones si se consideraba que el mismo podía ser considerado un obstáculo técnico al comercio lo cual nos llamó la atención debido a que el etiquetado de alimentos transgénicos es una corriente mundial. En efecto, a la fecha, existen más de 50  países que lo han implementado y muchos de ellos tienen Tratados de Libre Comercio con el Perú, como Malasia, Unión Europea, China, Japón, entre otros.

5. Asimismo, cabe recordar que el 05 de julio de 2011, en Ginebra, Suiza,  la Comisión del Codex Alimentarius, integrada por los órganos reguladores de la seguridad alimentaria mundial, logró que la delegación de EE.UU. retire su oposición al documento de orientación sobre etiquetado de los alimentos transgénicos por lo que, finalmente, se pudo llegar a un acuerdo. Esto significa que cualquier país que desee adoptar el etiquetado de alimentos transgénicos ya no correrá el riesgo de enfrentar una demanda de la Organización Mundial de Comercio (OMC) porque las medidas nacionales basadas en orientaciones y normas del Codex NO PUEDEN SER IMPUGNADAS COMO OBSTÁCULOS AL COMERCIO.

6. Por lo anterior, saludamos la buena disposición de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) de cumplir lo dispuesto por el citado art. 37° del Código del Consumidor pero, a la vez, expresamos algunas discrepancias puntuales:

  • Consideramos que la inclusión de un “umbral” del 5% a partir del cual recién se deberá informar al consumidor, como proponen, implica que el empresario deberá contratar laboratorios acreditados que determinen con exactitud el porcentaje de componentes transgénicos en el alimento (examen cuantitativo) y ya no bastará un simple examen de presencia o no de tales componentes (examen cualitativo). Ello resultará más caro para el proveedor y allí sí existirá la posibilidad de que ese costo mayor le sea trasladado al consumidor aún cuando, en países como España, se ha probado que el etiquetado de los alimentos que contengan elementos transgénicos no ha traído consigo un aumento de los costos en perjuicio de este último.
  • El art. 37° del Código no menciona “porcentajes” o “umbrales” a partir de los cuales recién se deba informar al consumidor. Eso es una pretensión de la industria que excede lo dispuesto por la ley.
  • El plazo de 360 días que solicitan para la implementación del etiquetado resulta exagerado teniendo en cuenta que, como indicamos, a la fecha ya han transcurrido casi nueve meses adicionales que es un lapso de tiempo más que razonable para adoptar las precauciones correspondientes.

7. En relación a los temores por la “contaminación adventicia” o casual y otros vinculados al transporte, el INDECOPI  y el Ministerio del Ambiente, a través del Comité Técnico de Normas en Bioseguridad se encuentran en pleno proceso de aprobación de una serie de herramientas que permitirán desarrollar los mecanismos de análisis, rastreabilidad, etc. en relación a elementos transgénicos.  En tal virtud ya se han aprobado dos normas para métodos de análisis para la detección de organismos vivos modificados y productos derivados.

8. Resulta vital que el Ministerio del Ambiente le asigne la prioridad del caso a la elaboración del marco normativo que garantice a los consumidores peruanos un sistema de bioseguridad funcional y dinámico. Para el efecto, los diversos sectores involucrados –DIGESA y Viceministerio de Pesquería, Ministerio de Agricultura- deben cumplir con aprobar a la brevedad sus respectivos reglamentos internos de bioseguridad, en base al Protocolo de Cartagena, el Protocolo de Nagoya – Kuala Lumpur sobre Responsabilidad y Compensación y el Codex Alimentarius en lo referido a los alimentos obtenidos por biotecnología moderna.

Miraflores, 22 de diciembre de 2011

.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords