porno

Urge conducción de la descentralización

Urge conducción de la descentralización

op00-plantilla

Por David Montoya

 

Resulta peligroso que amigos y no tan amigos de la Reforma Descentralista que se retomó el año 2002, empiecen a reiterar con mayor frecuencia que el proceso de descentralización es un fracaso y que se deben tomar decisiones para reformarla o modificar el modelo. Luego de nueves años de vigencia de esta reforma, con tres períodos de autoridades electas, sin bien se hace imprescindible hacer un balance que pueda determinar los ajustes necesarios a efectuar, lo más importante es que la descentralización de una vez cuente con una auténtica conducción gubernamental y profundice el sentido de dicho proceso, el de un Estado unitario y descentralizado. 
La conducción del proceso de la descentralización siempre fue débil. En tiempos del Consejo Nacional de Descentralización (CND), la presidencia de Luis Thais, antes promover y fortalecerla cumplía el papel de tamizar los ímpetus descentralista del interior del país. Luego, en el segundo gobierno aprista, la poco de conducción independiente que tenía el CND, también era peligroso para el Poder Ejecutivo, por lo que se decidió cooptar toda posibilidad de autonomía y se fusionó en una Secretaría de la Presidencia del Consejo de Ministros, siendo el ministro de la PCM el responsable de la conducción. 
El gobierno de Humala, saco lustre a esta Secretaría de Descentralización al designar a Manuel Dammert en ese puesto, precisamente a alguien que había participado en la gestación del actual modelo descentralista y que se planteó darla un sentido más territorial y que avance a un funcionamiento en espacios macroregionales. Cuando se retira el grupo de izquierda del gobierno, Dammert tuvo que salir y el proceso sigue sin tener una conducción real. Y parece que tanto el primer ministro o el propio presidente Humala no le dan mucha bola a este cargo, pero habría que decirles que en la determinación de la conducción de la descentralización podrían tener una llave o un instrumento para la relación política con los gobiernos regionales y locales, y para prevenir los conflictos. 
Conducir la descentralización significa esclarecer y poner orden sobre que es un Estado unitario y descentralizado, pero lo más importante como funciona su aparato público. Desde la conducción del proceso se podría señalar con precisión que se trata de un Estado con un solo gobierno, pero que tiene tres niveles de ejercicio de ese gobierno. Con competencias para cada nivel de gobierno. Por ello retomar el sentido de lo unitario del Estado es fundamental en el desarrollo de la descentralización. Esto no siempre es comprendido que al amparo del (menor) voto popular recibido sienten que pueden establecer pequeños Estados departamentales, cuando existe suficiente jurisprudencia en el Tribunal Constitucional sobre las competencias de cada nivel de gobierno y las relaciones que deben establecerse para el funcionamiento de este Estado.

 

Por eso ordenanzas del gobierno regional de Cajamarca declarando no viable el proyecto Conga, no pasa de ser un hecho político, porque en la realidad es una norma inconstitucional, es decir sin validez. Igual como lo fueron las ordenanzas regionales de Cusco o Ayacucho referidas a darle legitimidad a la hoja de coca. 
Hasta donde llegan las competencias de los gobiernos regionales, no sólo es un problema de contar con un marco normativo, sino de conducción de la descentralización que permita reunir a los tres niveles de gobierno y se establezca una agenda, prioridades y de manera pedagógica se construya y termine los límites de las competencias de los gobiernos subnacionales. Lo más fácil es actuar de arriba hacia abajo: yo digo, tu obedeces, pero eso tiene sus límites. El espacio para este diálogo ya existe, sólo hay que implementarlo: el Consejo de Coordinación Intergubernamental. 
Establecer adecuadas relaciones intergubernamentales e intersectoriales, es la clave del éxito de todo Estado descentralizado, así como el de elegir a una persona adecuada y con conocimiento de causa en la Secretaria de Descentralización. 
El último día del 2011, la PCM; promulgó el Decreto Supremo N° 103-2011-PCM mediante el cual se establecen medidas para la continuidad de las transferencias pendientes de funciones y recursos del gobierno nacional a los gobiernos regionales y locales. Norma que no ha sido vista por el Secretario de Descentralización porque no hay responsable designado y que muestra algunas inconsistencias. Señala por ejemplo que en el caso de la Municipalidad Metropolitana de Lima las transferencias se realizan mediante la Comisión Bipartita. Sin embargo este ente se ha quedado paralizado con la salida de Manuel Dammert, y urge un reemplazante en el corto plazo, o que se defina como se dijo hace unos meses que se iba a restituir el CND. Lo cierto es que si de verdad se quiere operar las transferencias, y sobre todo hacer ejercicio de la conducción del proceso descentralista, se requiere una definición del gobierno de Ollanta Humala.

 

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords