porno

Una aproximación al voto de Puno

Una aproximación al voto de Puno

op-voto01Por Ana Maria Pino Jordan

En las elecciones pasadas del 2006, el presidente regional irrumpió en el proceso durante las últimas semanas. No apareció en encuestas y fue a poquísimas presentaciones o debates entre candidatos. Bajo la sombra de su terruño, pues también es azangarino, el candidato actual para el gobierno regional que más alta votación ha logrado este 3 de octubre es Juan Luque Mamani (1), personaje que participó en la pasada contienda electoral municipal por la provincia de San Román, con el Movimiento de Integración Andina (MIA), en calidad de invitado, y que quedó en el tercer lugar con 12,115% de los votos provinciales. En ese momento, su triunfo era casi seguro pues el que finalmente ganó tampoco aparecía como favorito en ningún sondeo de opinión.

Para un sector de población parecería que con esa experiencia, Juan Luque se ha preparado silenciosamente durante estos 4 años. Ha construido varios pabellones en el campus universitario de la UANCV (2) y ha concedido pocas entrevistas (1); presionado por la campaña de los últimos meses se ha presentado a los debates para exponer programas de gobierno; sin embargo, desde las primeras encuestas, él figuraba en primer lugar en la intensión de voto, sobretodo en la zona norte del departamento (quechua), lo cual indica que si bien no se exponía a los medios masivos, estaba sintonizando con aquel sector de población que tampoco aparece mucho en los medios a no ser en noticias sobre accidentes o tragedias humanas.

Se podría inferir que el voto de Puno representa el sentir de la exclusión, que estaría señalando (a gritos) que la necesidad de reconocimiento tiene una mayor carga subjetiva que cualquier otra necesidad. Un grueso sector de población se mantiene, a pesar de la modernidad aplastante, como diferente en cuanto a su comprensión del mundo y su "sentido de bien, belleza, verdad y orden". Participa en los procesos impuestos pero bajo su propio significado. Juan Luque es de los candidatos, que han participado en esta contienda política, al que han visto (física y culturalmente) más parecido a ellos; en consecuencia, el que los podría representar mejor. Para esos otros, excluidos, invisibilizados, ser representante (por ejemplo aún en muchas comunidades) es un deber que se tiene que cumplir al menos una vez en la vida, corresponde por turno, al margen de la calificación que tenga para "pasar el cargo". Unos más, otros menos, se preparan para ello, porque "el cargo" es asumido por la familia, como parte de un sujeto colectivo, no como sujeto individual y la comunidad cierra filas en torno al representante porque esta representación se extiende al distrito, a la provincia, al territorio.

Es este fuerte sentido de pertenencia, que no es lo mismo que chauvinismo, el que se expresa por ejemplo en el hecho que Luque que es de Azángaro, logre la más alta votación en esa provincia (29.313%) y Mauricio Rodríguez, numero dos en los resultados electorales, que es de Carabaya, arrastre el mayor caudal de votos en su provincia. Un elemento común a ambos es que son personajes que a pesar de su extracción humilde son exitosos; no por gusto ambos han logrado la más alta votación en los lugares en los que exhiben su éxito: Luque en San Román (39.218% de los votos) y Rodríguez en Puno (27.879 %); es enrrostrando que sí pueden, que tienen tanta capacidad como cualquiera. Alberto Quintanilla en cambio es "misti", es a la vista de la gente más consecuente que exitoso, es de Puno provincia, donde se ubica la capital de la región, centro político del departamento, que concentra además las expresiones más características de la modernidad occidental (poder, intelectualidad, arte, literatura, empresas turísticas, etc.), y es aquí donde logra la más alta votación respecto a las demás provincias puneñas. Claro que hubo antes un presidente regional mucho más misti que cualquiera de los actuales candidatos y que salió elegido enarbolando a quechuas y aymaras; pero eso fue antes de Bagua.

La pertenencia es un elemento distintivo de identidad, va más allá de categorías sociales, económicas y raciales. Hay que entender su sentido auténtico y evitar caer en la explicación rápida, superficial y fácil que es a la que se llega cuando se utilizan criterios de análisis que ven a la humanidad desde una sola mirada.


Notas:
  1. Al momento de escribir esta nota, los resultados al 75.459% arrojaba 23.440% para Juan Luque Mamani del movimiento Reforma Regional Andina Integración, Participación Económica y Social Puno (RAICES).
  2. Muy visibles para todo aquel que pase por la carretera Puno-Juliaca.
  3. Como anécdota, hace unos meses, cuando se iniciaba el proceso electoral y aún se rumoreaba sobre posibles candidatos, Juan Luque Mamani fue entrevistado en un programa de TV local. El entrevistador quería sacarle prenda sobre su programa de gobierno pues él señaló que tenía soluciones para todos los problemas de la región. Por más que se esforzaba el entrevistador, no podía lograr nada, así que comenzó a preguntarle sobre como solucionaría problemas concretos. El Sr. Luque señaló que no hablaría de su programa porque después se lo podían copiar y entre sonrisas pidió que lo eligieran primero.

Artículo publicado en la Revista Cabildo Abierto. Nro. 53. Puno. Asociacion SER.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords