porno

Perú - Bolivia: Nuevos horizontes

Perú - Bolivia: Nuevos horizontes

op-boliviaPor Ricardo Soberón

"Un ferrocarril de Lima La Paz, un paso pa atrás......" (viejo estribillo infantil)

Cuando el 24 de enero de 1992 los presidentes Paz Zamora y Fujimori metieron los pies en las aguas del Pacífico, al frente de Ilo, Moquegua, muchos entendieron el inicio de una nueva etapa en las relaciones entre el Alto y Bajo Perú, con la concesión de los terrenos de "Bolivia Mar" (un comodato por 99 años sobre 163 hás, 5 kms de litoral) con el conjunto de derechos y beneficios para el uso comercial e industrial de dichos terrenos por parte del estado y empresarios bolivianos. Lamentablemente, los gobiernos de Banzer, Sánchez de Losada, Carlos Mesa y Quiroga, desaprovecharon la oportunidad de invertir en las facilidades otorgadas en dicho complejo costero y las instalaciones sufrieron el abandono estatal.

Tuvieron que pasar 18 años, para que nuevamente el Gobierno del Perú reafirme y expanda dichos beneficios a través de la suscripción de un nuevo acuerdo, ya durante los gobiernos de Alan García y Evo Morales. Primero, el 18 de octubre, se produjo la Primera Reunión del Mecanismo de Consulta y Coordinación Dos más Dos creado en agosto del 2008 (1). Luego, en la reunión realizada en Ilo el día 19 de octubre, el Presidente García volvió a expresar su apoyo por una salida soberana al mar por parte de Bolivia, a través de la Declaración de Ilo que aprueba el Protocolo Complementario y Ampliatorio de los Convenios de 1992. Ello llevó a reacciones airadas de algunos parlamentarios chilenos, en la cercanía de la visita del presidente Pinera al Perú, el próximo 24 y 25 de noviembre.

Hay que decir que ha sido una excelente jugada diplomática del Perú pues no solamente ha permitido curar las heridas ocasionadas a la relación bilateral luego de varios desencuentros entre ambos mandatarios, como consecuencia de sus distintas visiones del desarrollo y el modelo económico a aplicar en sus países. Representa también un esfuerzo adicional por equilibrar el reiterado acercamiento de La Paz con Santiago, pero sobretodo constituye una mejora en los beneficios otorgados anteriormente, pues incluye una Zona Franca Industrial, Económica y turística, así como un anexo para la Escuela de la Armada boliviana.

Más bien, la ha catapultado a un nivel del que nunca debió de salirse tratándose de dos países con las mismas raíces históricas y esto ha sido obra de ambos embajadores, Manuel Cuadros de Perú y Franz Solano de Bolivia, respectivamente. Tejiendo detalladamente en los diversos espacios y momentos de la relación es que han podido superar la "diplomacia del micrófono" que llevó a tantos y diversos adjetivos presidenciales, que debieran ser objeto de pronto olvido. Lo mismo sucede con la decisión peruana de no aceptar el estatuto de refugiado y de entregar a ex funcionarios bolivianos comprometidos en casos de corrupción.

Más bien, hay un punto que deseo precisar y que no ha sido contestado aun por la Cancillería peruana y se trata a la solicitud hecha por Bolivia para que el Perú defina su situación en relación a la hoja de coca. En marzo del 2008, la cancillería peruana se pronunció apoyando la posición boliviana en Viena frente a un Informe de la JIFE que descalificaba las acciones emprendidas por el Presidente Evo Morales en relación a la hoja de coca, pese a que el denominado control social del "q'ato" de coca eran y son mucho más eficientes que la erradicación de cultivos en el Chapare y en los Yungas.

El Perú y particularmente Torre Tagle, debe entender que asumir una defensa jurídica favorable a la Hoja de Coca –y su eventual retiro de la lista de sustancias prohibidas- ante las instancias internacionales como la Comisión de Estupefacientes y su organismo técnico la Organización Mundial de la Salud (OMS), no descalifica en nada las acciones que se emprendan contra el narcotráfico organizado. Por el contrario, representaría un importante avance en el proceso de autonomía en la definición de políticas públicas dejando de lado políticas probadamente equivocadas, contraproducentes, como las que pregona UNODC, CEDRO, Inforegión y otros.

Cabe señalar que ahora hay nuevos elementos en la relación bilateral. Por ejemplo, el diferendo marítimo entablado por el Perú ante la Corte Internacional de Justicia, que deberá estar resuelto hacia el 2014 y que, de una u otra forma, pueden incidir en la definición del actual encierro boliviano por cuenta de Chile. Ya el presidente García ha reiterado que el Perú no creara problemas si la solución de la mediterraneidad pasa por la entrega soberana de un corredor a través de Arica.

El otro, es la construcción de la carretera interoceánica que comunica a los Estados fronterizos del Brasil con el Océano Pacífico que se puede convertir en un motor que impulse las relaciones comerciales en el sur este peruano (altiplano y Madre de Dios), particularmente ahora cuando las relaciones comerciales bilaterales se encuentran en un punto relativamente bajo (US$ 105 millones de exportaciones peruanas y US$ 59 millones y pico de exportaciones bolivianas, información 2003). Una posibilidad interesante es que el eje Desaguadero Ilo puede generar la salida del hierro que se explote en el yacimiento de Motún, uno de los proyectos mineros más interesantes que tiene Bolivia.

El tercer elemento novedoso, por supuesto, es la agenda de 13 puntos acordado por los gobiernos de Chile y Bolivia, entre los que se incluye el tema de la mediterraneidad boliviana. Es bajo estas nuevas premisas que le toca al gobierno de La Paz proceder a la pronta inversión en infraestructura para poder poner operativos los instrumentos y facilidades otorgadas por los próximos 99 años.

Nota:

(1) Comunicado de Prensa Conjunto 009/10

 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords