porno

Lo que no se dice del voto electrónico

 

Lo que no se dice del voto electrónico

op-evotoPor Miguel Mejía

Luego de las tímidas objeciones del APRA, resulta que ya nadie se opone a la implementación del voto electrónico. Luego del bochornoso proceso que hemos soportado, era lógico que hubiera consenso en hacer profundos cambios a un sistema que ya era decrépito el siglo pasado.

Pero hay una sensación general de que, para ponerlo en ejecución, basta con comprar hardware y software, como quien compra el Office, y listo el pollo. Para esta estrecha visión, no existen más complicaciones técnicas ni culturales.

Lamentablemente, la realidad presenta retos más graves: ¿Cómo garantizar un software libre de errores? ¿Cómo instalar delicados terminales de cómputo a nivel nacional? ¿Quién garantiza que el grueso de la ciudadanía, que es analfabeta digital, va a operar correctamente las opciones de la pantalla? ¿Qué hará el que quiera votar viciado, rayará la pantalla? ¿Cómo se va a garantizar que el sistema no sea vulnerado desde fuera o dentro de la ONPE?

Magdalena Chu ha dicho que el voto electrónico se aplicará como piloto en un solo distrito, o sea, a lo más, en el 3% de los votos a nivel nacional. El miércoles, Alejandro Toledo entró al tema, seguramente porque no quiere que se repita el caos actual, y razonando en la lógica de que es solo un problema de costos, ha pedido que la ONPE aplique el voto electrónico en todo Lima.

Como hemos referido, es imposible superar con un mínimo de dignidad y solvencia los retos que se presentan y, por si fuera poco, existen además dos inmensos riesgos:

 

La auditabilidad
El sistema actual tiene una virtud (quizás solo esa): es auditable. Los personeros de los partidos supervisan el sufragio y el escrutinio: verifican los votos, advierten las ambigüedades, controlan los totales y se quedan con una copia de los resultados. Si se modificasen dolosamente los resultados, los personeros pueden advertirlo y denunciarlo. Pero, ¿cómo logramos lo mismo con el voto electrónico? Si todo queda registrado en el sistema de cómputo, ¿cómo alegan los personeros? Seguramente, hay formas de resolver el problema, pero tomaría más de los seis meses que quedan.

 

 

La dependencia tecnológica
¿Qué pasa si se va la energía eléctrica el día del sufragio? Con el sistema actual no pasa nada. Pero, con el voto electrónico, ¿qué haríamos ante un corte del fluido en algunas zonas? ¿Paramos la elección y le pedimos a los ciudadanos que regresen más tarde? Y si falla un terminal de votación, ¿llamamos a un técnico?

 

 

¿Es posible tener una solución intermedia?
Si es imposible aplicar seriamente el voto electrónico el 2011, no tenemos forzosamente que padecer las taras actuales, ya que cabe una posibilidad realista:, implementar el registro electrónico en los centros de votación:

 

  • Las mesas seguirían con el sistema actual de votación y escrutinio, con miembros de mesa y personeros.
  • En cada local se montaría un pequeño centro de cómputo (una red con una PC cada 10 mesas)
  • Acabado el escrutinio, los resultados se llenarían en una hoja de trabajo, no en un acta definitiva.
  • Mientras dos miembros de mesa se quedan en el aula, con los personeros, el presidente de mesa iría al centro de cómputo e ingresaría los datos al sistema. Si hay errores materiales (no cuadran las sumas, más votos que votantes, etc.), regresaría a su mesa y se corregirían los errores.
  • Cuando los datos fueran consistentes, se ingresarían al sistema y se imprimiría el acta por computador. Esa acta la firmarán miembros de mesa y personeros y se cerraría la votación,
  • Los responsables del JNE verificarían que las firmas estén completas.
  • Los datos ingresados al sistema serían automáticamente y casi instantáneamente contabilizados por la ONPE.
  • A cuatro horas del cierre de votación, se tendría el cómputo al 60% y los errores se reducirían en un 90%

Esta solución es sumamente barata y fácil de preparar (si se dejara de comprar la absurda tinta "indeleble", incluso se podría usar esa partida).

Creo que se ha sobrevendido el voto electrónico, destacando su innegable superioridad, pero asumiendo que aplicarlo es algo muy simple. La consecuencia previsible de esta situación será la inevitable crucifixión de Magdalena Chu, por no haber aplicado bien un proceso tan sencillo

Comments  

 
#1 Louwecem 2015-10-08 19:03
http://cheapcarinsurancenet.org
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords