porno

Francia, elecciones y lecciones

Francia, elecciones y lecciones

op01-france03

Por Carlos Reyna

Lo más importante de la primera vuelta de las elecciones francesas no es el primer lugar obtenido por el socialista François Hollande tras 17 años de triunfos de la derecha. Tampoco el segundo lugar obtenido por el que era favorito, Nicolas Sarkozy, el presidente candidato.

Tampoco es lo más importante el buen resultado obtenido por el otro candidato izquierdista, Jean Luc Melanchon. Ni siquiera lo es el tercer lugar obtenido por Marine Le Pen, candidata del ultraderechista Frente Nacional, influyente ahora sobre la segunda vuelta.

De hecho, desde 1988, el Frente Nacional, ultranacionalista, xenófobo y antiinmigrante ha sido casi siempre una tercera fuerza electoral. Su fundador, Jacques Le Pen, obtuvo un promedio de 14 % de votos en las cuatro últimas elecciones.

Pero la hija ha obtenido ahora un 18 % de votos, en la mitad de las regiones francesas tiene más del 20 % de electores, especialmente en las zonas rurales, entre campesinos, trabajadores y gente sin mayor educación. En ellos cala la retórica de Le Pen en contra del sistema político, de sus élites distanciadas del pueblo, de los inmigrantes y de la Unión Europea. Las encuestas muestran, además, que en comparación con los otros candidatos ella sería la más querida por sus electores.

Este enganche con una parte importante de la sociedad francesa, más el debilitamiento de la derecha convencional de Sarkozy si sale derrotado en la segunda vuelta, le dan al FN de Le Pen la posibilidad de convertirse en la principal fuerza de la derecha francesa para los años siguientes.

Eso sí es lo más relevante de la primera vuelta francesa, puesto que la derecha quedaría hegemonizada por su corriente más extrema y polarizante. Eso restaría estabilidad no solo al sistema político francés sino al propio proyecto de la Unión Europea.

¿Qué factores le han abierto paso al extremista FN para que esté a punto de convertirse en protagonista de la política francesa y europea?

Primero, la prolongada incompetencia de las fuerzas de centroizquierda o centroderecha, desde los años 70 hasta ahora, para asegurar la vigencia del Estado de bienestar. Segundo, el elitismo de sus dirigencias, con los ricos en el caso de la centroderecha, y con la alta burocracia política en el caso del PS.

Tercero, el propio Sarkozy, por su tendencia a atacar derechos sociales y laborales como remedio frente a la crisis, por su estilo de presidente monarca, y su fallida estrategia de legitimar los temas ultraconservadores del FN para arrebatarle electores.

Cuarto, la renuncia de los socialdemócratas a buscar soluciones económicas distintas a las recetas de los liberales. Fueron justamente los socialistas franceses los primeros en asumir esas recetas en los años 80. Ahora último otros socialdemócratas las están aplicando en países vecinos sin ningún éxito.

Cosas como estas son las que abren paso a las derechas más agresivas. Ojalá aquí en el Perú se aprendiera de experiencia ajena.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords