porno

Quechua por Placer

Quechua por Placer

bll-articulokechua

Por Wilfredo Ardito

Un sábado de abril me dirigía en la línea 28 a la huaca Mateo Salado, cuando reparé que detrás de mí había una animada conversación juvenil... en quechua. Se trataba de un muchacho y una chica de aproximadamente veinte años, que hablaban con toda naturalidad mientras la combi atravesaba Jesús María.

Yo los escuchaba, tratando de entender algún fragmento de la conversación y recordé cuando hace años una abogada peruana me dijo sorprendida en Munich: -Tú no tienes miedo de que te escuchen hablar castellano.

Me impresionó entonces que hubiera compatriotas que, frente al posible rechazo por parte de los alemanes, evitaran hablar en su idioma. Sin embargo, creo que precisamente eso le sucede a muchos quechuahablantes, que desean evitar ser asociados a los peores estereotipos relacionados con quienes hablan quechua (ignorantes, pobres, atrasados).

- Yo le hablo a muchas campesinas en quechua, pero ellas insisten en contestarme en castellano a pesar de que así no logran explicar sus problemas –dice una funcionaria de la Municipalidad de San Juan Bautista, en Ayacucho.

En los últimos años, afortunadamente, diversas instituciones están promoviendo el empleo del quechua para garantizar el cumplimiento de los derechos fundamentales de los más pobres. Por ejemplo, en los gobiernos regionales de Apurímac y Huancavelica se ha establecido que debe existir personal que hable quechua y en el Gobierno Regional del Cusco se ha establecido que todo el personal debe hablar un quechua básico. En las Municipalidades de Abancay y Huamanga esto es obligatorio para el nuevo personal a ser contratado. En el Ministerio Público de Apurímac, para que no quede duda, las entrevistas para admitir nuevos fiscales o secigristas se realizan en quechua.

Sin embargo, mucha gente en esas mismas regiones siente gran resistencia a aprender un idioma asociado con personas a quienes menosprecian. Otra objeción recurrente es que es un aprendizaje inútil porque "cada vez más gente sabe castellano". Según esta mentalidad, no existe un derecho a hablar en quechua: si un quechuahablante sabe castellano, debe expresarse en este idioma. De hecho, las congresistas Hilaria Supa y María Sumire fueron muy criticadas por algunos cusqueños, que sostenían que, al hablar en quechua en el Congreso "los estaban dejando mal".

La dificultad para entender que existe el derecho de expresarse en quechua constituye también una de las barreras para desarrollar la escritura en este idioma. Mucha gente cree que no tiene sentido preparar documentos en quechua porque quienes saben leer y escribir ya conocen el castellano. Debido a ello, la ausencia de materiales escritos en el Perú es clamorosa en comparación con el Ecuador, donde el equivalente a la agencia Andina emite todos sus despachos en quichua y castellano: http://www.elciudadano.gob.ec o Bolivia, donde hasta la obra de César Vallejo ha sido publicada en quechua (gracias a la Embajada peruana y al Banco de Crédito).

Muchas personas, de otro lado, dicen "entiendo quechua, pero no puedo hablarlo". La razón puede ser que el temor a la discriminación los bloquea para hablar en público. Sin embargo, muchas veces existe inseguridad sobre cómo construir oraciones correctamente, lo cual le sucede a quienes nunca tuvieron un aprendizaje formal o sus padres les prohibieron hablar en quechua. Para ellos serían importantes cursos o talleres, que sin embargo son sumamente escasos en el Perú. "Llevo dos años esperando que San Marcos, la Villarreal o la Agraria abran un curso intermedio de quechua y no lo cierren por falta de alumnos", dice un joven administrador limeño.

En mi opinión, otra de las trabas para la expresión pública del quechua es que se cree que sólo sirve para vincularse con los campesinos. "Hasta ahora lo hablamos por necesidad, pero no porque nos gusta", dice un profesor de Andahuaylas.

Afortunadamente, existen varias iniciativas para ampliar los posibles usos del quechua. En Apurímac, los videos de la serie Saqrakuna producidos por la ONG Tarpurisunchis son reportajes muy dinámicos conducidos por jóvenes apurimeños hablando íntegramente en quechua: ::ver video:: En el Cusco, se publica la revista Noqanchis, dirigida a sectores medios y además el Proyecto 3399 ha traducido al quechua canciones muy conocidas, como El Meneíto y Beat It, que pueden ::ver en link::.

Algunas personas consideran que mostrar al quechua de forma moderna, divertida y hasta frívola es casi una "profanación", pero yo creo mas bien que ayudan a que las personas se liberen del temor de disfrutar hablar en quechua cuando les parezca. El reto subyacente está en enfrentar la discriminación que en el Perú sigue marcando todo lo andino, desde el color de la piel hasta la vestimenta y el idioma.

Por todo ello, me pareció muy interesante la conversación de los dos jóvenes en la combi. Al llegar a la avenida Sucre, avancé hacia la puerta de la combi y desde allí volteé a saludarlos diciendo:

-¡Tupananchiskama!* *

Y ellos me miraron, sorprendidos y sonrientes.

** Hasta otra vez (literalmente, "hasta encontrarnos")

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords