porno

La Unidad y el fantasma de Catapilco

La Unidad y el fantasma de Catapilco

sp-marco02Por Sergio Tejada

Lo que estamos aprendiendo en estos días es que para lograr la unidad es suficiente la voluntad política y que los "requisitos indispensables", las "cuestiones de principios", los "procedimientos innegociables" y otras condiciones que algunos grupos ponen por delante de la unidad no son más que excusas para que ésta no se concrete.

Era evidente que Fuerza Social no estaba interesada en la unidad. Su identidad de "izquierda democrática" era un eufemismo de "rostro social del neoliberalismo", además de una construcción de Mario Vargas Llosa para desprestigiar todos los procesos de cambio en América Latina. Curiosa izquierda democrática que se alejó de todos sus socios izquierdistas de la Confluencia para ir detrás de Toledo, pero ante la negativa de sus bases de aceptar el giro derechista, decidió presentar como candidato propio a Nano Guerra García, abierto defensor de las reformas neoliberales de Fujimori y director de El Peruano luego del autogolpe de Estado.

Todos pensábamos que Marco Arana de Tierra y Libertad iba a ser el candidato de la Confluencia luego que de que su movimiento le brindara su apoyo a Villarán. Sin embargo, la lideresa le dijo en la práctica: "haz tu cola, hay espacio después de Toledo y Nano". Dentro del espacio que luchaba por la unidad Tierra y Libertad siempre fue la organización de los peros y las condiciones. Reiteradamente sus dirigentes y militantes señalaban que era innegociable la realización de elecciones primarias dentro del campo popular. Era una "cuestión de principios", un requisito democrático indispensable para establecer una representación dentro del campo popular. La primera contradicción flagrante es que nunca hubo elecciones primarias para elegir a Susana Villarán como candidata a la alcaldía de Lima. ¿Qué ocurrió aquí con la democracia y la cuestión de principios? La segunda gran contradicción se acaba de manifestar: Marco Arana ha decidido someterse al proceso interno de Fuerza Social para definir la candidatura. Ojo, no se trata de primarias, ese proceso democrático indispensable, requisito innegociable para cualquier proceso de unidad. Se trata de una elección dentro de Fuerza Social, para lo cual imaginamos que Arana tendrá que inscribirse en este partido y competir con un candidato de derecha. Es decir, luego de todo un discurso guiado por cuestiones de principios, han pasado de elecciones de primarias dentro de la izquierda a elecciones internas con la derecha.

¿Qué papel ha jugado Arana en estos años? Recapitulemos brevemente: el movimiento popular en el Perú se vino recuperando lentamente de una derrota histórica que desde finales de la década del 80 hasta hace pocos años parecía no tener salida. En 2006 irrumpió en el escenario político Ollanta Humala, aglutinando a gran parte de los sectores de izquierda, nacionalistas y progresistas. De un momento a otro existía una opción frente al neoliberalismo y pronto eso empezó a ser comprendido por más organizaciones sociales. En medio de esta recuperación histórica del movimiento popular hace su aparición el cura Marco Arana, un personaje reconocido por sus años de trabajo con las comunidades que luchan contra la gran minería. Arana quiso hacerse figura nacional atacando a Humala, diciéndole caudillo, autoritario, entre otros apelativos, ante cualquier cámara o grabadora que le colocaban al frente. Mientras a Humala la derecha le hacía una campaña demoledora, le hacía un bloqueo mediático y lo enjuiciaba sin sustento para que no pueda salir de Lima, a Arana le daban páginas centrales de los diarios y "cherries" en revistas vetadas para el nacionalismo como Fausto. Pero la campaña contra Humala no acababa en casa, Arana se encargó de continuarla en sus viajes por Europa y en cuanto evento internacional acudía. En esta coyuntura decisiva, en la que está en juego la continuidad del neoliberalismo represivo y corrupto, Arana ha hecho todo lo posible por alejarse de Humala.

sp-curaSiempre se enriquece el análisis al establecer paralelos en la historia y sacar las lecciones que correspondan. Antonio Zamorano (1908-1995) fue un cura chileno, conocido como el "Cura de Catapilco" por la pequeña localidad en la que desempeñó por muchos años el sacerdocio. Su relación con la Iglesia Católica de Chile fue conflictiva por su aparente posición a favor de los pobres (incluso militó en el Partido Socialista de Chile). En 1956 Zambrano dejó la sotana para ocupar un sitio en el Parlamento. Dos años más tarde se lanzó a la presidencia de Chile, como independiente. Pronto se propalaron los rumores de que su candidatura era promovida por el derechista Jorge Alessandri para evitar la victoria de Salvador Allende. Por supuesto, a Zambrano le sobraban los argumentos para defender su posición alternativa a Allende. Cuando el objetivo es dividir el campo popular nunca faltan argumentos.

El arraigo popular del cura de Catapilco era muy modesto, pero sus votos provenían del mismo espacio político de Allende. Finalmente en las elecciones de 1958, Zambrano obtuvo 3,3% de los votos, votos vitales con los que Allende hubiera ganado la presidencia. Tuvieron que pasar 12 años para que Salvador Allende sea elegido Presidente de Chile y dirija un importante proceso de cambios en democracia; mientras tanto, el cura de Catapilco se convirtió en un colaborador cercano del dictador Augusto Pinochet. La historia dirá si en el Perú ya tenemos a nuestro cura de Catapilco y si Arana le hace el juego a la derecha de manera deliberada o por pura ingenuidad. Ya vimos que las cuestiones de principios suelen ser grandes excusas.

Comments  

 
#5 francisca 2012-07-17 02:25
catapilco es un pueblo maravilloso pero esto nose compara con lo qe uno ve en realida
yo soy de alla y tengo12 alos y conosco mi pueblo como la palma de mi mano
 
 
#4 JOSÈ 2010-11-24 18:53
Jose Ignacio Reaño Me parece francamente absurdo que Marco Arana , tan principista y sòlido en sus posiciones de izquierda ecologista y transformadora , pretenda ir a la cola (o de vice ?) del señor Guerra Garcia, ex Director del Diario El ...Peruano en 1994 en ...... plena dictadura fujimontesinist a ( en esa època era "emprendedor" pero con el Chino rata) . Estaràn contentos los lùcidos y combativos jovenes de Tierra y libertad? ¿ cree Marco Arana que va a ganar las internas en FS , cuàndo abiertamente la alcaldesa de lima promueve abiertamente a Nano Guerra, incluso apareciendo en las encuestas ? Porquè no optar por un solo frente, una sola candidatura y un solo programa ?
 
 
#3 Juan José Quispe 2010-11-22 21:21
Lamentablemente la característica de muchos "progres" (incluido Sergio) es el autoritarismo, es una consecuencia del sectarismo de nuestra vieja izquierda y de la corriente castrense nacionalista; siendo en resumen la propuesta del articulo que los que no estemos alineados tras Ollanta somos tontos útiles de la derecha.
Me parece exagerado comparar a Arana con Zamorano, como tambien de exagerado sería colegir que Ollanta sea un Allende.
 
 
#2 Nelson Nunez Vergara 2010-11-19 00:28
Estimada Milagro, creo que hay una confusión en tu comentario. Bajo La Lupa, y sus diversas publicaciones, no están ni vinculadas ni dependen de TyL, ni de ningún otro partido político. Esta sección especial se creo justamente para que los diversos grupos políticos expusieran sus puntos de vista, que es lo que se esta haciendo. En Bajo La Lupa, no censuramos ninguna opinión, y lo único que pedimos es la mayor cordialidad para exponerlas. Nelson Núñez - Editor General del Grupo.
 
 
#1 Milagros Valdeavellano 2010-11-19 00:05
¿Arana ingenuo???
¿La dirección de Bajo la Lupa ingenua??
Creo que la comparación con Catapilco es odiosa y venenosa...
Espero que las cosas se ventilen democráticament e en la Asamblea y posterior Congreso de TyL...pero ya está oliendo mal!!!
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords