porno

La injusta sanción contra Gastón Garatea

La injusta sanción contra Gastón Garatea

op00-plantilla

Por Wilfredo Ardito

En el Perú, nos hemos acostumbrado a vivir como si los pobres no existieran- denunciaba muchas veces el sacerdote Gastón Garatea, en medio del triunfalismo por las cifras del crecimiento económico.

Durante toda su trayectoria como sacerdote demostró su compromiso por los más pobres y los derechos humanos, ejerciendo luego los cargos de integrante de la Comisión de la Verdad y presidente de la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza. Debido a ello, la sanción que el cardenal Cipriani le ha impuesto a Garatea, prohibiéndole celebrar misa y escuchar confesiones, ha generado tanto rechazo hacia el sancionador y tanta solidaridad hacia el sancionado.

En tiempos recientes, se han hecho frecuentes los casos de hostilización a sacerdotes que optan por los pobres y marginados. Hace algunos años, el periodista Alejandro Guerrero difundió en un reportaje televisivo que el jesuita español Francisco Muguiro era parte de una red terrorista que operaba entre Piura y Jaén. En el 2010, el gobierno de Alan García pretendió expulsar del Perú al inglés Paul McAuley, de la congregación de los Hermanos de La Salle, por sus posiciones ambientalistas. Por entonces, también el pasionista italiano Mario Bartolini fue procesado junto con Giovanni Acate, director de Radio Oriente, la emisora del Vicariato de Yurimaguas, acusados de soliviantar a la población. Recordemos que, cuando todavía era sacerdote, Marco Arana era objeto de seguimiento y reglaje en Cajamarca por la empresa de seguridad Forza.

Ocupar un cargo superior en la Iglesia no representa mayor protección, como puede apreciarse por las amenazas e insultos dirigidos por los trabajadores de Doe Run hacia Pedro Barreto, arzobispo de Huancayo, o las campañas de desprestigio que Correo y otros medios de comunicación han dirigido contra Daniel Turley, obispo de Chulucanas.

En el caso de Garatea, sin embargo, la hostilización no proviene de una autoridad política o los intereses de una empresa transnacional, sino del arzobispo de Lima, el cardenal Juan Luis Cipriani.

Desde que era arzobispo de Ayacucho, Cipriani parecía empeñado en desacreditar a la Iglesia Católica con sus palabras y acciones, respaldando la pena de muerte y mostrando una marcada simpatía hacia el régimen autoritario de Fujimori, al punto que fue su mediador directo durante la crisis de los rehenes.
Ya como arzobispo de Lima, Cipriani sancionó a varios sacerdotes muy queridos como el marianista Eduardo Arens, a quien impuso un año de silencio y el mexicano Jorge Guerra, director de la revista comboniana Misión sin Fronteras, que debió abandonar el país. En la parroquia San Juan María Vianney, en Magdalena, dispuso el retiro de los sacerdotes mallorquíes que allí trabajaban.

En los últimos años, ha dirigido sus miras hacia la Pontificia Universidad Católica del Perú, buscando tener directa injerencia en el manejo de los bienes y en la conducción de la Universidad. Es evidente que el ambiente de pluralismo y tolerancia que existe dentro de la PUCP va contra de la forma de pensar del arzobispo. Por eso, ya desde los años noventa sostenía que era necesario "recuperar" la PUCP.

Su autoritarismo y su intolerancia han hecho más que cualquier movimiento anticlerical por poner a prueba la fe de los católicos y lograr que muchos no católicos le pierdan el respeto a la Iglesia. En ese contexto, Garatea viene recibiendo la solidaridad de personas muy distintas: católicos que comulgan todos los domingos, ateos militantes y personas que dicen que creen en Dios, pero no en la Iglesia. Todos ellos consideran que, Garatea vive con coherencia el mensaje evangélico, a diferencia del polémico arzobispo.

El argumento de Cipriani para sancionar a Garatea han sido las opiniones de éste en favor de las uniones civiles homosexuales y su sugerencia de que podría revisarse el celibato de los sacerdotes diocesanos... que muchos obispos hacían en los años sesenta. Sin embargo, parece claro que Cipriani busca también golpear a la PUCP, donde actualmente Garatea labora como asesor en temas de responsabilidad social. "Si Cipriani hace esto ahora, ¿qué haría si logra controlar la Universidad?" comenta un profesor.

En mi caso personal, desde la primera vez que hablé con Garatea en la localidad puneña de Ayaviri, él me ha transmitido siempre su compromiso por los más olvidados. Así fue cuando presentamos juntos las conclusiones de la CVR en Huaycán o cuando hablamos en un seminario para universitarios sobre la responsabilidad de ser profesionales frente a la realidad peruana.

El sábado pasado, me encontré con él nuevamente en una actividad cultural. Estaba tan sereno como siempre, sin ninguna intención de retractarse en sus convicciones. Aunque, si quisiera, podría pedir ser trasladado por su congregación fuera de la arquidiócesis, se quedará en Lima.

Entre las diferentes muestras de solidaridad que se están organizando, este miércoles 16, a las 8pm, se realizará un acto público ante la sede de la Nunciatura, en la avenida Salaverry. En tiempos donde los medios de comunicación suelen transmitir ejemplos de cobardía y doblez, resulta estimulante y conmovedor conocer cristianos cuya fidelidad a los valores en que creen, los lleva a la valentía de desafiar a su propia jerarquía.

ADEMÁS...

-19 personas fallecieron al caer a un abismo un ómnibus de la empresa Zelada en Chachapoyas, mientras en Surco, falleció Daniel Nación Bustamante, un obrero que trabajaba sin implementos de seguridad en una obra no autorizada.

-Felicitamos a la Municipalidad de Miraflores por la sanción impuesta a la discoteca Gótica, donde se negó el ingreso a Godfrey Arbulú, una persona transexual. Es la segunda vez que la Municipalidad aplica la Ordenanza 294-MM, una norma que debería existir en todos los municipios del Perú.

-En Chanchamayo, los asháninkas de la comunidad de Autiki lograron que una empresa minera ilegal abandonara el territorio que ocupaba ilegalmente. Afortunadamente, no fue necesario usar violencia para ello.

-Los indígenas awajún (aguarunas) y shawis (chayahuitas) han detenido a varias embarcaciones de Repsol, señalando que no permitirán que ingresen a su territorio sin su autorización.

-Agradecemos a la empresa Crowe Horwath por señalar que no volverá a colocar requisitos discriminatorios en sus ofertas de empleo.

APORTES Y COMENTARIOS (Sobre la RP 407, referida al deterioro de Miraflores y otros lugares de la ciudad).

-La demolición de las casonas miraflorinas es un tema que escapa a los alcances de la municipalidad distrital. Entiendo tu punto de vista, pero los propietarios de la casona del Satchmo en ejercicio de su libertad han vendido el inmueble a una constructora para hacer un edifico con alturas y parámetros aprobados hace algunos años. La actual gestión municipal de Miraflores ha emitido normas para elevar los estándares de los nuevos edificios que se construyan, pero un tema como este nos escapa a nosotros (Un funcionario de la Municipalidad de Miraflores).

- Para no ser injusto, hay que destacar la importancia que han cobrado los parques del malecón, que principalmente los fines de semana, se llenan de gente que va a pasear, a disfrutar del paisaje, hacer ejercicios y llevar a sus niños a jugar, pero al mismo tiempo es lamentable y patético ver como mi distrito de Miraflores va desapareciendo en nombre de un progreso mal entendido, que realmente es solo puro afán de lucro de constructores inescrupulosos, junto con alcaldes ineptos, incapaces de generar un plan urbanístico que permita conservar la belleza del distrito. Basta ver como la tradicional avenida Pardo está ahora plagada de edificios horribles, la avenida Larco, otrora principal centro comercial de Lima está llena de tienditas dignas y como las zonas residenciales han perdido su personalidad y encanto (Un vecino de Miraflores).

-Es muy positivo crear una conciencia de protección de los lugares y casonas que forman parte de la geografía humana de las ciudades. Si las municipalidades o los interesados procuraran que esas casonas fueran declaradas bienes culturales se habría dado un paso gigantesco. Eso, por supuesto, no quiere decir que vayan a ser protegidas "per se", sino que tendrían un estatuto que permitiría accionar legalmente de manera inmediata para evitar su destrucción y deterioro. Los problemas que comentas son comunes a muchas ciudades en el mundo. Londres y Madrid son dos ejemplos clásicos en Europa y Río de Janeiro en América Latina.
En esta última ciudad hace algunas décadas se produjo un caso emblemático, pues el gobierno estatal y el gobierno federal se enfrentaron con el dueño de la casona colonial Arco do Teles. Él argüía que tenía el derecho de hacer las remodelaciones respectivas en su casa, pero entonces, ya existía en Brasil una legislación sobre el patrimonio cultural. En el Poder Judicial finalmente se señaló que la casona era un 'bien cultural' y de interés público por su valor histórico con lo cual los derechos de propiedad fueron restringidos.
En el Perú hay una legislación sobre estos temas desde el siglo XIX, lo que muchas veces se ignora. Hemos tenido en el Perú buenos representantes jurídicos, como Alberto Martorell. El Perú ha sido uno de los países pioneros en esta materia... y de eso se sabe poco también. Un problema distinto, como sucede en muchos aspectos de la vida legal en el Perú, es el cumplimiento de las normas (Renzo Honores, abogado e historiador).

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords