porno

Jugando al lobo con Sendero

Jugando al lobo con Sendero

op00-plantilla

Por Nelson Manrique

A comienzos de los años 80, con acciones armadas urdidas desde una silenciosa clandestinidad, Sendero Luminoso sorprendió y desconcertó a toda la esfera política peruana, a los medios y a la gente.

Treinta y dos años después, Sendero vuelve a producir los mismos efectos, pero esta vez actuando abiertamente, en sindicatos como el de los maestros, y haciendo ostentación de una máscara semilegal, el MOVADEF.

Si Sendero, con tanto tiempo de por medio, con toda su dirigencia fundadora en prisión o desaparecida, y con tácticas distintas, es capaz de volver a producir el mismo efecto, entonces da para pensar que el problema de fondo no es esa organización de fanáticos.

El problema, más bien, es que una parte importante de este sistema político, y del sistema de medios que lo acompaña, otra vez son demasiado ignorantes de su propio país. Y a la vez, nuevamente, como antes, se dejan cegar por su interés de facción.

Una consecuencia de eso es que ciertos políticos y medios no saben distinguir quiénes y de qué dimensión son sus verdaderos enemigos. Una parte de la oposición ha concentrado sus fuegos en la ministra de Educación, como si fuera una enemiga del sistema, casi una cómplice de la subversión.

Otra consecuencia es que ven más senderistas de los que hay. La ignorancia suele llevar a la paranoia. O, si no, el interés particular de facción suele exagerar el problema para achacárselo a la ministra o al gobierno. No importa si eso sirve de propaganda gratuita al propio Sendero.

Esto último se aprecia en la manera como se identifica a todo el CONARE, esa coalición de corrientes radicales que disputa a Patria Roja la conducción del SUTEP, como si fuera una sola tendencia monolíticamente alineada con MOVADEF (Sendero).

Periodistas, o especialistas en educación que han indagado sobre el tema, dan cuenta que efectivamente hay gente de MOVADEF en CONARE, incluso en su propio liderazgo. Sin embargo encuentran que allí confluyen al menos cuatro corrientes distintas: maestros que simplemente quieren mejorar sus salarios, izquierdistas radicales a secas, senderistas alineados con MOVADEF y senderistas de la corriente Proseguir.

Una manera de bloquear a Sendero en el magisterio es precisamente la de separarlo y aislarlo de aquellos que no se identifican con ellos. Parte de eso se podría lograr con la propuesta de un aumento de salarios y otras mejoras para el magisterio de las regiones, que está incluida en la nueva ley de los maestros propuesta por la ministra Salas.

Pero hay quienes se niegan a salir de su ceguera y difunden que Sendero, CONARE y hasta Patria Roja son lo mismo, por una parte. Y por otra, buscan tumbar el proyecto y a la propia Salas, que precisamente podrían ayudar a quitarle piso a las recientes osadías senderistas en Educación.

Que el fujimorismo ande en eso, se entiende, pues el cuco senderista podría elevar la intención de voto por Keiko, pero no se entiende en el caso de otros actores políticos.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords