porno

Ricardo Letts - La ruptura

Ricardo Letts - La ruptura

op00-plantilla

Por Nelson Manrique

El primero de enero de 1959 el dictador Fulgencio Batista huyó de La Habana con rumbo a los Estados Unidos, su régimen se desmoronó y triunfó la revolución cubana. En ese mismo momento, en Lima, un joven universitario de origen oligárquico, que había recibido el Año Nuevo con sus amigos en una gran fiesta, comenzó a escribir un diario íntimo. Se llamaba Ricardo Letts Colmenares y hoy, medio siglo después nos brinda este material, especialmente valioso para reconstruir un momento muy importante de la historia política peruana contemporánea: la crisis final de la sociedad oligárquica y el proceso de radicalización política de una generación que decidió hacer una revolución para solucionar los grandes problemas del país (Ricardo Letts, La ruptura. Diario íntimo 1959 -1963, Lima: Persistiremos, 2011). No se trata de una reconstrucción a posteriori, sino del testimonio vivo de la evolución de la subjetividad personal de un joven especialmente sensible. De ahí su gran valor.

El libro se extiende entre los 21 y los 26 años de edad del autor. Desde el punto de vista personal, cubre el periodo que va del fin de sus estudios universitarios y sus inicios como profesional, su progresiva toma de conciencia de los graves problemas que desgarran a la sociedad peruana, su creciente involucramiento en la política y el proceso de radicalización que lo llevaría a convertirse en uno de los líderes más importantes de la denominada Nueva Izquierda. Desde el punto de vista político, se enmarca en el punto de inflexión abierto el año 1956 con el viraje del APRA hacia la derecha y su alianza con la oligarquía, que dejó vacío el centro político, donde crecerían partidos reformistas como Acción Popular, la Democracia Cristiana, el Movimiento Social Progresista, y de la izquierda, donde surgirían los proyectos políticos radicales que genéricamente fueron conocidos como la Nueva Izquierda.

Al iniciarse la década de 1960 Letts pertenece a los estratos privilegiados de la sociedad oligárquica.

Deportista destacado, con buena presencia, profesional y con un apellido que puede abrirle muchas puertas, frecuenta las fiestas de la alta sociedad con sus amigos y con muchas chicas. Descuella como estudiante, juega un importante papel como dirigente estudiantil, desea y busca el liderazgo. En su vida diaria ocupan un lugar muy destacado las chicas y los enamoramientos fugaces y apasionados. Piensa casarse porque es un ferviente católico y ha decidido permanecer casto hasta llegar al matrimonio (permanecerá virgen hasta los 26 años). Reza continuamente y busca el diálogo con Dios. Un sacerdote le ha recomendado casarse para poder solucionar sus apremios sin pecar. Es un muchacho muy sensible, cae continuamente en estados de depresión y desesperación y busca orientarse en la vida por el bien.

Poco después de graduarse de ingeniero agrónomo asume la dirección de la Negociación Agrícola La Mina, un fundo de propiedad familiar situado en Sayán. Tiene 22 años. Abandona la capital y su mundo de relaciones sociales para encerrarse en el campo. Allí se va a poner en contacto con la explotación y la injusticia social. La soledad le va a dar mucho tiempo para pensar, realizar profundas introspecciones y escribir. Inicialmente viaja a Lima cada vez que sus ocupaciones lo permiten, para frecuentar a las novias, pero luego esos viajes se van espaciando, a medida que crece su inquietud social.

En el trabajo se ve confrontado con la injusticia social. De ahí va a surgir la ferviente decisión de comprometerse con la causa de los desposeídos. Aunque está fascinado por la revolución cubana cree ver en el proyecto del arquitecto Belaunde la posibilidad de lograr los cambios que el Perú necesita sin violencia. Se incorpora entonces a Acción Popular y recorre buena parte del país acompañando al arquitecto durante la campaña electoral de 1962. Su desencanto posterior con AP lo llevaría a concluir que sólo una revolución podría solucionar los grandes problemas pendientes. La pérdida de la fe religiosa es un momento muy importante en su evolución. Todavía en 1963 retorna a trabajar con AP, impulsando Cooperación Popular, pero teme acomodarse y claudicar. El suyo no es un proceso lineal; al contrario, está atravesado por múltiples conflictos y contradicciones. Por eso es tan humano.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords