porno

«Pese a algunos gritos desaforados, vamos a entrar a captar ahorros.»

Agrobanco_hw
Por Revista Agraria

Agrobanco cumplió diez años de operaciones, y se quedará por muchos años más. Según Hugo Wiener Fresco, presidente del directorio de Agrobanco, esta institución —que ha tenido una suerte de mala fama y recibido varias críticas— atravesará una serie de cambios. Anunció que se convertirá en un banco de fomento de largo plazo, teniendo como socios estratégicos a los gremios agrarios y bancos internacionales, que participarán como accionistas para demostrarle al mercado que son una entidad seria.

Sin embargo, advirtió que si este nuevo esquema no se concreta, será difícil bajar, de manera realista y sostenida, la tasa de interés al nivel que desean los productores. Wiener también señaló que «pese a algunos gritos desaforados», han decidido entrar a captar ahorros en el sector rural, con la finalidad de que la agricultura ya no sea entendida como el reducto de los pobres.

LRA: Este año, Agrobanco cumplió diez años de operaciones. ¿Cuáles son los cambios que ha sufrido desde su creación?

Hugo Wiener: En los primeros años, el Banco Agropecuario tenía el 90% de sus colocaciones en segundo piso, y el 10% en operaciones directas, que eran las llamadas cadenas agropecuarias, y en algunos programas especiales de créditos con sectores sumamente pobres. Hoy, esa relación se ha invertido. Además, cuando el banco actuaba como segundo piso, tuvo un impacto relativamente bajo sobre la reducción de la tasa de interés. Por eso, en los últimos años, con una intervención más directa y con tasas de interés competitivas con las microfinanzas, ha tenido el efecto de ampliar el mercado en el sector agrario rural y ha contribuido a la reducción de las tasas de intereses promedio en el mercado. Creemos que Agrobanco ha logrado profundizar la presencia del sistema financiero en el campo. Entonces, hasta el momento, se puede decir que la contribución del banco ha sido muy importante.

LRA: Desde su creación, el banco ha recibido críticas porque fue vinculado al déficit fiscal y como una fuente de subsidio. Se habla de su desaparición como una posibilidad.

HW: Nosotros pensamos que sí es posible que haya un banco de fomento agropecuario especializado de largo plazo. Es decir, que llegó para quedarse. Y el esquema que  nosotros hemos planteado es que Agrobanco no sea puramente estatal. Es decir, debería desaparecer esa idea equivocada de que tiene un rol subsidiario. Nosotros pensamos que es posible que el Estado se asocie con terceros para poder desarrollar una banca de fomento de largo plazo. Que puede estar comprometido con actividades como la compra de tierras. Y es que una de las formas de reordenar el agro y evitar que ocurran cosas como lo de Olmos es que los propios productores vayan comprando los pequeños lotes que van quedando, y entonces se producirían pequeñas reconcentraciones. Esto conduce al fortalecimiento de un grupo de agricultores, lo que está vinculado al concepto norteamericano farmer, es decir, un granjero que tiene una unidad productiva que le permite ganar como un profesional técnico. Eso es lo que buscamos.

LRA: Pero para convertirse en una banca de fomento de largo plazo, necesitan convertirse en una entidad confiable. ¿Pero eso no es un camino largo?

HW: Pero hay caminos más cortos; por eso hemos pensado en traer socios a Agrobanco. Ya hay negociaciones con el banco holandés Rabobank. Hemos pensado también en las entidades que provienen de las multilaterales, como el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), del BID; la Corporación Financiera Internacional (IFC), del Banco Mundial; la Corporación Andina de Fomento; y el Banco Estatal Alemán (DEG), para que ellos participen como accionistas. De esa manera, le demostramos al mercado que Agrobanco es una entidad seria. Otro grupo son las microfinanzas, es decir, cajas rurales, municipales y pymes; y las organizaciones de productores, como los agroexportadores, los gremios agrarios, la Junta Nacional del Café, las centrales de cooperativas, las juntas de regantes, las comunidades campesinas, las ONG. Entonces, con este esquema, seríamos un banco para toda la vida.

LRA: Sin embargo, para que se plasme este nuevo esquema, tiene que aprobarlo el Fonafe, porque es el titular de las acciones del Estado en Agrobanco. ¿Cuáles son los avances?

HW: Ya hemos tenido una reunión con el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe), y formalmente ya ha sido presentada la propuesta; la próxima reunión está prevista para el mes de agosto. Pero queremos que se entienda que el sentido de esa idea no nos coloca en el esquema original del Banco Agrario, liquidado en 1992, ni en la lógica de privatizar el banco. Lo que nos proponemos es hacer, en el segundo semestre de este año, un road show, es decir, invitar a diversas instituciones para contar la mecánica y propuesta de que pueden adquirir acciones, aunque no el control del banco. Es importante que esto último quede claro.

LRA: Y este nuevo esquema, ¿cómo ayudaría al productor? ¿Se propondrá una tasa de interés más baja? En la actualidad es de 19%, y por ser tan alta han recibido críticas.

HW: Concuerdo en que las tasas de interés de Agrobanco son altas, pero ya estamos haciendo el esfuerzo para reducir la tasa de interés. Por ejemplo, tenemos una campaña que está focalizada en áreas críticas y de pobreza, como el VRAE: ahí estamos entrando con una tasa de 14%. Lo estamos haciendo también de manera piloto en algunas zonas de la sierra, donde hay comunidades campesinas. Ahora, lo que quiero decir es que no será posible bajar de manera realista y sostenida las tasas de interés, al nivel que deseamos, si el nuevo esquema no se concreta. Algunos piensan que el dinero que viene del Estado no tiene ningún costo, y eso no es cierto: es el más caro de todos. Por eso, no podemos aceptar que el banco entregue dinero por debajo del costo que tiene, para manejar la sostenibilidad de la operación.

LRA: ¿También cambiará la atención a los productores? Muchos se quejan de que Agrobanco tiene ventanillas que solo sirven como puntos de atención.

HW: Hemos estado operando a través del Banco de la Nación, pero esa situación va a cambiar. Vamos a convertirlas en oficinas de transacción, y la principal característica es que hemos decidido que vamos a entrar a captar ahorros en el sector rural. Por supuesto, sabemos que sus depósitos serán pequeños, pero de eso se trata: de que el agricultor sea una persona que monetice sus ahorros y los ponga en una entidad financiera, y la idea es que Agrobanco administre el conjunto de su flujo monetario. Pero para eso se requiere que el productor se diversifique, y nosotros lo apoyaremos hacia una transición ordenada. Necesitamos tener agricultores que sean prósperos y que la agricultura ya no sea entendida como el reducto de los pobres: ese es el escenario que nos gustaría alentar. Y para captar ahorros estamos autorizados por la ley, pero tenemos que demostrarle a la Superintendencia de Banca y Seguros que cumplimos todos los requisitos de seguridad.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords