porno
EDITORIAL

marfil-editorialLa elusiva unidad de las izquierdas

Los analistas coinciden. Dirigentes y bases también. Más allá de la diversidad de orígenes y trayectorias políticas, cualquiera sea nuestra base sectorial o territorial: tod@s coincidimos en que es necesario unirnos, formar un gran frente de las izquierdas e ir juntos a la contienda electoral. Y sin embargo, al finalizar esta semana, muchos nos sentimos golpeados pues pareciera que la unidad, elusiva, se nos escapa de las manos una vez más.

¿Por qué se nos hace tan difícil en la izquierda construir la unidad, mientras que la derecha lo logra una y otra vez? ¿Por qué la derecha firma pactos tan fácilmente como si fuera "natural" y en la izquierda sólo nos es posible forjar las alianzas mediante laboriosos procesos de debate y negociación? Tal vez la principal razón está en cómo entendemos y abrazamos unos y otros la política.

La izquierda es el lugar donde nos encontramos los que creemos que el destino común es más importante que el interés individual o de un grupo; que el bien común es el fin de la política: hacemos política porque creemos que juntos, dialogando y escuchándonos, los y las ciudadan@s de una localidad, de un país, del mundo entero, podemos construir una vida común buena para todos, en el hoy y en el mañana. En la derecha se encuentran los que hacen política para mantener el control sobre el aparato estatal, construido a su medida y semejanza; para seguir teniendo ingerencia directa, si bien opaca cuando no del todo oculta, sobre decisiones clave que les permiten seguir acumulando poder, privilegios, recursos. Es evidente que lo que se debate, en la izquierda y en la derecha, cuando se plantea formar un frente electoral, tiene pesos y contenidos muy distintos.

En la izquierda sabemos que tener presencia importante en la instancias de gobierno no es la única ni la más importante manera de construir poder alternativo, que éste pasa por un cambio en la cultura política de las mayorías de manera tal que tod@s nos sintamos y comportemos como ciudan@s con derechos y con responsabilidades. Pero también sabemos que cuando la derecha consigue el control masivo del aparato estatal, puede reproducir y ver acrecentado su poder de múltiples maneras – controlando a los medios de comunicación; nombrando a las autoridades clave como contralores, jueces y fiscales, supuestamente instituidas para limitar el poder del Ejecutivo; promulgando normas ad hoc y mediante el uso discrecional de los fondos públicos: el régimen fujimorista es una experiencia demasiado reciente en nuestra historia como para que lo hayamos olvidado, sus efectos corrosivos aun debilitan la institucionalidad y cultura democráticas. Por eso nos es tan importante en la izquierda debatir a fondo, con calma y mesura, y acordar claramente los términos de la unidad. Por eso se nos hace crucial el proceso mismo mediante el cual forjamos las alianzas: porque en la manera como hacemos las cosas está la esencia misma del cambio. Si entre nosotros no conseguimos escucharnos, aceptar las diferencias, construir sobre las coincidencias, practicar la más amplia e inclusiva democracia a la hora de tomar las decisiones, mal podemos pretender ser agentes del cambio que aspiramos para nuestro país.

Esta semana hemos presenciado varios debates públicos donde connotados dirigentes del PNP, MNI, Tierra y Libertad, FS, han expuesto las razones por las que debemos apostar a la unidad. También se han producido algunas reuniones, en grupos más pequeños, donde se abordan los temas programáticos y se ensaya como poner por escrito los compromisos. A la par que militantes de base y dirigentes intermedios reunidos en sus respectivos comités acuerdan en que términos aceptarían la unidad. No pocos reclamamos elecciones primarias con amplia participación de l@s militantes de todas las organizaciones políticas que integren la alianza, para elegir a nuestros candidatos y candidatas.

Los plazos corren: el 10 de Diciembre tiene que estar inscrita nuestra lista unitaria. Todavía tenemos la posibilidad de lograrlo, pero no cabe sacrificar lo importante por lo urgente. Aun si no llegamos, esta oportunidad debe dejarnos buenos aprendizajes, hacernos más sabios, más fuertes, más capaces. No olvidemos que la política, desde la izquierda, no es una batalla de huestes y caudillos en pos de un botín, es la construcción colectiva de un mundo mejor.
Por Marfil Francke

Productora 
Programa de BAJO LA LUPA TV
Grupo Bajo La Lupa 

Comments  

 
#5 Tito Bracamonte 2010-11-26 01:45
Estimada Marfil, después de leerte veo que ni siquiera podemos tener el margen de la esperanza, puesto que nuestrxs candidatxs y operadorxs politicxs de izquierda-progresistas-nacionalistas(v iejxs y nuevxs), nunca podrán prescindir de sus pequeños espacios ni de sus propias expectativas. Como diría una vieja amiga, al parecer nuestro mandato arqueológico nos condena a reciclar nuestro mito fundacional, el de los hermanos Ayar.

Con aprecio, Tito
 
 
#4 Fredy 2010-11-24 00:43
Estimada Marfil, que lastima que aùn en este siglo sigamos pensando en buscar la unidad, las condiciones para tener una izquierda fuerte en el paìs y el mundo existen, lo que sucede es que esosdebates de los, dice lideres, sòlo lleva a negociaciones de cuantas curules dben tener cada agrupaciòn y los negociadores son los que estaran en esas listas, en consecuencia la unidad debe venir desde las bases.
saludos
Fredy
 
 
#3 Fernando 2010-11-22 16:58
Marfil, siento discrepar contigo en un tema como esta, pero no concuerdo con esta mirada donde los "izquierdistas" son los buenos y los "derechistas" los malos. Conozco a vari@s de ambos lados que no corresponden a los perfiles que propones. En la izquierda también existe gente donde "el bien común" es sólo una excusa.
Creo que el problema de la "no unidad" es una culpa que nos persigue y no nos deja ver con mayor claridad las razones que hacen que esta no es viable hoy.
Creo que hay que dejar a las agrupaciones que hagan cada cual su propia experiencia, sin estigmatizarlas por no unirse.
 
 
+1 #2 Jeronimo 2010-11-22 15:47
Creo que en la izquierda la Unidad siemnpre sera precaria, por buscar el ser un frente y eso parece ser que lo alejara mas por eso se debera cosntruir desde la izquierda un Partido fuerte para ser el referente de la izquierda en el Perú, y sobre esa construcción debemos apostar
 
 
#1 Liliana Vega 2010-11-22 14:24
Estimada Marfil:

De acuerdo con tu posición. Yo creo que la unidad de las izquierdas pasa secundariamente por el programa. La principal unidad creo yo, luego de militar tantos años y observar el mundo de la política, es de las personas que sientan verdadero amor por la gente y que de verdad aspiren al bien común. Si es así, ni siquiera importa mucho qué tan a la izquierda o a la derecha estén, pues el bien común es el criterio que va dando forma a las propuestas y permite acercarlas, tanto como a sus mentores. Cuando el punto central se coloca en el programa, no miramos la agenda oculta que siempre es personal o de pequeño grupo. Por eso hasta ahora la unidad de la izquierda es solo un sueño de las bases, no de los dirigentes. Cariños.
 

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords