porno

Corrupción y violaciones a los desc

CORRUPCIÓN Y

VIOLACIONES A LOS DESC

18-10-01La corrupción, ese mal del Estado peruano, no sólo sigue vigente, sino que se ha reforzado y extendido en los últimos años como resultado de la indulgencia y  desinterés del régimen de García. ¿Sólo la cutra salvara al Perú?

La corrupción es un problema de larga data en la historia. Sus efectos negativos sobre la democracia y el acceso adecuado a servicios para los ciudadanos –sobre todo aquellos en situación de vulnerabilidad y desventaja- son cada vez más evidentes. Pero sólo recientemente se ha comenzado a esclarecer las estrechas relaciones que hay entre corrupción y violación a los Derechos Humanos. Las Convenciones Internacionales sobre lucha contra la corrupción, si bien mencionan en sus preámbulos las consecuencias nefastas que tiene la corrupción sobre los países y los ciudadanos, no explicitan conclusivamente la vinculación entre corrupción y violaciones a los derechos humanos.
 
Analizaremos aquí los vínculos entre corrupción y violación a los DESC, aunque es claro que, dado el carácter integral e indivisible de los derechos humanos, la corrupción afecta a todos los derechos en conjunto: civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y los llamados de tercera generación.

Como afecta la Corrupción a los DESC

Un acto de corrupción puede afectar directamente o indirectamente el goce de derechos tales como el acceso a la salud  o a una educación de calidad. La vinculación directa entre un acto de corrupción y la violación de un DESC se hace evidente, por ejemplo, cuando los centros educativos nacionales cobran cuotas “extraordinarias” condicionantes de la matrícula de los alumnos. Distinto es cuando una práctica corrupta conduce a la violación de un derecho humano pero no lo viola directamente.

18-10-02En el caso de tráfico de migrantes para luego ser explotados sexualmente o tenerlos en condiciones de esclavitud, por ejemplo, el acto de corrupción no produce en sí la violación al derecho humano a la libertad sexual o a la libertad de trabajo, pero es necesario que un funcionario público permita el ingreso de migrantes indocumentados – aceptando un soborno- para que luego se cometan dichas violaciones a los derechos humanos.

Más lejana es la relación cuando la corrupción es sólo uno de varios factores desencadenantes de una violación a los Derechos Humanos. Por ejemplo, la represión violenta a las protestas sociales por decisiones gubernamentales que la población considera son consecuencia de actos de corrupción, como las movilizaciones de Julio 2010 contra la exportación del gas de Camisea. El posible acto de corrupción es uno de los desencadenantes de las protestas sociales pero no el único, y la represión ejercida por los representantes del gobierno no ha tenido una vinculación directa con este acto ni éste ha sido la condición necesaria para que se lleve a cabo tal represión.

Cotidianamente nos topamos en el Perú con actos de corrupción que afectan el acceso de los DESC -sea por vinculación directa, indirecta o remota-, como  directores de colegio que cobran para acceder a un cupo en la matricula, enfermeras que cobran para poder acceder a una cama en el hospital, directores de UGEL que cobran por dar las plazas a los profesores.

La corrupción en los programas y políticas sociales

El programa social Vaso de Leche viene siendo seriamente cuestionado por irregularidades como la posición de dominio de determinadas empresas proveedoras de los insumos, beneficiarios infiltrados, valor nutricional otorgado por debajo del requerido para los niños beneficiarios. Estas irregularidades violan el derecho humano a la alimentación.

18-10-03Los desastres naturales han sido siempre motivo de preocupación por la alta discrecionalidad de la que gozan los funcionarios públicos para las gestiones que realizan en el marco de la emergencia y la reconstrucción.

Aunque no es el único caso, ya que periódicamente se presentan el problema del friaje en la zona sur del país o los fenómenos del niño en la zona norte- cabe analizar lo sucedido en Ica a raíz del terremoto: investigaciones en el Congreso, denuncias en medios de comunicación, funcionario públicos procesados por delitos de corrupción y, a tres años del evento, cientos de familias aún no han podido acceder a una vivienda digna, violándose de esta manera su derecho humano a contar con una vivienda.

En el sector Salud, los medios de comunicación informaron cómo personajes vinculados a Rómulo León y Fortunato Caanan habían pretendido adjudicarse la buena pro para la construcción de hospitales. Dado el escándalo producido, se pensó que esas intenciones habían sido enterradas pero se supo recién que una empresa constructora vinculada a Canaan acaba de ganar una licitación por 14 mil millones de soles para la construcción y administración de dos hospitales de Essalud, en el marco de las asociaciones público – privadas. Además de la indignación de conocer que empresas vinculadas a personajes  investigados por su participación en grandes negociados con representantes del gobierno peruano para beneficiarse de nuestros recursos, estén  presentándose y ganen licitaciones públicas; los y las ciudadanas preocupados por los derechos humanos nos preguntamos si la administración que estará en manos de la empresa ganadora de la buena pro y no de Essalud durante los próximos 32 años, brindará los servicios de salud comprometidos en condiciones de igualdad, no de discriminación.

Avances recientes

En el Perú hemos ido reconociendo -algunas veces intuitivamente y a través de casos concretos -esta vinculación tan importante entre derechos humanos y lucha contra la corrupción.

La primera institución pública que señaló la necesidad de vincular la corrupción con las violaciones a los derechos humanos ha sido la Defensoría del Pueblo. El Informe Defensorial Nº 147 pone ejemplos sobre cómo la corrupción afecta el goce pleno de los derechos humanos y afirma: “la Defensoría del Pueblo  considera que resultaría necesario incorporar la perspectiva de la defensa de los derechos fundamentales en la formulación y ejecución de políticas de  prevención y lucha contra la corrupción”.

El debate sobre las relaciones entre la lucha contra la corrupción y la defensa de los derechos humanos aún está en proceso, pero resulta de mayor importancia empezar a generar relaciones de colaboración y cooperación para la consecución de objetivos comunes desde estas dos perspectivas.

Para saber más:

Defensoría del Pueblo, Ética Pública y Prevención de la Corrupción, Serie Documentos Defensoriales num. 12

Defensoría del Pueblo, Informe Defensorial 147: “Aportes de la Defensoría del Pueblo para una Educación sin Corrupción.

18-descarga

Descarga de la Revista en formato PDF

Comments  

 
-1 #1 PEPITO 2013-04-27 15:07
NO ME AYUDO

 
logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords