porno

Dos candidaturas de izquierda

Dos candidaturas de izquierda

op-siamePor Raúl Wiener

28 de noviembre de 2010

En estos días algunos sectores que habían proclamado la unidad de la izquierda casi como un artículo de fe, y criticado duramente a los que trazaron a priori una línea divisoria con el nacionalismo, con el que no aceptaban ninguna alianza, a lo que se agregaba la tesis de que lo que había que preparar era la izquierda del 2016 y no del 2011; han empezado a buscar culpables de que la unidad no se concrete y de que ellos mismos hayan andado las últimas semanas buscándose otros candidatos y armar el bloque con los que se habían puesto fuera de un proyecto de unidad de todos contra el neoliberalismo y la reacción, porque favorecía la hegemonía de Ollanta y el nacionalismo.

¿Cómo se explica que el MNI-Patria Roja esté en camino de convertirse en uno de los inventores de la candidatura del diplomático Manuel Rodríguez Cuadros, cuyos méritos nadie discute, y de su introducción en Fuerza Social para salvar la cara ante la caída de la de "Nano" Guerra García a partir de los destapes sobre su pasado Fujimorista?

Si la candidatura y el proyecto logran alguna consolidación y despega algunos puntos, se puede convertir en una merma decisiva para el pase de Ollanta a la segunda vuelta. Para Fuerza Social, de repente, eso es lo mejor que les podría suceder para liquidar a un competidor incómodo. Pero el pueblo ¿cómo valorará esta operación suicida que contribuye claramente a los intereses de la derecha?

La pregunta es más directa: ¿el MNI–Patria Roja dará como toda explicación de su aventura que Ollanta no le respondió a sus llamadas y que los hizo esperar en sala de espera mientras corría el tiempo? ¿Dirán que ellos querían un acuerdo por escrito que evitara sorpresas y rupturas como las que hubo el año 2006 y que como nada se definía no les quedó sino irse por su cuenta?

Obviamente todos tenemos una versión de los hechos en los que participamos. El punto es si al pueblo que impulsó a Ollanta Humala, sin la izquierda, hasta el borde del poder en la anterior elección, va a tomar en cuenta explicaciones anec-dóticas para una división, que no es cualquier división sino ponerse a contracorriente de lo que es una posibilidad de victoria popular y nacional como pocas en la historia.

A nadie le interesa ahora si fueron los troskos, los "prochinos", los de la UDP, los que dividieron ARI en 1980, o si los "reformistas" o los "militaristas" hicieron explotar a la Izquierda Unida en el 90. Lo que queda para la historia es la incapacidad de la izquierda para salir de su pequeñez y colocarse en la disputa por el poder nacional.

En el 2006, la izquierda estuvo nuevamente dividida y me consta que sí hubo un sector dispuesto a hacer concesiones y tener paciencia con los demás fue el MNI-Patria Roja, y recibió varios maltratos. Pero eso no lo salvó del desastre, que en su caso fue el peor de todos: 0.32%, a pesar de todo el esfuerzo invertido en inscribirse y las alianzas fallidas con el PS, la UPP y el nacionalismo.

Es verdad que hay una explicación en esta historia para sus aprehensiones actuales, pero otra vez no va a justificar el camino que aparentemente estarían tomando de apuntalar el aislacionismo de las organizaciones de Susana Villarán y el padre Arana y de buscarse el candidato que creen que puede hacerle la mayor merma a Ollanta Humala. Errores que se pagan en los resultados y en las crisis posteriores a las elecciones.

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords