porno

Sobre la unidad de la izquierda realmente existente

Sobre la unidad de la izquierda realmente existente

op-cuadrosPor Jesús Ospina Salinas

Decíamos que para hablar de la unidad de la izquierda, habría que ver, entre otras formas de analizarla, a quienes representan políticamente sus vanguardias (porque hoy es aun prematuro decir partidos), y cómo están en su relación con la realidad y la población. Esto es central, pues de allí vendrán las alianzas más sólidas, no electorales, sino con sentido histórico.

En el caso de Fuerza Social, FS, veíamos que su más amplia representación estaría en ese vasto sector de capitalistas emergentes democráticos y populares, no por nada Nano Guerra García podría ser su candidato a la presidencia. Hombre vinculado a la pequeña y micro empresa y su desarrollo. Promotor del sector más popular del empresariado. Y de otro lado está la candidatura del ex canciller de la República, Manuel Rodríguez Cuadros, propuesta que ha sido respaldada por el comité regional de Cajamarca. Hombre sensible y liberal, inclusivo y democrático.

Pero es verdad también que Susana Villarán, SV, supo lograr incorporar en ese proyecto más democrático popular y liberal, a los sectores autodefinidos socialistas y de izquierda, asumiéndolos en una perspectiva de acumulación de fuerzas. Se entiende más así la alianza que hizo con el Movimiento de Nueva Izquierda, cuyo núcleo es el Partido Comunista del Perú "Patria Roja", PR, para las elecciones municipales. Y es que PR, junto a otras vanguardias, está atento a los nuevos tiempos, y por tanto ha dejado el discurso confrontacional y busca sumarse a fuerzas más bien progresistas y democráticas, más por pragmatismo político que por concepción ideológica. Sabe que en ese camino están las masas.

Obviamente, como ha sido señalado por todos, la derecha se ha asustado de esta simbiosis -para ellos antinatural-, pues lo popular no podía ni debía ser emergente y democrático sino manipulable y un feudo. Para ello lo popular es para obtener el voto, no para la acumulación de fuerzas. La política se hace desde arriba y no desde abajo. La democracia vale para agitarla en los discursos, pero no para las elecciones internas.

Así, FS ha mostrado un camino de autonomía e identidad política sui géneris. Una agrupación de izquierda, y democrática, pues supo incorporar en su seno a sectores liberales democráticos. FS supo presentarse como de izquierda y democrática, y para la derecha esa fusión es una contradicción insalvable. Por ello, el escudo más grande que tiene hoy FS contra la furia reaccionaria es ser profundamente democrática.

Pero claro de allí también su discrepancia contra el Partido Nacionalista Peruano, PNP, pues antes que programa e ideario político –que lo tiene, y sin duda es de muy buena calidad-, el PNP tiene candidato. Los sectores al interior de FS son más democráticos que tener que asumir una candidatura "válida", "histórica", con "arrastre". Y ello a pesar del peso político que tienen al interior del PNP algunos intelectuales de izquierda de reconocida trayectoria, pero para quienes la democracia está segundo en su agenda, la prioridad es la transformación del país.

Así, FS está más presente en la realidad cotidiana que en las fórmulas políticas e ideológicas, y los procesos rápidos e inmediatos de cambio. No que no las tenga, pero al parecer para FS la realidad debe estar por encima de las fórmulas, y no al revés. He allí su fuerza y su capital. Y tiene entonces la posibilidad de construir una propuesta a largo plazo basada en las aspiraciones de la gente, que también para SV y FS son sus propias aspiraciones, una nueva propuesta política.

Pero obviamente las aspiraciones de la gente se nutren también de un camino político y una orientación, no sólo de sus propias demandas. O mejor, se trata de plantear las reivindicaciones sociales en propuestas programáticas e ideológicas. Y si bien FS hoy no está en capacidad de entregarles un sino ideológico –quizá no es el tiempo- tiene ante sí el reto de hacer una conducción democrática y social articulada con las masas, cuyas decisiones políticas emerjan de abajo y lograr procesos de transformación de la actual situación. Ese será su reto para lograr duración y sostenibilidad.

Y allí está la complicación de FS, pues si bien ha sabido vincular izquierda con democracia, socialismo y liberalismo, mediante las elecciones, pero no mediante un trabajo concreto. Y ahora tiene el reto de no defraudar a sus dos votantes, de izquierda y democráticos liberales.

Es claro que siendo democrática y popular su gestión, puede lograr amalgamar ambos polos. Pero también está el hecho de que los sectores de izquierda querrán "tomar por asalto el gobierno" para apurar los cambios, y el otro sector pugnará por medidas legales y de procesos. Allí el peso de SV será fundamental. Y si lo logra puede dar el salto a pensar una propuesta más ideológica. Seguiremos.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords