España y el fuego andaluz

España y el fuego andaluz

op00-plantilla

Por Guillermo Giacosa

Un par de meses atrás escribía sobre la violencia que se encendería en España y otros países europeos castigados por la crisis. Ya en Andalucía hubo ataques a supermercados y expropiación o robo de comida para distribuir (el calificativo depende de la óptica de quien lee) y ya se ordenó la detención de líderes del Sindicato Andaluz de Trabajadores por esta acción.
La espiral de violencia crecerá con el inevitable agravamiento de la crisis y, por ahora, todo indica que el gobierno Rajoy es más sensible a las órdenes de la banca europea y del FMI que a las demandas populares a pesar de que su agrupación política se llama Partido Popular y no Partido Bancario o Financiero u Oligopólico como debería llamarse de acuerdo a lo que representa.
Pero, dejemos las ideologías, veamos algunas cifras y tratemos de ponernos en el lugar de las víctimas directas del ajuste económico. Sólo en Andalucía hay 1.250.000 parados, lo que representa un 34% de la población activa, 3 millones de pobres, 40% de las familias por debajo del umbral de la pobreza y 200.000 familias expulsadas de sus casas por no poder pagar la hipoteca a los bancos.
En una visión de conjunto destaca el detalle que el 2% de los propietarios poseen el 50% de las tierras cultivables y que hay más de 500.000 jornaleros sin tierras. Además, según Caritas, 300.000 familias están subalimentadas. Estoy hablando de España no de Haití. España en la que otra cifra de espanto nos hace presagiar más violencia: 1 millón 700 mil familias tienen todos sus integrantes sin trabajo. ¿Qué hace el responsable de un hogar en una situación semejante?