porno

¡La esperanza derrotó al miedo!

La esperanza derrotó al miedo

op01-ma-feliz

Por Carlos Tapia

Y en una desigual batalla. ¿Batalla? Sí, porque fue un enfrentamiento en el terreno de las ideas y propuestas, y también en relación a la credibilidad de las dos posiciones. No ha sido precisamente “una fiesta democrática”. Los que aplicaron la táctica del miedo emplearon armas vedadas y métodos basados en la confusión y el engaño. Coincido con Sinesio López, en que los electores de abajo desde hace buen tiempo muestran una racionalidad clara, en función de la defensa de sus intereses tantas veces traicionados. Por eso ganó la eficiente y meritoria campaña a favor de las mayorías de Ollanta.

Ciertamente, enfrentamiento difícil para Ollanta y Gana Perú. Porque el debate no fue franco y poniendo por delante los intereses del país. Después de cinco años de “ablandamiento” de las posiciones de Ollanta, se creyó que ya era un hecho la derrota de él y de la propuesta nacionalista que encarna. La estrategia de Ollanta fue clara, proponer más que atacar. La de los otros atacar primero, y proponer para seguir atacando. No les resultó. Ollanta supo utilizar las fases de la campaña mucho mejor que sus contrincantes, y también saber diferenciarse en las propuestas, como la del impuesto a las sobreganancias. Hasta obligó a Toledo y PPK a tener que aceptarla de la boca para afuera, aunque refunfuñando. 

Una cosa curiosa, los continuistas atacaron a Ollanta por querer cambiar el modelo económico y, por otra parte, como lo señala Héctor Béjar, no se cansan de repetir que el crecimiento de Ollanta se debe a que el modelo no ha sabido distribuir, y en el colmo de la contradicción la propuesta de PPK (el 90% de los peruanosno saben escribir su apellido, y además es un “wataqalluy runtumllamichico”) se llama “Por el Gran Cambio”, y en el extremo José Barba y Alex Kouri nos hablan hasta de un “Cambio Radical”. 

El miedo trató de vencer a la esperanza, pero el miedo dispersa y se une al silencio; la esperanza, en cambio, crece en la alegría. La segunda vuelta nos avisora la continuación del combate, pero ahora, entre las posiciones más claras y decantadas. El Fujimorismo es el que aplicó el modelo neoliberal vigente en nuestro país; es Keiko la que coherentemente lo defiende. Pero, será muy difícil que sus continuadores la apoyen al unísono. Aunque el gran componedor de los intereses de los de arriba ya comenzó a hacer su papel de celestina. Del otro lado, la esperanza necesita organizarse para poder convertirse en una nueva y pujante voluntad colectiva a favor de una Gran Transformación del país, que fortalezca la democracia, impulse una verdadera economía nacional de mercado y transforme el Estado para el bien de todos los peruanos, particularmente de los desposeídos de siempre. 

De lo que se trata, entonces, no es solo ganar al continuismo y su candidatura en la segunda vuelta. Se trata de saber defender la victoria democrática, construir un gobierno con todos aquellos que quieren un Peru mejor, justo y democrático, y sabernos defender de las amenazas de quienes no quieren perder sus privilegios, ganados al amparo de la corrupción y la oscuridad política.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords