porno

NO HAY PRIMERA SIN SEGUNDA: A propósito de las elecciones y el movimiento TLGB

NO HAY PRIMERA SIN SEGUNDA:
A propósito de las elecciones y el movimiento TLGB

op01-TLGB

Por Jorge Bracamonte

Uno de los movimientos sociales que cuestiona con mayor potencia los límites de nuestra democracia es el movimiento TLGB. En teoría las democracias se fundan en el reconocimiento de la igualdad irrestricta de sus ciudadanas y ciudadanos, y la defensa de la dignidad humana como sustento de los derechos humanos. En el Perú estos fundamentos poco importan, imponiéndose sobre éstos la voluntad de los poderes fácticos (iglesia, militares y grupos de interés económicos) que encuentran eco inmediato en una clase política confesional y conservadora. En este sentido las elecciones presidenciales tradicionalmente han devenido en escenarios para el montaje de esta performance. En este contexto, desde el movimiento TLGB ¿cómo podemos entender el actual proceso electoral y los resultados de la primera vuelta?

 El potencial de una participación simbólica: las candidaturas TLGB al Congreso

A pesar que las organizaciones y liderazgos del movimiento TLGB no han dialogado ni concertado una estrategia de movimiento frente a las elecciones, no se puede negar la participación activa  de algunos de sus liderazgos individuales y colectivos. Estas formas de participación se resumen en dos vías: la primera, la de la postulación al congreso de candidaturas abiertamente TLGB; y la segunda, la de incidencia sobre los partidos con intención de voto que suscriben la urgencia de cambios sociales.

La primera vía reedito la experiencia desarrollada por el movimiento TLGB en las elecciones del 2006, donde por primera vez en la historia de las elecciones un grupo de activistas TLGB participaron como candidatos/as al Congreso y al Parlamento Andino en las listas de la izquierda (Partidos Socialista y MNI). En esta oportunidad, Fuerza Social presento las candidaturas al congreso de Susel Paredes por Lima, y de Carlos Vela por Loreto, ambos activistas TLGB. Y la importancia de esta participación se revela por su potencial simbólico, como muy bien lo resume Marivel Saldaña:

“…el Perú necesita, en primera instancia, que el nivel de discusión en la construcción de marcos normativos nacionales, se vean permeados de una vez, por discursos que no reproduzcan las relaciones de poder, los fundamentalismos, sino más bien, visibilizar, en nuestro caso, sexualidades nonormatizadas, afectos nonormatizados,cuerpos transgresores, que deben ser legítimamente tomados en cuenta […]. En ese mismo sentido, me parece importante, necesario que los imaginarios, los discursos de la política formal que se mantienen como machistas, patriarcales y misóginos, se desestabilicen, se rompan; lo que en buena cuenta significa democratizar la política, democratizar imaginarios…”[1]

Ciertamente, la participación de candidaturas abiertamente TLGB, y el hecho que Perú Posible proponga en su Plan de Gobierno el reconocimiento de las uniones civiles de parejas del mismo sexo (a través del propio candidato presidencial y su candidato a la 1ra. Vicepresidencia), concitóel interés de los medios respecto al tema el matrimonio igualitario y/o de las uniones civiles, los mismos que redujeronla agenda de derechos de las comunidades TLGB a los límites de la institucionalidad del matrimonio.[2]Esta centralidad mediática también comprometió la respuesta de los sectores conservadores y fundamentalistas. Así, el cardenalJuan Luis Cipriani (miembro del opus dei), se reunió y comprometió a 4 de los 5 candidatos presidenciales con mayor intención de votoen su oposición a la despenalización del aborto y al reconocimiento del matrimonio y/o uniones civiles para parejas del mismo sexo.[3]

De esta forma, no podemos medir el éxito de estas candidaturas por el impacto de las demandas TLGB en el escenario electoral, sino por la propia presencia de los activistas TLGB que -en primera persona y con voz propia- han contribuido a desestabilizar un imaginario donde “lo homosexual” se ha convertido en sinónimo de peligroso, excesivo, no sujeto, incluso no humano. Pareciera paradójico, pero en un sistema político tan conservador como el peruano la participación TLGBes casi un hecho revolucionario, que nos permiteconfrontar fundamentos tan elementales el de la condición humana de las personas o el de los límites de una ciudadanía que se pretende universal. Sin duda ha sido un aporte sustantivo para una democracia todavía tutelada por la iglesia y los poderes fácticos.

Incidencia y compromisos por el cambio: el “Frente Parlamentario por la Igualdad Ciudadana TLGB”

Como se ha indicado, la segunda vía de participación se orientó a incidir sobre los partidos con mayor intención de voto que suscriben la urgencia del cambio social. En este camino, un grupo de activistas LTGBQ se constituyó en el mes de eneroen Grupo Temático LTGBQ para contribuir -desde el espacio de Ciudadanos por el Cambio[4]- a la formulación de la propuesta de diversidad sexual y derechos humanos del Plan de Gobierno de la Alianza Política Gana Perú. Las razones de esta afinidad del Grupo Temático probablemente se expliquen por la comprensión del activismo LTGBQ en un amplio horizonte de luchas orientadas a la transformación del mundo. Así en su primer comunicado el grupo señala:

“…concebimos las demandas, propuestas y luchas LTGBQ dentro de un horizonte amplio de transformaciones sociales, económicas y culturales conducentes a lograr una vida justa y plena para todas y todos, donde la identidad, la sexualidad y los afectos de las personas no estén divorciados del derecho a una vida material digna, con justicia y en armonía con la naturaleza. Postura que orienta nuestros principios y nuestro activismo en un horizonte de transformación radical”.[5]

A partir de estos principios la aproximación a Gana Perú no resulta fortuita. Se trata de la alianza política  que congrega a los sectores nacionalistas, progresistas y de izquierda que plantean cambios sustantivos al actual modelo económico extractivista y monopólico, así como políticas sociales integrales que promuevan el desarrollo sostenible combatiendo la pobreza y exclusión social. Teniendo como fondo esta coincidencia básica, la aproximación a Gana Perú no estaba exenta de riesgos, pues parece que no todos los sectores de la alianza asumen con el mismo énfasis la importancia de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, así como la de los derechos humanos de las comunidades TLGB. A pesar de los riesgos y tensiones del proceso, la alianza Gana Perú finalmente hizo suyo parte de los planteamientos del Grupo Temático LTGBQ en su Plan de Gobierno, así como en las cartillas informativas dirigidas a sus candidatas y candidatos al congreso.[6]

Simultáneamente al proceso del Grupo Temático LTGBQ, el Movimiento Homosexual de Lima (Mhol), el Colectivo ContraNaturas y la Kolektiva de Rebeldías Lésbicas, desarrollaron una estrategia complementaria con el propósito de lograr acuerdos entre los partidos que habiendo incluido programáticamente parte de las agendas TLGB tenían opción de alcanzar representación parlamentaria.Del mismo modo, en algunas regiones del país, las organizaciones del movimiento promovieron acciones de incidencia para comprometer a las candidaturas con mayor intención de voto de estos partidos en la defensa irrestricta de los derechos humanos, en particular de las y los TLGB. Estas iniciativas permitieron sentar las bases de confianza y consenso entre los candidatos al Congreso de Gana Perú y Perú Posible, y los representantes de las organizaciones TLGB, quienes finalmente suscribieron el compromiso para impulsar la formación del “Frente Parlamentario por la Igualdad Ciudadana LTGB”.[7]Sin duda se trata de una conquista fundamental, histórica, que coloca en un lugar expectante la posibilidad de ampliar los horizontes de la ciudadanía y la democracia en el país.

Ciertamente, estos esfuerzos se sostienen en el aprendizaje de la experiencia de participación electoral TLGB del 2006, reconociendo sus potencialidades y también sus limitaciones. El camino de la aproximación y contacto de algunos liderazgos TLGB con Gana Perú ha sido complicado, pues una de las herencias de la guerra de demolición de la candidatura de Ollanta Humala en el 2006 se sostuvo en las declaraciones homofóbicas de la madre del candidato, las mismas que calaronprofundamente en el electorado TLGB. Este hecho, sumado a los prejuicios movilizados por laderecha en la actual campaña, ha dificultado el vínculo de confianza tradicionalmente existente entre el movimiento y los sectores de izquierda y progresistas.A pesar de estas circunstancias la experiencia y logros son más que notables.

La segunda vuelta: balance y escenarios

Finalizada la primera vuelta electoral, los resultados nos presentan un escenario de segunda vuelta en el que el país tendrá que decidir entre Ollanta Humala de Gana Perú (con 31.7% de los votos) y Keiko Fujimori de Fuerza 2011 (con 23.4% de votación). Frente a este escenario la derecha ha venido instalando –antes de conocerse los resultados de las elecciones- la idea del peor escenario, elegir entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori sería elegir entre el cáncer y el sida, aludiendo a que es lo peor parael país. Esta tesis, además de estar cargada de prejuicios y estigmas, evidencia la falta de voluntad para reconocer que el país demanda cambios sustantivos frente al actual modelo económico. No es posible que cotidianamente se celebre un modelo de crecimiento–nunca antes visto en el país-, mientras que la situación de pobreza y exclusión de los más olvidados se mantiene intacta.[8]

Desde el movimiento TLGB, esta tensión fundamental que da cuenta de los resultados de la primera vuelta no ha sido comprendida.Probablemente esta situación se deba a las propias circunstancias de un movimiento bastante fragmentado y despolitizado, sin voluntad para reconocerse en su dimensión de sujeto social y político, y con limitadas capacidades para aportar a los cambios que demanda para sí. El resultado:la carenciade una estrategia de movimiento social frente al actual contexto electoral.[9]

Al margen de esta carencia, el proceso y los resultados de la primera vuelta colocan al movimiento TLGB y sus agendas en un lugar expectante. Asumiendo aciertos y errores, lo TLGB se ha visibilizado en la actual campaña y ha obtenido resultados y compromisos fundamentales para la construcción y conquista de sus derechos. En este sentido, en la segunda vuelta el movimiento TLGB deberá asumir algunos retos como:

  1. Superar su actual estado de fragmentación política para consensuar mínimamente una estrategia de incidencia en favor del cambio social en el país, y de los derechos TLGB en particular.
  2. Asumir críticamente que el centralismo del poder en Lima, y en determinados espacios del activismo TLGB, constituyen una barrera para reconocernos como movimiento social y político de carácter nacional, con capacidades y potencialidades para incidir en el contexto nacional desde el protagonismo de cada una de las regiones, y
Contribuir a la amplia movilización social y política que deberá enfrentar la posibilidad del retorno a la impunidad, la corrupción y a quienes hicieron del país su botín, para sumar en favor de la reserva moral del país, de la institucionalidad democrática y del cambio que todas y todos demandamos.


[1]La respuesta de Marivel Saldaña se produce frente a una pregunta del equipo de campaña de Susel Paredes: ¿Considera importante que Susel Paredes, la única candidata abiertamente lesbiana, llegue al Congreso? ¿Por qué? La misma que circuló en la lista poblacionesvulnerablesperu, lista de interés del activismo TLGB local, el 31 de marzo de 2011.

[2]El efecto perverso de la focalización mediática de los derechos TLGB en el tema del matrimonio/uniones es que centra el debate alrededor de la institucionalidad del matrimonio (y sus límites), desplazando la situación de no acceso a derechos o desigualdad del sujeto TLGB a un segundo orden, sino a su invisibilidad. A pesar de parecer liberal el tratamiento mediático del tema, éste no deja de ser funcional a una lógica conservadora, que independientemente de las y los TLGB se dirige a proteger la institucionalidad del matrimonio de su propia debacle.

[3]A estas reuniones asistieronKeiko Fujimori, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczinsky, Luis Castañeda y Alejandro Toledo (éste último fue el único candidato que se abstuvo de hacer declaraciones contrarias a la despenalización del aborto y a las uniones civiles).

[4]Ciudadanos por el Cambio es el grupo de activistas, técnicos y profesionales que colaboran en la formulación del Plan de Gobierno y propuestas técnicas del Frente Político “Gana Perú”.

[5] El Grupo Temático TLGBQ expuso sus principios en un primer comunicado del 13 de enero, y los volvió a ratificar en su comunicado del 23de marzo. Véase:  http://www.facebook.com/profile.php?id=100001188212018&sk=notes#!/note.php?note_id=133798590018024 y

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001188212018&sk=notes#!/note.php?note_id=150849454979604

[6]Posteriormente, el Grupo Temático LTGBQ tomó distancia de Ciudadanos por el Cambio, en señal de protesta y desacuerdo con la reunión sostenida entre el candidato de la alianza y el Cardenal Cipriani. Esta situación evidenciaba no sólo la injerencia de la iglesia en el proceso electoral, sino la obsecuencia de los candidatos para garantizar la laicidad del Estado. Véase: http://www.facebook.com/?ref=home#!/note.php?note_id=150849454979604

El movimiento TLGB brasileño promovió la formación del "Frente Parlamentario Mixto por la Libertad de Expresión Sexual", en el año 2003, con la participación de la izquierda y socialdemocracia brasileñas, fundamentalmente. Esta experiencia ha sido replicada en países de la región como Uruguay y Argentina, en alianza con las izquierdas y sectores progresistas, obteniendo importantes conquistas en el reconocimiento de derechos a nivel legislativo. Sobre la constitución del “Frente Parlamentario por la Igualdad Ciudadana LTGB”, puede verse: http://www.facebook.com/note.php?note_id=153577311373485

Según un reciente Informe del Banco Mundial “…el Índice de Oportunidades Humanas (IOH), que mide la igualdad de oportunidades en el acceso a los servicios sociales, muestra al Perú en el puesto 13 de 17 países de América Latina. Una de las razones que explican el pobre desempeño de Perú en este indicador, es la diversidad regional, según BM. Una evidencia de poco acceso es lo que pasa con el saneamiento: solo el 68% de la población tiene acceso a este servicio, lo que sitúa al Perú en el puesto 23 de 26 países latinoamericanos”. Véase: http://gestion.pe/noticia/735208/banco-mundial-crece-brecha-entre-ricos-pobres-peru

[9]Esta carencia explica que las estrategias de participación simbólica y la de incidencia para el cambio, que antes hemos explicado, surgieran desde más desde espacios privados o grupales que al no consensuarse en el movimiento terminan reproduciendo el ejercicio político como un hecho privado y no público.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords