porno

“París bien vale una misa”

"París bien vale una misa"

op01-misa

Por Ricardo Vásquez Kunze

Los fanáticos siempre lo malogran todo en nombre de esas abstracciones que llaman “principios” y que muchas veces no son más que prejuicios. En el mundo real la maximización de los “principios” condena a la soledad absoluta o a una guerra feroz. Por eso es que los verdaderos políticos entienden con claridad que la vida es un mercado donde se negocian, precisamente, los “principios” para llegar a acuerdos razonables en beneficio de todos. Si a alguien hay que dejarle sus “principios” es a los periodistas, precisamente porque ellos no son políticos, aunque lo quisieran, y no tienen la responsabilidad de gobernarnos sino de “informarnos” y hoy, simplemente, de entretenernos.

Francia, 1589. Muere asesinado en el espiral de violencia de las Guerras de Religión, el católico Enrique III de Valois, sin hijos, el último de su estirpe. Debe sucederlo según la ley un pariente lejano, Enrique de Borbón, rey de Navarra. Hay un problema, sin embargo. El legítimo heredero al trono es protestante. Es más, el campeón de la Liga Protestante. Queriendo hace valer el derecho dinástico y sus principios religiosos al mismo tiempo, Enrique de Navarra da inicio a la guerra civil. Francia, de mayoría católica, lo rechaza.

Durante 4 años el heredero da batalla por sus derechos y por sus principios hasta que, finalmente, cae en la cuenta de que nunca será aceptado rey si sigue protestante. Entonces pronuncia la célebre frase: “París bien vale una misa”. Adiós “principios”. Solo entonces prevalece su derecho. Es coronado rey católico, como Enrique IV, en 1594. No se olvida sin embargo de “sus” protestantes. Con el poder que ya le otorga la corona los favorece y promulga el Edicto de Nantes, concediéndoles varias libertades antes impensables. Católicos y herejes conviven por fin en paz.

Ollanta Humala parece haber entendido el camino que lleva a “París”. Sus “principios” establecidos en su Plan de Gobierno han sido relativizados por un documento posterior. Concede, pero ambiguamente. ¿Qué ofrecerles a los que cortan el jamón para que sigan haciendo buenos negocios y continúe el crecimiento? Porque esa es la madre del cordero, ¿verdad? Pues que no tocará los TLC vigentes bajo ninguna circunstancia. A cambio, qué le importa a la mayoría empresarial que le claven más impuestos a las mineras en manos de 4 gatos angurrientos. Chillarán los fanáticos, ¿y?

Keiko Fujimori aún no ha comprado su ticket en Air France. ¿A qué “principio” renuncia? ¿Al de la libertad de su padre? Porque ese es el único que en realidad importa. ¿Lo hará? Por sus últimas “movidas judiciales”, no parece. Mientras, el counter está a punto de cerrar.

Y en cuanto a mí, por París, abjuro del ateísmo y… Credo in unum Deum, Patrem omnipotentem… Amén.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords