porno

La campaña del miedo

op-01no-tengas-miedobll

Por Raúl Wiener

Lo que queda claro después de ver la ofensiva lanzada sobre el tema de las AFP, es que el gobierno va a ser el encargado de sembrar los miedos, y los medios de convertirlos en entrevistas a “especialistas” e interrogatorios forzados a los dirigentes de Gana Perú, para concluir que “no está claro”, es decir que el miedo subsiste. Claro, si Ollanta quiere pagar una pensión contributiva a los ancianos que nada tienen, seguro que va a sacar la plata de los que ya han acumulado para su jubilación individual en las AFP. En una radio escuché a un “analista económico”, que decía que en la voz de Félix Jiménez se sentía que no le gustaban las AFP.

¡Qué importa si el sistema de AFP es abusivo en extremo con sus comisiones e impredecible en sus rendimientos, y que a la gente le digan al final que lamentablemente su plata no logró retornos aceptables por lo que le va a tocar pensiones más pequeñas, mientras los dueños de las AFP se la llevan en paila grande y a la segura cada año (aún en períodos de crisis)! ¡Tampoco si usan los fondos de los trabajadores para darles liquidez a sus empresas y venden finalmente las acciones perjudicando a sus ahorristas! No, que nadie se meta con los sistemas existentes que son perfectos, ¿no están viendo el crecimiento?

Pero, vamos, lo que aquí se está haciendo es la campaña de clases medias de Keiko Fujimori, que consiste en asustar a todo aquel que tiene algo, o cree tener algo, y al que le mueven la idea de que podría perder lo que es suyo. Ese no es el discurso de la candidata que sigue ofreciendo regalos para los pobres: programas de salud, nutrición, apoyo a las PYMES, donaciones a pobres, etc. Ella es la buenita que se ocupa de D y E, mientras el gobierno y los medios se interesan por B y C. Por supuesto que no dicen que la inmensa lista de propuestas asistenciales del fujimorismo tienen un alto costo fiscal, y que si no va a hacer de una reforma tributaria para que los tienen más paguen más (que es lo que más revienta de Ollanta Humala), entonces tendrá que venir de otros impuestos, es decir de la clase media y popular.

En los 90, los masivos programas sociales de Fujimori se financiaron con fondos de privatización que se evaporaron en una combinación de populismo y corrupción. Esos fondos por supuesto ya no van a haber porque queda muy poco que privatizar. Entonces, ¿de dónde van a pagar lo que prometen?, ¿por qué Rosa María Palacios no plantea preguntas claves sobre el financiamiento de los proyectos de Fujimori?, ¿alguien se ha olvidado del “impuesto extraordinario de solidaridad” (IES) que se instituyó en los 90, a través del cual todos los que ganaban los exiguos salarios de la época sufrían un descuento de 10% para los programas sociales?, ¿quién garantiza que esto no volverá a ocurrir?

Y ya que vamos por el lado de la malversación de recursos, Rosa María en vez de apelar tanto a su discutible habilidad lectora debería hacerlo más bien a su capacidad de memoria y traer al presente quién fue el que dispuso de los fondos de las pensiones de la ONP, la Caja Policial Militar y la Caja del pescador, así como del Fonavi, para gastos no autorizados. ¿Por casualidad no fue un tal Alberto Fujimori, padre de Keiko, quién fuera su primera dama desde 1994 y que ahora quiere restaurar el reino de la “mano dura” de papá? ¿Acaso quieren convertirnos en un país de amnésicos?

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords