porno

Siniestro flashback

Siniestro flsahback

op-bll-01funebre

Por Marcelo Puelles

Durante el régimen de Alberto Fujimori la entrega de falsas coronas fúnebres y las amenazas verbales se convirtieron en un instrumento de amedrentamiento contra quienes valerosamente se atrevían a denunciar desapariciones forzadas y violaciones a los derechos humanos.

En aquella época un pésame remitido por “la familia Colina” llegó a la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh). En otra ocasión, una corona fúnebre fue dejada en la puerta del nido donde estudiaba el hijo del periodista José Arrieta, uno de los investigadores de la revista “Sí” que seguían el caso “La Cantuta”. Y no debemos olvidar casos como el de la periodista Cecilia Valenzuela, quien recibió una gallina degollada en la puerta de su casa. Esas prácticas, que muchos creíamos desterradas, han regresado; y de la peor manera.

 Esta mañana dos coronas fúnebres fueron dejadas en la puerta de ingreso al diario La Primera. Una con flores anaranjadas y una tarjeta en la que se lee el nombre del director de este medio, César Lévano, y las siglas Q.E.P.D. y otra a nombre de su propietario, el ingeniero Arturo Belaúnde. Este es un flashback siniestro que merece el repudio de toda la sociedad. Sin embargo, en las redes sociales algunas personas han sostenido sin pruebas que el diario se envió asimismo las flores.

Este hecho ocurre en medio de un clima de violencia política y justo cuando La Primera viene difundiendo los planes secretos, elaborados desde altas esferas del poder, que tienen por objetivo demoler la candidatura presidencial de Ollanta Humala.

Lo alarmante es que este no es el único acto que nos lleva de regreso a la época de la dictadura fujimorista. Hace unos días, Soledad Piqueras, la hija de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, recibió de manos de una desconocida unas ratas muertas envueltas en bolsas de plástico.

Y es más que curioso también que el reconocido dirigente de izquierda Ricardo Letts Colmenares haya sido dado por muerto en un obituario de un diario de circulación nacional, aparecido el último fin de semana. Asimismo, algo que viene ocurriendo, y que pocos conocen, es el seguimiento a integrantes del colectivo “Mujeres Dignidad: No a Keiko”, quienes reciben llamadas de supuestos periodistas que les preguntan la fuente de financiamiento de sus actividades en rechazo a la candidatura de Keiko Fujimori.

A esto, hay que sumar el hostigamiento del que ha sido víctima la familia del escritor Mario Vargas Llosa, quien ha manifestado abiertamente su respaldo al líder nacionalista. Las mismas prácticas de la dictadura, la misma intolerancia, la misma estrategia, el mismo anonimato para cometer esos actos repudiables.

Lo ocurrido hoy con La Primera rebasa los límites permisibles, pues esta amenaza no se da sólo contra un medio de comunicación sino contra el pueblo peruano, contra nuestra inteligencia. Hemos llegado a un punto donde sólo nos queda responder algunas preguntas. ¿Queremos retroceder en el tiempo y volver a la época en que se amenazaba y asesinaba a personas inocentes y culpables por igual? ¿Queremos los peruanos vivir con la herida del terror abierta? ¿Quién defienden realmente la democracia, la libertad de expresión y los derechos fundamentales?

Lo ocurrido hoy no es sólo la expresión de un grupo de jóvenes que sin controlar sus impulsos evitan el libre tránsito de un periodista; sino que es la actuación del lado oscuro que ataca con terrorismo blanco.

Agregar Comentario


Código de Seguridad
Refrescar

Suscribirse a nuestro Boletín

Ingrese su email:

Columna de Opinión por Autor

pluma_y_papel

logo-inferior   Copyleft 2012 Lima - Perú   KYBERNET
Gestionamos información para generar conocimiento
Web site desarrollado por Kybernet, usando Joomla con licencia GNU/GPL.
google adsense adwords google adsense adwords